El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 25 || Mañana 13 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
A corazón abierto

CRÍTICA DE CINE

A corazón abierto

28.10.12 - 02:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
No es frecuente que se estrenen en nuestras pantallas películas tan intimistas como 'La pequeña Venecia', a las que, sin embargo, el crítico debe acercarse con el exigible respeto. Porque de lo que se trata en el filme del documentalista italiano Andrea Segre ('Mare Chiuso') es de narrar el encuentro de dos personas diferentes -aunque al final no lo sean tanto-, pertenecientes a dos culturas distintas. Se trata de una mujer china que se instala en la laguna veneciana y de un pescador eslavo. La hipersensible relación que se establece entre ambos es lo que proporciona aliento poético a la película, contrastada con un entorno social, a menudo hostil, como corresponde a una Italia -y a una Europa- desgarrada por la peor recesión económica desde los años 30, propiciada por un período de rápido crecimiento del crédito, las primas de bajo riesgo, la abundante liquidez y el desarrollo de las burbujas inmobiliarias.
El resultado es un digno filme solidario sobre la soledad de dos almas gemelas, dispuestas a hacer algo que merezca la pena con el milagro de su encuentro. Una suave tristeza vertebra las imágenes de esta Venecia invernal, retratada en contra del cliché turístico al uso, con lo cual la película de Andrea Segre gana en sinceridad, hondura y autenticidad.
Asimismo el marco por el que discurren los protagonistas, una Venecia invernal, está muy bien definido por su máximo responsable, en colaboración con el camarógrafo Luca Bigazzi. Un paisaje y un paisanaje de toda condición, donde la convivencia y un cierto odio a lo que es 'diferente', se convierte en el detonante de un drama de la vida cotidiana, preñado de melancolía y exquisita ternura. En definitiva, estamos ante una de esas obras en las que nada destaca por encima de lo demás -tal vez con excepción de la interpretación de Zhao Tao-, pero su conjunto desprende en el espectador inteligente la sensación de haber vivido una agridulce historia de amor y de haber comprendido una realidad muy próxima.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
A corazón abierto
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.