El Correo Digital
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 24 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«No he suplicado a ningún etarra que se ponga delante de la cámara»

Elías Querejeta, Premio Zinemira

«No he suplicado a ningún etarra que se ponga delante de la cámara»

Homenajeado en San Sebastián, el productor da voz a miembros de ETA y víctimas en el documental 'Al final del túnel'

22.09.11 - 02:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Solo por haber hecho 'La caza', 'El Sur', 'El desencanto' y 'Los lunes al sol' merecería todos los galardones posibles. Elías Querejeta (Hernani, 1934) recogió ayer el Premio Zinemira del Festival de San Sebastián y presentó su última producción, 'Al final del túnel'. El hombre que cambió las botas de la Real Sociedad por los platós sigue fiel al compromiso de mostrar el final de la violencia terrorista, en un documental donde hablan víctimas y antiguos militantes de ETA. Lacónico y cortante, el mejor productor del cine español dice desconocer el término jubilación.
- Recibe el Premio Zinemira. ¿Le hace especial ilusión?
- A uno de Hernani siempre le hace ilusión recibir un premio en San Sebastián. No recuerdo el primer Zinemaldi al que vine. De chaval, cuando jugaba en la Real, el director del festival nos cogió a Antxon Eceiza y a mí de consejeros particulares en secreto. Veíamos las películas y le decíamos qué nos habían parecido. Antes habíamos montado un cineclub.
- ¿Existe el cine vasco o vascos haciendo películas?
- No sé si cabe hablar de un cine específicamente vasco. Hay películas hechas por vascos que recogen la realidad del país en un momento determinado. La prueba es 'Al final del túnel', un acercamiento a los problemas de Euskadi desde una mirada propia. Siempre he defendido que una película para ser vasca tendría que ser en euskera.
- Usted es responsable de algunos de los títulos esenciales de nuestro cine. ¿Hay alguien que haya recogido su antorcha?
- No tengo ni idea, nunca me he metido en esas consideraciones.
- ¿Cree que estamos 'al final del túnel' en el terrorismo de ETA?
- Sin duda. Y me gustaría aportar algún elemento que contribuyera a que salgamos del túnel. Es un camino sin vuelta atrás, se ve claramente en la ciudadanía vasca, que lo está pidiendo sin dudas de ninguna clase. Por eso creo que la última sentencia contra Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga es un paso atrás puramente circunstancial. Las declaraciones de ambos siguen insistiendo en que es necesario avanzar para conseguir la normalización y la paz definitiva.
- Se dice en el filme: los resultados electorales de la izquierda abertzale son una llamada a que continúe el proceso de paz.
- Sin duda. La violencia como medio para conseguir fines políticos cada vez está más alejada del sentir y el hacer de los ciudadanos vascos, cualquiera que sea su pertenencia y condición.
- La cámara de 'Al final del túnel' no toma partido, se limita a escuchar.
- Sí. Hace cinco años me di cuenta de que había una evolución clara en este país. Hablé con muchas personas, algunas de las cuales salen en la película, y me dieron esa visión de un avance hacia la paz sin marcha atrás.
- ¿Cómo convenció a miembros de ETA para que se desnudaran ante la cámara?
- Con Juan Karlos Ioldi no he hablado, pero a Kepa Pikabea le conozco desde que estaba en la cárcel en Logroño. Todavía sigue yendo a prisión. No le tuve que convencer, solo se trataba de que explicara lo que se está produciendo. Sin presiones. No he suplicado a nadie para que salga en pantalla.
Pikabea se arrepiente
- ¿No encontró reticencias en el mundo abertzale?
- Reticencias sigue habiendo, pero cada vez menos. La película demuestra que ahora se puede hablar en libertad.
- Pikabea dice una frase demoledora: «Fue un error pensar que la libertad de mi pueblo estaba por encima de la dignidad humana».
- Eso resume muchas cosas. No es nada dictado,¿eh? Es algo pensado, sentido y dicho.
- El gran tema del filme es el perdón.
- En esa fase estamos. No solo hablan del perdón los etarras, sino las víctimas, que buscan formas de reconciliación para manifestar libremente sus ideas sin temor a represalias. A eso vamos, a la manifestación libre de los pensamientos y conductas de cada cual.
- ¿El próximo documental versará sobre la reconciliación?
- No lo he pensado. Vamos a esperar cuáles son las consecuencias de este y qué ofrece la realidad.
- La cámara no toma partido, pero Ioldi puede jugar con sus hijos mientras Cristina Sagarzazu, viuda del ertzaina Montxo Doral, se queda sola mirando el mar sin su marido.
- Cada uno sigue con su propia vida. Cristina no tiene a su ser querido cerca de ella. Quería mostrar ese lado íntimo y no solo hablar de cuestiones políticas.
- ¿Ha sido usted un autor en la sombra?
- Nunca me he hecho esas consideraciones. Tengo una forma de trabajar. La llevo a cabo y ya está.
Felicitación de Di Stéfano
- ¿El cine español siempre ha vivido en permanente estado de queja?
- Siempre. Un amigo mío suele contar que su padre, que trabajaba en este mundillo, ya decía en los años 40 que el cine español estaba en crisis. Cada cierto tiempo vuelve a aparecer. Ahora realmente es notable, porque va unida a una crisis económica global. Las nuevas tecnologías generan unos sistemas de hacer cine que hay que estudiar. No me asustan los retos.
- ¿Sigue yendo al cine?
- Otro amigo mío sostiene que la última película que vi fue 'La Policía Montada del Canadá'. No quiero desmentirle.
- ¿Le dice algo el término jubilación?
- No se me ha ocurrido pensar en eso. De momento.
- ¿Qué le ha dado a usted el cine?
- Muchos momentos de satisfacción y de preocupación. Y mucho trabajo. Sería difícil entender mi vida sin el cine. Y todo empezó con unas películas de Charlot. Estaba un día de niño en el jardín, vino mi padre y nos hizo subir a la parte alta de la villa. Tendió una sábana, apagó las luces y vi a Charlot moviéndose. Quedé fascinado.
- ¿El gol que le metió al Real Madrid es el culmen de su vida?
- Sí. De lo que me siento más orgulloso es de lo que me dijo al salir del campo Di Stéfano, el mejor jugador que he visto nunca: '¡Vaya gol, pibe!'.
En Tuenti

Elías Querejeta saluda tras recoger el premio Zinemira del festival de cine. :: JOSÉ MARI LÓPEZ

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.