Un insecticida para evitar hongos en el sofá impide a una getxotarra entrar en el salón de su casa

T. I.GETXO.

María Gloria Rouco denuncia que no puede «ni entrar en el salón» de su casa porque sufre problemas de salud tras comprar un sofá que supuestamente fue tratado con dimetilfumarato. Los efectos son duraderos porque todavía sufre continuos enrojecimientos y picores en la piel, a pesar de que ya ha devuelto el mueble.

Ella sostiene que es una de las afectadas por el dimetilfumarato, un fungicida que se aplica para destruir hongos y bacterias. Al entrar en contacto con la piel puede provocar irritaciones, picor, hinchazón y eccema. Los casos más habituales se han producido por calzado procedente de China. No obstante, el primer afectado en España fue un médico de Murcia que compró un sofá.

Rouco compró el mueble el 29 de enero. Le chocó el olor raro que desprendía. Al principio pensó que era «olor a nuevo y se pasaría, pero he trabajado en un laboratorio y sé cómo huele el azufre; así olía», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos