Cae la banda que asaltó 30 clínicas dentales de Bizkaia

Los cinco detenidos en Gernika entraban en los locales de noche y robaban implantes de titanio para revenderlos en Rumanía

A. DE LAS HERASBILBAO.
Dos dentistas atienden a un paciente en una clínica./ Archivo/
Dos dentistas atienden a un paciente en una clínica./ Archivo

Desataron la alarma entre los dentistas vizcaínos al asaltar una treintena de clínicas en menos de un mes. Y descubrieron una nueva modalidad delictiva, desconocida hasta ahora en Bizkaia, el robo de implantes dentales para después revenderlos en países del Este, concretamente en Rumanía, tal y como publicó este periódico en su edición del pasado 28 de febrero.

La Ertzaintza acaba de detener a cinco miembros de una banda especializada a la que se le imputan 30 robos en clínicas dentales, en una podología, en farmacias y en otros establecimientos, además de en vehículos. La investigación se inició a principios de año, cuando se denunciaron varios asaltos en Gernika, Durango, Zamudio y Arrigorriaga. Después, los casos se extendieron a localidades de Lea-Artibai y Uribe-Costa, además de a Gipuzkoa.

Por el escalo

El 'modus operandi' se repetía. Algunos de los integrantes se hacían pasar por pacientes y visitaban el negocio para hacer un reconocimiento. Esa misma noche, se desplazaban en un vehículo conducido por el cabecilla, de 38 años, y «ataviados con prendas que dificultaban su identificación», asaltaban las clínicas, señala la nota de prensa emitida ayer por el Departamento de Interior. Accedían a los establecimientos escalando fachadas para después llegar al patio y entrar por balcones o ventanas.

Una vez dentro, sustraían dinero, instrumentos odontológicos, piezas de titanio como implantes -algunos pueden llegar a costar hasta 600 euros- ordenadores portátiles y otros objetos de valor. Después, abandonaban el lugar y eran trasladados de nuevo a sus respectivos domicilios en los municipios de Gernika y Maruri, donde han sido arrestados por la Ertzaintza.

Esta banda internacional, integrada por rumanos, tres de los cuales aún están siendo buscados, llegaron a viajar a la provincia de Burgos para cometer robos. A veces usaban hasta dos vehículos en sus desplazamientos, uno de ellos hacía las funciones de lanzadera para detectar posibles controles policiales, señala Interior.

Los investigadores identificaron en primer lugar al cerebro del grupo, un hombre de 38 años, y después a sus cómplices, jóvenes de entre 23 y 38 años. Tras detener a cinco de estos delincuentes, la Ertzaintza registró sus domicilios, donde fueron localizados diversos objetos procedentes de los robos. La Policía autonómica sospecha que el botín fruto de los asaltos se enviaba a Rumanía para revenderlo.

Además de en una treintena de clínicas dentales, los delincuentes también asaltaron dos autoescuelas, una ferretería, una gestoría, una peluquería, una tienda de enmarcación, una academia, un taller mecánico, 25 vehículos estacionados y alguna vivienda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos