El Correo Digital
Viernes, 25 abril 2014
claros
Hoy 7 / 17 || Mañana 10 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La sal de la tierra

CRÍTICA DE CINE

La sal de la tierra

27.04.12 - 02:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Nueva película de ese excelente realizador francés que es Robert Guédiguian, autor de 'Marie-Jo y sus dos amores', 'La ciudad está tranquila' y 'De todo corazón', dispuesto con 'Las nieves del Kilimanjaro' a reverdecer viejos laureles cinematográficos con una película humanista, de hondas resonancias actuales, poblada por personajes reconocibles en la vida cotidiana y una veta política y social, sin dogmatismos ni panfletos de ningún tipo. A partir de ahí, la luminosa ciudad de Marsella sirve de marco a esta oda sazonada con retazos vitales, protagonizada por un feliz matrimonio, cuyo cabeza de familia está en el maldito paro y al que unos vándalos golpean y roban.
Lo cual da pie a una película intimista y coral a un tiempo, valga la paradoja, por la que discurren familiares y amigos sin un ápice de revanchismo o malas artes, empeñados en demostrar de forma discreta pero con enorme elocuencia que la fraternidad, la generosidad y el calor humano todavía existen. Además, los breves apuntes didácticos que se escancian acá y allá, el canto a la amistad noble y viril, las disgresiones ideológicas, nunca impostadas, siempre lúcidas, la calidad de los diálogos y los silencios, confieren a 'Las nieves del Kilimanjaro' un valor de primer orden.
Por si fuera poco, los dramas emocionales, las pequeñas alegrías y tristezas del pueblo llano, la bonhomía que destilan las reuniones familiares, las jocundas barbacoas y las oportunas alusiones al actual descalabro económico ocupan un lugar significativo en el desarrollo de la historia. Una película fresca, viva, valiente, sin paternalismos y diciendo todo lo que hay que decir. Porque la cámara de Robert Guédiguian hace aún más que transfigurar el grano de la piel y la limpieza de la mirada de unos intérpretes admirables. La luz de Marsella contribuye con una ternura maravillosamente eficaz a crear esa desnudez luminosa en la que se abrazan los distintos personajes. Ellos son, en definitiva, la sal de la tierra.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La sal de la tierra
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.