Las navidades más oscuras de Arrigorriaga

El alcalde anuncia en el primer foro de barrio con los vecinos la supresión del alumbrado festivo para ahorrar 25.000 euros

ALBA CÁRCAMOARRIGORRIAGA.
El mandatario local atiende a las explicaciones de una de las asistentes al encuentro. ::
                         MITXEL ATRIO/
El mandatario local atiende a las explicaciones de una de las asistentes al encuentro. :: MITXEL ATRIO

El frío será casi la única ambientación que insuflará de aires navideños a las calles de Arrigorriaga. Este año, el municipio perderá su colorido. El equipo de gobierno ha decidido prescindir de la iluminación festiva para ahorrar en torno a 25.000 euros. Lejos de impulsar iniciativas como el retraso del encendido de las bombillas, el Ayuntamiento ha apostado por una decisión más radical. Y más barata.

El alcalde, Asier Albizua, anunció la medida en el primer foro de encuentro con vecinos, celebrado el lunes en el centro socio cultural Abusu. Como contrapartida, y para no dejar las calles desnudas de elementos ornamentales, se instalarán varios árboles en distintos puntos de Arrigorriaga. Con las ubicaciones todavía por concretar, el regidor adelantó que «se colocará uno en cada barrio». De este modo, se dispondrá un ejemplar en Lonbo, otro en la rotonda junto a la pérgola, uno más en Cubo, en Markio, en Lanbarketa, otro para Santa Isabel y Olatxu y el último en Ollargan. Asimismo, señaló que el día de la instalación de cada uno de ellos «se celebrará una chocolatada con los vecinos».

La idea no llegó a cuajar entre el medio centenar de asistentes al encuentro con el máximo edil y el equipo de gobierno. Los residentes en la zona uno -Abusu, Santa Isabel, Olatxu y Ollargan- auguraron que «la gente los van a romper o se los van a llevar» e insistieron en la necesidad de invertir el dinero destinado a la iluminación y a los árboles «en cosas más importantes».

Plaza de Santa Isabel

La accesibilidad y las pequeñas obras de urbanismo también fueron objeto de debate en este consejo de barrio, donde los vecinos no dudaron en mostrar sus inquietudes, problemas y quejas. Además, reclamaron zonas de juegos para los niños al considerar que las ya existentes junto a la pasarela, en Ollargan, y al final de Santa Isabel «no están bien». En esa línea, denunciaron que cuando «llueve, hace frío o hace mucho viento», los pequeños «no tienen donde meterse».

Las precipitaciones dificultan asimismo su quehacer diario, motivo por el que pidieron mejoras en el puente que termina frente al centro socio cultural, que «en mojado resbala mucho y no hay quien baje». Y para facilitar la conexión entre la parte alta y Olatxu insistieron en la necesidad de construir un ascensor. A ese respecto Albizua manifestó su voluntad de «ampliar el horario» del centro cívico para que pueda usarse el elevador interior en lugar de instalar uno exterior junto a las escaleras que unen ambas zonas, barrera para «los vecinos de Ollargan, la mayoría gente mayor», valoraron los asistentes. Los participantes en el encuentro lamentaron asimismo que el barrio «se está deteriorando poco a poco».

La segunda cita de esta ronda de foros -que se celebrará trimestralmente- tendrá lugar esta tarde en Lonbo Aretoa a las 19.30 horas. Entonces serán los residentes en la zona dos -Lanbarketa, Salud e Higiene, Atxukarro y Abrisketa- quienes no tendrán voto, pero si voz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos