El Correo Digital
Viernes, 29 agosto 2014
nuboso
Hoy 17 / 23 || Mañana 16 / 18 |
más información sobre el tiempo

CRÍTICA DE CINE

Showboys

07.10.12 - 01:47 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pese a que las notas de prensa la describen como un película desequilibrada, 'Magic Mike' está llamada a sobrevivir al grueso de la filmografía de Steven Soderbergh, junto a la lejana 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo' (1989) y las semidesconocidas, aunque notables, 'Bubble' (2005) y 'Full Frontal' (2002).
Ambientada en un club de striptease masculino, donde Channing Tatum es la estrella de un espectáculo en el que Matthew McConaughey oficia de maestro de ceremonias, 'Magic Mike' indaga en el estado de desconcierto de una generación que ve cómo el sueño capitalista se desvanece ante sus ojos. Sórdida, hasta rozar el límite de lo permisible en un producto con vocación comercial, 'Magic Mike' documenta el amago de desintegración moral del protagonista en un contexto que condiciona su modelo narrativo y por extensión la evolución psicológica de sus personajes. El ascenso, caída y redención de un mito portátil, inspirado en las experiencias juveniles de Channing Tatum, no se desvía de la lógica telefílmica que le dicta el guión escrito por Reid Carolin, pero es en ese espacio en el que brilla el talento de un director que es capaz de registrar otra película -fugaz, profunda y concisa- con un simple juego de miradas entre Cody Horn y un vacío de carne post-adolescente.
Soderbergh se gusta a sí mismo, tanto que la elegancia gélida de sus movimientos de cámara suele pasar por encima de sus personajes, pero en esta ocasión ha encontrado un equilibrio entre el texto y la planificación de la película, aunque persiste la impresión de que en el color ocre de la fotografía está subrayada la marca distintiva de su sello autoral. Puede ser previsible, y a menudo errática, especialmente cuando Soderbergh se desentiende de los personajes y las situaciones que no le interesan, pero resume un estado de (des)ánimo colectivo en una frecuencia menos aguda que la que empleó James Gray en su excepcional 'Two Lovers' (2008).
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Showboys
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.