El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 20 / 23 || Mañana 18 / 21 |
más información sobre el tiempo

CULTURA

Una abuela de novela

La escritora Silvia Grijalba ficciona la intensa juventud de la madre de su padre en 'Contigo aprendí'

30.06.11 - 02:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cuando María Luisa Álvarez, llamada 'Mori' en familia, entraba en un salón, todo el mundo se volvía a mirarla y se hacía el silencio. No es una exageración. «De verdad, era una de esas mujeres hermosas y con mucho carisma, como una estrella de Hollywood de la época, en los años 30», dice su nieta, Silvia Grijalba. Además de descendiente, es escritora, y por eso la vida intensa y rompedora de su abuela paterna ha terminado convirtiéndose en materia literaria. «Era transgresora, una adelantada a su tiempo. Conoció a Cole Porter, Xavier Cugat, Dorothy Parker, Fred Astaire... Los hombres de negocios la trataban de tú a tú», describe la autora de 'Contigo aprendí', último premio de novela Fernando Lara, publicado por Planeta.
No es amor de nieta. «Yo me crié escuchando sus historias; eran increíbles... Y de ella heredé la pasión de contar. Era muy buena narrándolas de forma oral, aunque no solía escribir».
De eso ya se encarga Grijalba, que sentía desde siempre que debía relatar las aventuras de esta chica de la clase alta asturiana que termina siendo una mujer independiente en Nueva York. «La novela es también un viaje en ese sentido: de un pueblo de Asturias en una época de cierta modernidad aunque la religión seguía pesando mucho, a una ciudad en la que vivió sola e hizo negocios, pasando por la sensualidad de Cuba. Supongo que si no hubiera vivido en la isla caribeña nada habría sido lo mismo», explica.
Andanzas por Nueva York
Mori se casó con un indiano tras vivir una mala historia de amor con un joven de la aristocracia. «Este no era como lo describo en la novela, fue más valiente, pero hay cosas que no resultan verídicas en la ficción. Cuando escribes tienes que mentir un poco para que parezca real», sonríe la autora. Vivió un tiempo en Cuba, pero en un viaje a la ciudad de los rascacielos -con la inauguración del Waldorf Astoria, las increíbles tiendas de la Quinta Avenida y los actos sociales por todas partes- decidió abandonar a su marido «porque no le quería».
Aquello era jugárselo todo. Y Mori podía porque «era valiente, dura, libre. Podía haberse quedado gastando el dinero de su marido y sin hacer otra cosa, pero decidió seguir el camino que quiso y le salió bien», recuerda la nieta. «Creo que esa es una de las enseñanzas de mi abuela: no tengas miedo a escoger tu camino, porque muchas veces sale bien».
Ser un bellezón le dio sus problemas en ese proceso de «reinventarse». «Era impresionantemente guapa y el que no me crea que mire las fotos que hay en mi web, y tenía que enfrentarse al estereotipo: si es guapísima, tiene que ser tontísima. Además le encantaba la ropa, era muy coqueta, frívola, muy femenina, como se supone que son las mujeres. Tuvo que luchar mucho. Pero era muy inteligente y muy válida, arriesgada... Mi abuela era de todo menos blanda», sostiene. «Es que las mujeres somos mucho más duras y valientes que los hombres, por muchos estereotipos que haya», asegura.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Una abuela de novela

Silvia Grijalba, autora de 'Contigo aprendí', en Bilbao. :: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.