El Correo Digital
Viernes, 25 abril 2014
chubascos
Hoy 8 / 17 || Mañana 6 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El mayor de 'Los Cuatreros'

HOMICIDIO DEL ABOGADO DE MUNGIA

El mayor de 'Los Cuatreros'

Las peleas de Teo Braceras, que confesó su participación en el crimen, eran famosas en Las Merindades

20.05.12 - 02:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Les llamaban 'Los Cuatreros' y también 'Los Dalton'». Todo el mundo conoce a Teo Braceras y a su hermano Jose Ángel en Las Merindades. Las peleas del mayor, que se cuentan por decenas, habían traspasado las fronteras del Valle de Mena mucho antes de verse implicado en la muerte del abogado de Mungia José Javier Ezquerra Uriarte, Txetxu. Es un hombre fornido, de casi dos metros, con «unas manos gigantescas» que llaman la atención y una leyenda negra tras de sí. En los pueblos pequeños donde se movía, de menos de un centenar de habitantes, esa fama lo inunda todo. Tiene problemas de movilidad en uno de sus brazos y suele llevar una gruesa muñequera de cuero. Para unos, se debe a una caída del caballo cuando cuidaba de su ganado; para otros, son secuelas de una vieja pelea.
Doroteo Braceras perdió a su padre con 11 años y se puso a trabajar a los 17 en una fábrica de Artziniega. Desde hace dos décadas, es uno de los grandes ganaderos locales, con cientos de cabezas y terrenos en muchas localidades del norte de Burgos. El contrato de su última adquisición, una finca situada en Berrandúlez y valorada en medio millón de euros, desembocó en la muerte violenta de Ezquerra, al que conoció durante una de sus labores habituales. El letrado fallecido, que cazaba en la zona de Cornejo, le pidió que le despiezara una ternera. Braceras lo hizo con la habilidad de sus veinte años de experiencia y trabaron amistad.
Los vecinos de Pedrosa de Valdeporres, donde pastaba parte de su ganado - y adonde tuvo que regresar el miércoles para localizar el cadáver del abogado- le definen como «un hombre bravo capaz de perseguir durante horas, a caballo y por la nieve, a una yegua extraviada». Tiene coraje y no paraba hasta conseguirlo. «La última vez la cogió a lazo. Como no había dónde sujetarla, la dejó atada a un poste en las vías del tren hasta que pudieron llegar con un remolque», recuerdan. «Entre las patadas del animal, que rompió un muro, y el monumental jaleo, solo nos faltó que pasara el tren».
Teo está casado con María Ángeles, a la que conoció en Quisicedo, un pequeño pueblo burgalés que queda de paso hacia sus terrenos en Pedrosa. El ganadero se hizo cargo de la hija que ella tenía de una relación anterior. Más tarde fueron padres de otras dos, que ahora tienen 18 y 14 años. Era habitual que, cuando acudía a mover el ganado en la comarca o a trabajar en 'la manga', se detuviera en casa de sus suegros en Quisicedo. Pero su vida social, superadas las fiestas adolescentes, no era muy llamativa. No le gustaban los bares.
Vacas y perros villanos
Su trabajo y su mundo eran los animales. Llegó a ser el representante de la Asociación de Criadores de Raza Monchina en Castilla y León, un tipo de vaca característico de las tierras que unen Burgos y Cantabria. También criaba 'villanos de las Encartaciones', unos perros resultado del cruce entre los 'alanos' de presa y los 'villanos' de tipo pastor. Se suelen emplear para la recogida y traslado del ganado bovino y tienen un fuerte temperamento. Muy habituados al monte, son capaces de localizar las reses e incluso inmovilizarlas. Teo admiraba a aquellos animales. El pasado julio colaboró con una federación canina para difundir información sobre esa raza.
La parte oscura de su vida está vinculada a peleas que se remontan casi hasta su niñez. Sin embargo, fue bien entrada la treintena cuando protagonizó algunos de los episodios más sonados. Casi siempre tenían su origen en disputas habituales entre ganaderos: los límites de la finca, reses que pacen donde no deberían o la desaparición de algún animal. Muchos vecinos, que siempre insisten en que no se revele su nombre, denuncian «constantes amenazas» para quien dudara de si el mojón que delimita el terreno había estado siempre ahí. «Tenían su propia ley y aquí nadie les contradecía».
De mayor gravedad que las numerosas broncas fue su encontronazo con el antiguo teniente de alcalde de Quintanilla de Sotoscueva, al que le partió la mandíbula de un cabezazo. Por aquel golpe, y los que le siguieron, el concejal pasó cinco días hospitalizado en Cruces. Teo creyó que le había denunciado ante la Guardia Civil y le golpeó sin mediar palabra al encontrárselo a la puerta del bar de las piscinas de Ojo Guareña. La agresión acabó en un juicio y el ganadero tuvo que indemnizarle con una importante cantidad de dinero. Su defensa en esa ocasión, en un quiebro paradójico del destino, la llevó un abogado de Mungia y conocido suyo: Txetxu Ezquerra.
Según el relato de los vecinos de Sotoscueva, también se enfrentó a un hombre que le recriminaba que su ganado pastaba en sus campos. «Estaban hablando y Teo tenía la cabeza agachada. De repente, le dio un cabezazo que le rompió el tabique», relatan. Un vendedor de pienso de Espinosa con el que contrajo una deuda también sufrió uno de sus temibles 'prontos'. Aquellos episodios hicieron mella en la comarca y son muchos los que reconocen que prefieren «llevarse bien» con él. El temor a represalias forma parte del paisaje.
Teo siempre ha vivido en la localidad burgalesa de Arza, un minúsculo municipio cercano a Villasana de Mena donde residen también sus dos hermanos con sus familias: José Ángel, que participa como socio en sus negocios ganaderos y que fue detenido también tras la desaparición de Ezquerra, y Santi, ajeno a su empresa y que se unió a la batida en busca del cadáver. Es un pueblo de un puñado de casas y tres pertenecen a la misma familia. Solo su madre vive fuera de allí, en Artziniega. Un lugar idílico de paisajes verdes y frondosos sumergido estos días en un silencio hermético. Quizá sea la imagen que lejos de allí, en la cárcel de Basauri, le venga estos días a la cabeza a Teo Braceras, el hermano mayor de esos que llaman 'Los Cuatreros'.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El mayor de 'Los Cuatreros'
La finca de Berrandúlez donde ocurrieron los hechos./ F. Gómez
El mayor de 'Los Cuatreros'
La sima donde apareció el cadáver de Txetxu Ezquerra./I.C.
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.