El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 5 / 11 || Mañana 8 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Las últimas horas de Mirella

degollada el viernes a manos de un vecino perturbado en Deusto

Las últimas horas de Mirella

28.05.12 - 02:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Ertzaintza, con los vecinos de la víctima en la calle Ramón y Cajal. / Borja Agudo
Mirella S.M., la mujer de 42 años que murió degollada el pasado viernes a manos de un vecino perturbado en Deusto, deja una promesa por cumplir. Horas antes de perder la vida en plena calle finalizaba su turno de trabajo en la residencia Txurdinagabarri relatando a sus compañeros los planes que tenía para un fin de semana al que nunca llegó. «Voy a las fiestas de mi pueblo, el lunes os cuento», dijo antes de salir por la puerta. «Descansa, desconecta», le animaron. Las malas noticias no tardaron en llegar de vuelta al centro sanitario, cuyos profesionales y residentes, más de 200, siguen consternados. Hoy emitirán un comunicado alabando la figura de «una gran chica» y denunciando que el presunto homicida «estuviera en la calle» pese a arrastrar, al parecer, importantes problemas mentales y numerosas denuncias por amedrentar a otros inquilinos de su portal.
Desde el mismo día en el que llegó al geriátrico de Txurdinaga procedente de otro centro de Durango, allá por 2006, Mirella optó voluntariamente por trabajar en el turno de noche, en el que ejercía de auxiliar sanitaria. Pese al cambio vital que supone, se mantuvo firme. «Dormía de día, el asesino no podía recriminarle que hiciera ruido alguno», lamentaba ayer uno de sus colegas. Aunque la víctima sugirió a sus amigos más íntimos -los residentes en el municipio burgalés de Cerezo del Río Tirón- que había comprado un piso «encima de un loco», esas inquietudes nunca se oyeron en el trabajo. Siempre discreta, «una vez dijo que un vecino estaba de obras y que no podía dormir, pero nada más», relataron sus compañeros más próximos, aquellos con los que colaboraba mano a mano de once de la noche a siete de la mañana cinco días a la semana. «Era una buena profesional, siempre estaba agobiada, quería ayudar a todo el mundo y no daba abasto. La queríamos mucho», recuerdan.
Ese amor va a quedar reflejado en la petición que la dirección de la residencia Txurdinagabarri va a hacer a la Diputación: precisa de varios vehículos adaptados para trasladar a todos los mayores con problemas de movilidad que quieren asistir a su funeral. Pese a que se espera que el cuerpo de Mirella sea incinerado en las próximas horas y que sus cenizas descansen en Cerezo del Río Tirón, la mujer también recibirá un último adiós en Bilbao.
San Pedro o San Felicísimo
Inicialmente se había planteado que la misa se celebrara en la iglesia de San Pedro de Deusto, ubicada a unos pocos metros del lugar en el que Mirella fue asesinada, pero la más que posible asistencia de los mayores a los que cuidaba puede modificar los planes. «Allí no hay acceso para discapacitados, así que están estudiando trasladarlo a la parroquia de San Felicísimo», explicaron desde la residencia. La fecha del adiós no se conoce aún. Sí que es oficial la convocatoria de una concentración para repudiar el asesinato organizada por colectivos feministas esta tarde -19.30 horas- en la Plaza del Arriaga. Al cierre de esta edición, 60 horas después del homicidio, el Ayuntamiento de Bilbao seguía sin pronunciarse.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Las últimas horas de Mirella
La víctima fue abordaba en la calle por el homicida, que vivía en su mismo portal. :: BORJA AGUDO
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.