El amor a los quince años

JOSU EGUREN
El amor a los quince años

Con dos años de retraso, por fin se estrena el debut de Richard Ayoade, más conocido por su interpretación del genial y surrealista Maurice Ross en 'The IT Crowd' ('Los informáticos'), una serie de culto que ha compaginado con la realización de videoclips musicales para bandas punteras como la que lidera Alex Turner, vocalista de Arctic Monkeys y compositor del soundtrack de la película.

Equidistante entre la poesía simétrica que envuelve a las creaciones de Wes Anderson ('Los Tenenbaums') y la rebeldía sensible de personajes como Antoine Doinel ('Los 400 golpes', François Truffaut), el protagonista de esta exquisita adaptación de la novela homónima de Joe Dunthorne trabaja metódicamente en la construcción de una identidad cartesiana hasta que se ve sorprendido por el vector incontrolable que agita toda la filmografía de Éric Rohmer: el amor, a los quince años, que en el caso de Lloyd Tate -el protagonista de 'Submarine'- está representado por una preadolescente fatale envuelta en una sutil capa de magnetismo sexual que la hace irresistible. Un dato importante, el uniforme de Tate es una trenka oscura que imanta artefactos intelectuales como un póster de 'La pasión de Juana de Arco' de Carl T. Dreyer, un ejemplar de 'El guardián del centeno' de J.D. Salinger o 'La genealogía de la moral' de Nietzsche, pero Ayoade se encarga de aclarar que no son más que quimeras para un joven que no es capaz de negociar una relación de pareja constantemente interrumpida por los problemas conyugales de sus propios padres.

Lejos de torpedear la línea de flotación del espectador con abundantes notas culturales a pie de página, Ayoade desliza su propia corriente de afectos personales en el celuloide, para componer una narración on/off de la adolescencia que cristaliza en emocionantes estallidos formales donde la funcionalidad rima con el virtuosismo. Sin lugar a dudas, 'Submarine' es la película que hubiésemos agradecido con quince años, aunque sigue siendo válida para el público ansioso de recordar experiencias no vividas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos