El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 5 / 11 || Mañana 8 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Zapatero admite que decidió retirar la 'ley Sinde' para no irritar a los internautas

CULTURA

Zapatero admite que decidió retirar la 'ley Sinde' para no irritar a los internautas

Califica de «polémico» el Reglamento que pretende evitar las descargas ilegales por su «gran contestación» en las redes sociales

13.12.11 - 02:42 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que fue él quien, el pasado 2 de diciembre, decidió que no se aprobara el Reglamento de la denominada 'ley Sinde' ante el fuerte rechazo que la propuesta estaba suscitando entre los internautas y las divergencias que surgieron entre algunos miembros de su gabinete en el Consejo de Ministros celebrado el pasado 2 de diciembre.
Zapatero recordó ayer durante una entrevista en 'Abc Radio' que, «sin duda alguna», el Reglamento ha sido «objeto de un innegable debate». Lo calificó de «polémico» porque regular el desarrollo de la 'ley Sinde', que pretende acabar con la impunidad de las descargas ilegales, y garantizar la propiedad intelectual en la Red «tiene gran contestación». «Visto el debate que se producía, decidí que no», señaló ayer el presidente en funciones, antes de recalcar que fue él quien tomó la decisión de retirar el Real Decreto que debería dar forma al Reglamento, dado que «había discrepancias» entre sus ministros.
«No fue un debate tenso»
Zapatero matizó que el enfrentamiento que se produjo ese día en el Consejo de Ministros «ha estado más o menos exagerado en los medios», e hizo hincapié en que no fue «tenso». «Es cierto -reconoció- que hubo compañeros que abogaron por que no se aprobara», a lo que sumó «la propia manifestación que uno advertía en la Red esa noche y esa mañana, que ponía en cuestión que se aprobara». También influyó en su decisión, aclaró más adelante, que en ese momento presidiera un Gobierno en funciones, «a pesar de que se le había comunicado al PP» que el decreto sería aprobado antes del traspaso de poderes.
A nadie se le escapa que en la retirada de la ley pesó la intención de pasar al futuro Gobierno del PP esa 'patata caliente', que en repetidas ocasiones ha puesto de manifiesto la capacidad de movilización de los colectivos de internautas, furibundos detractores de la regulación.
Según trascendió ayer, en los días anteriores a la llegada del Reglamento al Consejo de Ministros su inminente aprobación fue filtrada desde el entorno del ministro de Industria, Miguel Sebastián, al influyente activista de Internet Enrique Dans para provocar un nuevo 'incendio' en la red que abortara su aprobación. Al parecer, la maniobra tuvo éxito.
La 'ley Sinde' supuso desde el principio un quebradero de cabeza para Zapatero y morirá sin haber nacido. Salió adelante con los votos de los socialistas, populares y nacionalistas de CiU, aunque el PP ya advirtió entonces que, si llegaba al poder, no se conformaría con el texto aprobado. Se publicó en el BOE a principios de marzo, con lo que técnicamente entró en vigor, pero ni se ha dado a conocer el Reglamento de la norma ni se ha puesto en marcha la Comisión de la Propiedad Intelectual, instrumento básico para su aplicación.
En Tuenti
Zapatero admite que decidió retirar la 'ley Sinde' para  no irritar a los internautas
El presidente Zapatero, con la ministra González-Sinde. :: EFE
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.