Gipuzkoa dice que no ve peligrar el acuerdo de basura con Bizkaia

El diputado de Medio Ambiente asegura que si el convenio para trasladar residuos no se renueva «será por motivos políticos»

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.
Un camión descarga la basura en el vertedero de Igorre./ Archivo/
Un camión descarga la basura en el vertedero de Igorre./ Archivo

«Tenemos muy clara la senda que vamos a seguir». Así de rotundo se mostró ayer el diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa en su apuesta por el sistema de recogida selectiva puerta a puerta -mediante la colocación de postes junto a los portales donde colgar las bolsas de basura- y en su oposición a la incineradora. Juan Carlos Alduntzin aseguró que este cambio radical respecto al plan de residuos aprobado en la pasada legislatura no tiene por qué hacer peligrar el convenio firmado con la Diputación de Bizkaia, territorio que recibe 25.000 toneladas anuales procedentes de Gipuzkoa.

Alduntzin acudió ayer a las Juntas Generales para responder a preguntas de PNV, PSE y PP. Los tres grupos pidieron al diputado de Bildu que explicara qué alternativas iba a adoptar en el caso de que Bizkaia decidiera no prorrogar el convenio en junio, fecha en la que expira. El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, ya advirtió a la coalición abertzale que la renovación requiere que la Diputación de Gipuzkoa retome las inversiones del centro de gestión de residuos de Zubieta, donde se prevé construir la incineradora. Alduntzin anunció que en las próximas semanas se solicitará formalmente la prórroga. «Mantenemos los compromisos adquiridos cuando se firmó el acuerdo. Gipuzkoa contará con un centro de gestión de residuos. Otra cuestión son los diferentes puntos de vista sobre las infraestructuras necesarias para este fin».

Respecto a las alternativas previstas ante una posible negativa de Bizkaia a prorrogar el acuerdo, Alduntzin indicó que «no preveo esta situación. No hay ningún motivo para que no se renueve, a no ser que sea político. A partir de 2015, es decir, con una prórroga de tres años, Gipuzkoa no necesitará llevar sus residuos a otro territorio. Dispondremos de las infraestructuras precisas para gestionar los residuos de forma adecuada».

La respuesta no satisfizo a los grupos de la oposición. Los portavoces de PNV, PSE y PP resaltaron que el incumplimiento del plan de residuos conllevará que el territorio vecino dé por finalizado el acuerdo. Los tres grupos alertaron que de las palabras de Alduntzin se deduce que no se ha previsto una alternativa para gestionar las 25.000 toneladas de basura que ahora se llevan a Bizkaia. La oposición criticó que Bildu convierta Gipuzkoa en un territorio «exportador de basura».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos