El Correo Digital
Jueves, 24 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un grupo de expertos pone en entredicho la prueba para detectar cáncer de próstata

UNA PRUEBA EN EL OJO DEL HURACÁN

Un grupo de expertos pone en entredicho la prueba para detectar cáncer de próstata

La Sociedad Americana de Urología sostiene, sin embargo, que la detección del PSA ha permitido reducir la mortalidad de forma significativa

23.05.12 - 02:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La prueba para el diagnóstico temprano del cáncer de próstata está desde ayer en el ojo del huracán. Un panel de expertos denominado Grupo de Trabajos Preventivos de Estados Unidos (por sus siglas en inglés, USPSTF) ha publicado un artículo en una reconocida revista clínica en el que pone en entredicho la validez del que se considera el principal exámen médico para la detección a tiempo del tumor prostático. Los varones de una determinada edad la conocerán, seguramente, por sus siglas: la PSA. Este grupo, basándose en los resultados de dos análisis, sostiene que carece de sentido someter a los pacientes a una prueba que ni está exenta de efectos secundarios ni se ha demostrado eficaz para reducir la incidencia de la enfermedad ni su mortalidad. La Sociedad Americana de Urología no comparte este criterio. Ayer difundió un comunicado de urgencia para tranquilizar a los pacientes y «recordarles» que la detección del PSA ha permitido reducir la mortalidad por cáncer de próstata de manera significativa.
El descubrimiento de una proteína llamada PSA, producida por la próstata, y la mayor esperanza de vida han contribuido a convertir el cáncer de la glándula sexual masculina en el segundo tumor más frecuente en los hombres. La próstata es un órgano pequeño, del tamaño de una nuez, que se encuentra ubicada entre la vejiga y el recto. Tiene una doble misión. Produce una secreción que forma parte del semen y contiene unas fibras musculares que se contraen de manera automática para favorecer la eyaculación.
El cáncer de próstata es el segundo más mortal en los hombres, por detrás del de pulmón. Lo sufren 60 de cada 100.000 habitantes. Desde hace años, la PSA ha venido siendo considerada como un indicador indiscutible de su existencia. La presencia en la sangre de los varones de esta proteína es generalmente muy baja, según informa un experto del área de Urología de la Clínica Universidad de Navarra, pero cuando existe un cáncer prostático se eleva de forma considerable.
Cuestión de edad
Especialistas como el urólogo vasco Ander Astobieta, miembro del equipo de Urología Clínica, dicen que éste es un cáncer ligado al envejecimiento. «Si todos los hombres vivieran 100 años, el 90% de ellos acabaría desarrollándolo». De ahí la importancia de la detección precoz. Si se sabe que se está gestando un tumor prostático cuando uno tiene 50 ó 60 años, quizás lo mejor sea tratarse y evitar una muerte temprana. El problema surge según se va avanzando en edad. ¿Tiene sentido someterse a una prueba así a partir de los 70 años y seguir terapia antitumoral, cuando a partir de esa edad el cáncer de próstata tal vez no represente una amenaza de muerte?
El informe publicado ayer en 'Annals of Internal Medicine' ('Anales de Medicina Interna'), que coincide justamente con la celebración en Estados Unidos del congreso internacional de la Sociedad Americana de Urología, se basa en los resultados de «dos grandes ensayos». Uno de ellos se realizó en EE UU y concluyó que no había evidencias de la eficacia de esta prueba.
El segundo trabajo, realizado en siete países europeos, encontró una reducción de un uno por mil en las muertes en un subgrupo de varones con edades comprendidas entre los 55 y 59 años. En los otros cinco subgrupos que componían la muestra «no se encontró una reducción estadísticamente significativa en los fallecimientos». A las mismas conclusiones llegó hace un par de meses otro estudio similar firmado por la Alta Autoridad de Salud francesa (HAS), en el que participaron 8.700 franceses.
Falta de rigor
El estudio publicado ayer apareció acompañado de dos artículos que reflejan el alcance de la polémica. El director médico de la Sociedad Americana contra el Cáncer, Otis W. Brawley, sostiene que la prueba del PSA «parece salvar vidas, cuando realmente no lo hace. Puede que haya pacientes en que se diagnostique el cáncer de próstata y la enfermedad nunca progrese».
No comparte este criterio el director médico de la Fundación para la Investigación de la Urología, William J.Catalona, que considera que la recomendación de la USPSTF «subestima los beneficios y sobrestima los efectos nocivos del cribaje». Los estudios en los que se basa el artículo publicado en 'Anales de Medicina Interna' no están realizados, según este especialista, «con el rigor que debiera exigírseles».
El urólogo Ander Astobieta considera necesario «poner un poco de orden en todo esto» y apela «a la evidencia científica». Según dice, los estudios más rigurosos, el último de ellos publicado el pasado marzo en otra reconocida publicación, 'New England Journal of Medicine', «demuestran que la mortalidad por cáncer de próstata ha disminuido desde que tenemos una herramienta de diagnóstico capaz de identificarlo de manera precoz».
Un equipo científico de Estados Unidos también creyó que esta enfermedad podría diagnosticarse con una siemple muestra de orina, gracias a una molécula llamada sarcosina. Cinco años después, no han logrado demostrarlo.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.