El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 25 || Mañana 16 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Dos heridos por lanzarse del muelle de Mundaka, uno cuando pasaba un bote

suceso

Dos heridos por lanzarse del muelle de Mundaka, uno cuando pasaba un bote

«Los que saltan no se enteran de que pasamos por debajo; cualquier día se matan o nos rompen la cabeza», se queja un arrantzale

18.08.12 - 02:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los jóvenes que huyen de los rigores de la canícula en espacios no habilitados y utilizan los embarcaderos o los diques como trampolines desde donde zambullirse generan todos los años numerosos problemas y dolores de cabeza a los propietarios de los barcos de recreo de las dársenas vizcaínas. La situación se ha agravado de manera considerable en Mundaka. Allí, dos chavales han tenido que ser atendidos por los servicios de emergencia durante la última semana a causa de las lesiones que han sufrido por usar como trampolín los pantalanes y los muelles de la bocana del puerto. Cuando la marea está baja, el salto puede llegar a ser de hasta seis metros y el riesgo que lleva aparejado es considerable.
«En los pueblos de la costa hemos saltado desde estos sitios, lo mismo pretiles que rampas, toda la vida. Pero siempre ha imperado el respeto mutuo entre bañistas, pescadores y los de las embarcaciones de recreo, sabiendo cada uno dónde está su límite», enfatizan algunos patrones del pequeño municipio de Urdaibai. Esta temporada, sin embargo, la cuerda parece haberse tensado hasta el límite. «No respetan nada. Por si ya fuera poco tirarse desde cualquier lugar, con el peligro que esta práctica conlleva, provocan numerosos desperfectos en las embarcaciones», lamentaron las mismas fuentes.
Los afectados denuncian antenas rotas, botes semihundidos, marcas y destrozos de importancia ante los que no «pueden hacer nada», porque «si te enfrentas o les llamas la atención, se te encaran y suben a las barbas, sobre todo si no conocen el mundo 'arrantzale' -afirman con amargura-. Entran de cualquier manera, utilizan los barcos como si fueran suyos, pero sin ningún tipo de cuidado ni respeto por lo ajeno. No hay derecho».
A los desperfectos se han sumado en apenas siete días los accidentes que han sufrido dos chavales en los muelles. Uno de ellos, de diez años, fue evacuado al hospital de Basurto por SOS Deiak tras un mal salto. «Muchos niños, aquí en Mundaka y también en otros municipios costeros, acuden a estos lugares sin la supervisión de un adulto. Se confían demasiado y luego, cuando pasa algo y ya es tarde para lamentarse, se llevan las manos a la cabeza», matizó un socorrista. Y es que la tarea de estos vigilantes se centra en las playas y en su entorno más próximo, por lo que las bocanas de los puertos carecen de este tipo de servicio.
«Sin hacer ruido»
«Hace apenas unos días tuvo lugar otro accidente cuando un joven saltó desde el muelle de Santa Catalina y cayó al interior de una embarcación, desde una altura aproximada de seis metros, justo cuando el barco regresaba a puerto», confirmaron fuentes municipales. Un pescador apuntaba algunas claves sobre lo ocurrido: «Los que están saltando no se enteran de que pasamos por abajo, porque no hacemos ruido al entrar poco a poco al muelle. Cualquier día se matan o nos rompen la cabeza», se lamentó.
Las demandas vecinales para la puesta en marcha de un servicio de vigilancia portuaria han caído en saco roto «por falta de recursos económicos», argumentan desde el Gobierno vasco. La última convocatoria del Ejecutivo para garantizar la seguridad de este tipo de instalaciones se centraba en los muelles de Bermeo, Ondarroa y Lekeitio. Con una partida económica cercana a los 2,4 millones de euros, la tarea de este personal contempla, entre otras funciones, garantizar la seguridad de las instalaciones portuarias, tanto en tierra como en la lámina de agua.
Entre los puntos más afectados por los allanamientos de barcos de recreo también figuran los embarcaderos de Portuondo, en Sukarrieta, así como los de Murueta y Arketas, en Ibarrangelu. Uno de los últimos informes realizados por el Departamento vasco de Interior revela que desde 2007 se han superado el medio centenar de incursiones. La instalación de circuitos cerrado de cámaras de vigilancia puede servir de medida disuasoria. Es lo que ha ocurrido en Portuondo, donde la instalación de estos equipos parece haber rendido sus frutos. Su aplicación, sin embargo, le acarreó una sanción del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, que recriminaba al Ejecutivo vasco no haber contado con todos los permisos. Los responsables de la dársena recurrieron la decisión.
En Tuenti
Dos heridos por lanzarse del muelle de Mundaka, uno cuando pasaba un bote
Bañistas se lanzan al gua desde el muelle de Mundaka, donde hay atracadas varias embarcaciones de recreo. :: PEDRO URRESTI
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.