El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 18 || Mañana 7 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Telepasión

CRÍTICA DE CINE

Telepasión

14.11.12 - 02:16 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Todo comenzó con un experimento sociológico en el que trece cobayas humanas aceptaron exponerse ante el ojo público de una audiencia multimillonaria. Doce años después, y perfeccionados los mecanismos de monetización de las miserias ajenas, la telerrealidad ha traspasado las fronteras de los formatos televisivos hasta el extremo de interferir en los principios del mito de la caverna.
Matteo Garrone elude profundizar en la crítica al monstruo amamantado por la dictadura catódica berlusconiana para espiar la pasión de un pescadero obsesionado con entrar en la nómina de participantes de 'Gran Hermano'. Puede que no lo parezca, pero 'Reality' es un punto y seguido en la carrera de un director que entronca su último trabajo con el relato mafioso de 'Gomorra', una demoledora mirada neorrealista al sur de un país devastado por la corrupción y los terremotos socioeconómicos. En este contexto, los sueños de Luciano parecen legítimos, tanto que nos animan a pasar por alto su interpretación virada de la ética de subsistencia: Luciano es un pícaro, pero la necesidad le obliga. Luciano es un estafador, pero su corazón rebosa de justicia social.
Producto de esta asociación, Aniello Arena y su personaje evocan la filmografía de intérpretes ilustres de la comedia italiana como Totó y Alberto Sordi, dibujando en 'Reality' un escenario familiar en el que la cámara de Garrone penetra la intimidad coral de un patio de corrala a la italiana. Es el tramo más lúcido de un largometraje ligero, pero sobrealimentado de imágenes redundantes, el preludio de un segmento tragicómico en el que Garrone filma un ensayo sobre el surrealismo felliniano. Afortunadamente, la espera nos brinda un final estremecedor que puede interpretarse como el reverso mediterráneo de 'Take Shelter': el ascenso del personaje al búnker celestial de 'Gran Hermano'. Un movimiento de cámara sustantivo cierra este relato elíptico en el que Garrone indaga la sustancia de lo real.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Telepasión
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.