«Estamos saturados de ropita de bebé, gracias»

Los padres de la niña de Zorroza que nació en el baño de una piscina reciben un aluvión de ayuda

A. HERASBILBAO.
Marta, con su hija. ::                         LUIS CALABOR/
Marta, con su hija. :: LUIS CALABOR

«Casi ni la siento, llora lo habitual de un niño, cada tres horas cuando tiene hambre». Naiara sigue portándose tan bien como mientras estaba en el vientre de su madre, Marta López, de 38 años, que no se enteró de que estaba embarazada hasta que dio a luz en el baño del vestuario de la piscina del polideportivo de Zorroza, el pasado 25 de abril. Marta y Juan Carlos son padres de otras dos niñas de 8 y 12 años, que están «todo el día encima de la pequeña, pendientes de ella», dice su madre.

Juan Carlos lleva tres años en el paro y Marta trabaja por horas limpiando casas. Su caso enterneció a numerosas personas, que, al enterarse de la noticia, decidieron ayudarles. «Estamos saturados de ropita de bebé; lo agradezco, pero no me cabe más en casa», se excusa Marta. También les han regalado zapatitos, un cochecito para pasear a Naiara y una cuna. Sus cuñadas se han encargado de recoger las bolsas y llevárselas a casa. Hasta han llegado varios correos electrónicos a EL CORREO ofreciendo ropita, uno de ellos desde Madrid.

En realidad, lo que ahora les vendría mejor sería un trabajo. El último de Juan Carlos fue como chófer de microbuses, aunque aceptaría cualquier cosa. «A ver si nos sale algo a uno de nosotros, aunque mejor a él para que yo me quede con las fieras», dice Marta. Aquel día, después de nadar, la mujer fue al baño y al agacharse dio a luz a la pequeña, que nació con 2,7 kilos y sana. Empleados del polideportivo las auxiliaron hasta que llegaron los sanitarios de una ambulancia, que cortaron el cordón umbilical y las trasladaron al hospital de Basurto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos