El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Gallardón desvela que la malformación del feto no será un supuesto para abortar

SOCIEDAD

Gallardón desvela que la malformación del feto no será un supuesto para abortar

El Gobierno prepara para otoño una nueva ley que dejará de lado el sistema actual de plazos para recuperar, «revisado», el de supuestos de 1985

23.07.12 - 02:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, levantó ayer una gran polvareda política y social al anunciar que la futura reforma de la ley del aborto, prevista para otoño, no contemplará la malformación del feto como una causa para interrumpir el embarazo, una situación «éticamente reprobable ya que no se le daba la misma protección que a un concebido sin ningún tipo de minusvalía».
Gallardón explicó en una entrevista concedida a 'La Razón' que el objetivo de su ministerio es que la ley del aborto vuelva a «un sistema de supuestos» similar al que estuvo vigente entre 1985 y 2010, si bien será necesario revisar «algunos aspectos» recogidos en aquella normativa, en referencia a las malformaciones. «El Constitucional estableció una doctrina con relación a cómo debe regularse la protección del concebido y ha establecido que no siendo un valor absoluto la vida del concebido, y que hay supuestos en los que, entrando en conflicto con otros conflictos, el legislador opte por uno u otro, no es tampoco un valor que pueda ser desprotegido, que es, literalmente, lo que ha establecido la ley de plazos», afirmó el exalcalde Madrid.
La actual regulación de la interrupción del embarazo, aprobada por el Ejecutivo Zapatero en 2010, establece el aborto libre hasta la semana 14 y hasta la 22 en caso de riesgo de la vida o la salud de la mujer o graves anomalías del feto, y sitúa en 16 años la mayoría de edad para decidir.
Si se confirma la reforma avanzada ayer por el ministro, la nueva ley será más restrictiva que la de 1985, en la que el aborto estaba despenalizado en tres supuestos: en caso de violación (hasta la semana 12 de gestación), malformación grave (hasta la semana 22) y el riesgo para la salud física o psíquica de la gestante.
«Clandestinidad»
Las declaraciones de Gallardón provocaron durante toda la jornada de ayer una cascada de reacciones a favor y en contra. Para el PSOE, la propuesta del ministro supone la «amenaza de una penalización total, que retrotrae a la clandestinidad y a la inseguridad sanitaria y jurídica». «Señor ministro: ¿quiere volver a la hipócrita España de los 70?», le preguntó la vicesecretaria general socialista, Elena Valenciano, en alusión a las mujeres que viajaban a Londres para abortar y a las que tenían que hacerlo en España «en condiciones inseguras o directamente peligrosas». La presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, aseguró que la nueva propuesta «es una gran tragedia». «Encender el debate social (sobre el aborto) que ya estaba resuelto es muy peligroso y confunde a la gente».
Por el contrario, el PP aplaudió la reforma como una «defensa de los más débiles». «No hay ninguna normativa internacional que defienda la existencia de vidas de primera y de segunda», afirmó la secretaria de Educación e Igualdad del PP, Sandra Moneo. La asociación Derecho a Vivir consideró la iniciativa, por su parte, como un «progreso histórico» en la protección de la dignidad humana».
En Tuenti
Gallardón desvela que la malformación del feto no será un supuesto para abortar
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. :: EFE
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.