El paro de cuatro horas precariza el servicio de metro para la hinchada del Athletic

El presidente de la compañía de transportes pide a los aficionados que acudan a San Mamés de forma escalonada

IKER ALAVABILBAO
Aficionados rojiblancos esperan en una de las bocas de San Mamés al término de un partido. ::                         F. GÓMEZ/
Aficionados rojiblancos esperan en una de las bocas de San Mamés al término de un partido. :: F. GÓMEZ

Las cuatro horas de paros convocadas para hoy en Metro Bilbao van a causar un trastorno en los aficionados del Athletic que se desplacen a San Mamés para ver el partido ante el Manchester United de la Liga Europa, que dará comienzo a las 19.00 horas. La protesta en el suburbano se desarrollará entre las 18.30 y las 22.30 horas, por lo que coincidirá con los desplazamientos que se produzcan tanto antes como después del encuentro. Los servicios mínimos fijados por el Gobierno vasco serán del 30%, circulando en ese tramo horario sólo tres de cada diez unidades.

La expectación que ha generado en Bilbao el partido de la Europa League, declarado de alto riesgo, hace pensar que el metro vivirá una tarde-noche sumamente complicada. El presidente del suburbano, Txema Oleaga, se mostró ayer «alarmado y especialmente molesto» por la decisión de los sindicatos -con la excepción de CC OO- de plantear el paro coincidiendo con la cita europea del Athletic. «Sabían que había partido y que miles de ciudadanos iban a utilizar el metro en Bizkaia. Pese a ello, han decidido elegir esa fecha para fastidiar al mayor número de personas», criticó.

Tras calificar de «intolerable» la protesta, pidió que «desconvoquen el paro o lo convoquen a otra hora». El presidente del suburbano, además, realizó un llamamiento a los viajeros para que sean pacientes, ya que los protocolos de seguridad «se van a tener que activar», lo que puede provocar retrasos y el funcionamiento «anómalo» del servicio. Para evitar estos percances, Oleaga instó a los asistentes a San Mamés -unas 40.000 personas- a acudir de manera escalonada al estadio para no saturar las estaciones.

Picos del 17% de absentismo

La hinchada rojiblanca tampoco se podrá beneficiar de los servicios especiales destinados a aumentar las frecuencias en este tipo de eventos deportivos. No sólo porque coincide con el periodo de huelga, sino porque tampoco la compañía tiene previsto programarlos hasta que remita el absentismo laboral. Según datos de la dirección, la tasa de bajas «continuó al alza en febrero» hasta situarse en un 12,28%. Durante ese mes, los colectivos de conducción y supervisión de estaciones registraron picos del 17%.

«Se ha intentado solventar esta situación coyuntural a base de esfuerzo, dedicación de mucha gente, que queremos agradecer, pero ha habido que tomar medidas extraordinarias», explicó la empresa, antes de añadir que «no ha sido una decisión fácil». En su opinión, «no es posible ofertar lo mismo con porcentajes de absentismo del 8% que con el 17%». El presidente del comité de empresa, Rafa Valencia, aseguró ayer que «no es culpa de los trabajadores que se quiten los servicios de refuerzos, sino que es una gestión de la empresa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos