El Correo Digital
Martes, 22 julio 2014
claros
Hoy 15 / 24 || Mañana 13 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El muelle de las estrellas

exhibición de baloncesto en bilbao

El muelle de las estrellas

El show de la NBA supera el techo del año pasado con la presencia del jugador Eric Gordon y las 'cheerleaders'

16.09.12 - 02:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El muelle de El Arenal sufrió ayer una curiosa metamorfosis. Todavía no eran las diez de la mañana cuando su suelo tornó en cancha de baloncesto y el ruido de pelotas botando inundó el ambiente. Chavales con camisetas del Orlando Magic, Los Angeles Lakers' o Chicago Bulls empezaron a desfilar por los aledaños de la ría mientras enormes altavoces escupían los últimos éxitos de la 'Billboard chart'.
De no haber sido por la cercanía de la ría, más de uno podría haber perdido el norte e imaginado que, en vez de en Bilbao, estaba en Dallas, Denver o Toronto, presenciando un partido de baloncesto profesional. Es lo que tiene la liga de las estrellas. Engancha aunque sea en formato de torneo. El tour NBA BBVA Experience 3x3 reunió ayer por segundo año consecutivo a miles de personas en torno a una misma pasión: la canasta.
Hasta 74 equipos -15 más que en 2011- se inscribieron en el evento deportivo, que hizo vibrar el céntrico enclave de la villa con competiciones en distintas modalidades, actividades interactivas y alguna que otra sorpresa. Como la aparición de Eric Gordon, jugador de los New Orleans Hornets. Algunos no se habían enterado. «¡Ala, pero si está aquí en Bilbao, no le había visto!», se sorprendía Javier, de nueve años. Junto a Aitana y Kike, sus compañeros en el equipo de baloncesto del colegio Urdaneta, echaba unos tiros libres en la zona de juegos del recinto. Itxaso, a cargo de la cuadrilla, estaba feliz. «El deporte en la calle nos favorece a todos y contribuye a acercarlo a la gente», comentaba.
A escasos metros, Begoña, Sara, Irati y Zihara calentaban motores para saltar al campo. Este grupo de guerniquesas, que habitualmente demuestran su destreza con el balón en los conjuntos de San Fidel y Seber Altube, se confesaban «locas por el basket». En el primer partido que habían jugado, no habían tenido mucho que hacer. «Nos ha tocado contra chicos, y eran todos el doble de grandes que nosotras», se resignaban. Aguardan su nueva oportunidad viendo jugar a los demás, y buscaban a la desesperada un trozo de papel en el que llevarse el autógrafo de la estrella de la NBA. «Y si no, que nos firme en el brazo», resolvían entre risas.
Las 'cheerleaders', a tiempo
Entre partido y partido, había tiempo hasta para un concurso de baile en el que el veterano Txus, vestido de vaquero, desafió con sus frenéticos pasos de baile a la pequeña Ariana, que hacía sus pinitos como 'cheerleader' tocada con una gorra de policía. La gracia infantil salió airosa del concurso, y todas las miradas volvieron a centrarse en Eric Gordon, que no dejaba de encestar tantos y más tantos para el deleite de su público. «Es una bestia», se oía entre las gradas.
Tras un breve parón para tomar oxígeno y reponer fuerzas con el bocata, llegó la explosiva guinda de la jornada. A las 17.00 horas -cinco más tarde de lo previsto- aparecían en El Arenal las 'cheerleaders' del Orlando Magic. Compensaron su retraso, debido a un problema de conexión aérea entre Miami y Londres, con un recital de movimientos que dejó con la boca abierta a grandes y pequeños.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El jugador Eric Gordon lanza a canasta en El Arenal. :: BORJA AGUDO
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.