Un 'James Bond' de las finanzas para el Vaticano

La Santa Sede encarga el control de sus cuentas al abogado suizo René Brülhart, curtido en la lucha contra el blanqueo de dinero

ÍÑIGO DOMÍNGUEZ CORRESPONSALROMA.

El Vaticano ha dado otro paso en su tortuoso empeño por hacer limpieza en sus polémicas finanzas, con un banco opaco usado para blanquear dinero, el IOR, y donde han estallado graves escándalos. El último, en mayo, la destitución fulminante, aún sin aclarar, del presidente del IOR, Ettore Gotti Tedeschi, que llegó a decir que temía por su vida por lo que había descubierto. Su puesto sigue vacante, pero la Santa Sede designó ayer al abogado suizo René Brülhart director de la Autoridad de Información Financiera (AIF), el órgano de vigilancia del banco.

No es cualquiera. Le llaman el 'James Bond' de las finanzas, por su aspecto -es un apuesto cuarentón bronceado con barba de cuatro días- y por su misión, luchar contra el crimen. Además es católico y estudió derecho canónico. Se ha encargado de recuperar fondos de Sadam Hussein para el nuevo Gobierno de Irak y de investigar el escándalo de corrupción de Siemens, pero sobre todo se labró su reputación con la unidad de inteligencia de Liechtenstein, otro miniestado al que sacó de las listas negras de blanqueo de dinero. El Vaticano, desde que llegó Benedicto XVI, está en lo mismo: quitarse la mala fama y entrar en la 'lista blanca' de la OCDE.

Brülhart, que también es vicedirector del Grupo Egmont, una red de agencias nacionales de inteligencia financiera, fue llamado por el Vaticano como asesor en septiembre para adaptar sus reglas a las normas internacionales de transparencia. Ahora salta a un cargo de primera línea, aunque la AIF, creada en 2010 en la reforma del entramado económico vaticano, es un órgano de control mutilado y sin independencia. Fue una de las razones de un agrio debate interno, pues Gotti Tedeschi lo consideró un retroceso en su cruzada de limpieza, y la inspección de Moneyval, el órgano contra el blanqueo de capitales del Consejo Europeo, señaló en julio la debilidad de la AIF como una deficiencia pendiente. Cabe esperar que con Brülhart ahora aumente sus competencias y pueda investigar a fondo cualquier operación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos