El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 13 / 20 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Ahora tenéis veinte hijos»

Recogimiento, serenidad y dolor contenido

«Ahora tenéis veinte hijos»

12.04.12 - 02:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Con San Mamés como telón de fondo, una marea humana llenó ayer Licenciado Poza a partir de las seis y media de la tarde. Los cientos de personas que abarrotaban la calle no lo hacían para seguir el Athletic, sino para acompañar a los familiares y amigos de Iñigo Cabacas Liceranzu, cuyo funeral comenzaba un hora después, en la parroquia del Corpus Christi.
Como la vida teje extrañas casualidades, la iglesia está situada en medio del Biltoki, el bar de los padres del joven, y del Oktoberfest, el lugar en el que cayó herido de muerte a consecuencia del pelotazo que le fracturó el cráneo. Las dos tabernas se han convertido estos días en lugares de peregrinación de centenares de hinchas de los 'leones' y en altares improvisados en los que se depositan velas y flores.
Ayer ocurrió lo mismo. El gentío se agolpaba frente a las puertas de ambos negocios, así como en las inmediaciones del templo, tanto que obligó a la Policía Municipal de Bilbao a cortar la circulación durante casi dos horas. La llegada de la familia media hora antes del comienzo del oficio religioso ahogó las gargantas de los asistentes. Entre abrazos y lágrimas, Manuel Cabacas y Josefina Liceranzu se fueron abriendo paso. Ya dentro de la iglesia se rodearon de sus familiares más allegados y de los amigos más íntimos para dar el último adiós a su único hijo.
El vicario general de la diócesis de Bilbao, Ángel María Unzueta, presidió el funeral, concelebrado con otros dos sacerdotes. El oficio religioso empezó con la lectura de un nota del obispo Mario Iceta en la que se suma «al deseo de quienes quieren servir a la verdad y la justicia mediante el esclarecimiento de los hechos y la asunción de las responsabilidades pertinentes». A juicio del prelado, «el relato veraz y la aplicación de la justicia pueden ofrecer consuelo, aunque de ninguna manera compensen la pérdida de una vida humana, siempre irreparable».
Minutos después, en su homilía, el vicario tampoco eludió referirse a las circunstancias que han rodeado el fallecimiento del joven, de 28 años. «Nos ha sido arrebatado. Estamos aturdidos y paralizados, pero los hechos acaecidos -dijo- deben ser una llamada para ponernos en pie, para mantenernos firme en el derecho a defender la dignidad». Desde una perspectiva cristiana, Unzueta trató de reconfortar a los padres al afirmar que el único consuelo que pueden encontrar a la «muerte injusta de su hijo producida por la violencia» es la esperanza de que «se encuentra ya participando de Dios».
El comportamiento de la cuadrilla de Iñigo Cabacas, que desde el sábado ha reivindicado la figura de su amigo y se ha opuesto a que se le vincule con la izquierda abertzale o la 'kale borroka', también fue destacado por el vicario. «La calidad de sus amigos -dijo- para encauzar los sentimientos de dolor y queja de la gente está fuera de toda duda». Los 'colegas' de Iñigo volvieron a dar muestras de lo mucho que le querían cuando, ya terminada la misa, dos de ellos -Iván Repes y Koldo Gutiérrez- le dedicaron sus últimas palabras «que son pocas y cortas para hablar de la gran persona que eres», dijeron en presente. A renglón seguido utilizaron ya el pasado: «siempre estabas ahí, ezkerrik asko por habernos dejado conocerte» y, por último, conjugaron el futuro cuando se dirigieron a los padres: «Nos habéis hecho sentir parte de vosotros y, por eso, ahora tenéis veinte hijos».
Un nudo apretó las gargantas de todos los asistentes, entre los que se encontraban varios miembros de la familia del Athletic, como los jugadores Gurpegui y Ocio y el 'embajador' del club, José Ángel Iribar. Pero Iván y Koldo aún protagonizaron unos minutos más de emoción cuando leyeron a Manuel y Josefina unos versos que su hijo les dedicó cuando era un colegial. «Estoy orgulloso de mi aita y sin mi ama no sé vivir».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cientos de personas se congregaron ayer en los alrededores de la parroquia del Corpus Christi en Bilbao para apoyar a la familia del joven fallecido.
«Ahora tenéis veinte hijos»
Numerosas personas no pudieron entrar y sigueron el acto religioso desde el exterior del templo.
«Ahora tenéis veinte hijos»
El padre de Iñigo agradece las muestras de cariño en la iglesia.
«Ahora tenéis veinte hijos»
Los amigos de la víctima, rotos de dolor, protagonizaron escenas de profunda emoción.
«Ahora tenéis veinte hijos»
Los bares de la zona cerraron en señal de respeto.
«Ahora tenéis veinte hijos»
Gurpegui y Ocio, al fondo, acudieron al funeral.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.