El Correo Digital
Miércoles, 23 julio 2014
sol
Hoy 15 / 27 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
20 años de avance desigual en el desarrollo humano

ARTÍCULOS

20 años de avance desigual en el desarrollo humano

10.12.10 - 02:51 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En noviembre se lanzó a nivel mundial el Informe sobre Desarrollo Humano que cada año publica Naciones Unidas, por medio de su Programa para el Desarrollo (PNUD). Frente a anteriores ediciones -que trataban desde el análisis alguno de los aspectos clave del desarrollo humano-, en esta ocasión el Informe cumple un rol diferente, al conmemorar en 2010 el 20º aniversario de esta publicación y celebrar, a su vez, los 20 años de existencia del conocido Índice de Desarrollo Humano.
Es momento, por tanto, de mirar atrás y valorar lo que se ha conseguido y sopesar aquello que quedó en el camino, de evaluar la vigencia del enfoque de desarrollo humano y su base ideológica. Es la ocasión idónea también para replantearnos la utilidad futura del Índice de Desarrollo Humano, que, pese a las debilidades con las que ya partía al querer volcar en un dato cuantificable las libertades y capacidades humanas, fue considerado radical cuando se implementó en 1990, al medir el progreso nacional no sólo con el ingreso económico, sino considerando también la esperanza de vida y la alfabetización.
El título de este Informe conmemorativo hace un guiño también a la tesis en la que se basaba aquel primer documento de 1990, que afirmaba que la verdadera riqueza de una nación residía en su gente. Este año, con 'La verdadera riqueza de las naciones: Caminos al desarrollo humano', se retoma ese concepto y se completa, con la idea de progreso y dinamismo que 'camino' nos plantea, y el plural en esa misma palabra, que nos recuerda que el desarrollo no se alcanza con recetas magistrales o modelos uniformes aplicables a todos los países, sino que 20 años nos muestran que más que nunca tenemos que seguir apostando por atender al contexto, así como promover programas de investigación que proporcionen mejores análisis, y apostar por una nueva economía del desarrollo humano, con políticas de largo plazo y principios generales sólidos.
Amartya Sen, economista de fama mundial y Premio Nobel, fue quien, junto con Mahbub ul Haq, promovió el concepto de desarrollo humano; formaron el equipo que originó el Índice. Sen -y el propio PNUD- consideran que los logros de estos 20 años ameritan grandes celebraciones, que el enfoque de desarrollo humano generó un gran cambio en toda una generación política que asumió que el desarrollo no sólo se alcanzaría con soluciones económicas. Pero, sobre todo, el trabajo de estas décadas debe mantenernos alerta para encontrar soluciones a las nuevas amenazas para la libertad y el bienestar humano, y retomar así el compromiso del enfoque de desarrollo que exige concentrarse en lo que queda por hacer.
El Índice nació con grandes críticas, tales como la incapacidad de contar con una «medida cuantitativa de la libertad humana». A su vez, en todo momento se ha visto que a menudo la enorme amplitud del enfoque de desarrollo humano se confunde con el estrecho rango del índice, que trata de comprimir en una cifra el amplio mosaico de situaciones que inciden en el desarrollo de las personas.
Con el 20º aniversario se promueven cambios en el Índice, con nuevos indicadores que pretenden subsanar algunas de las carencias que tenía esta medición. A partir de ahora se implementarán mediciones que se ajustan a la desigualdad y a la desigualdad de género, visibilizando la necesaria atención al reparto del progreso entre diferentes grupos de población de cada país, con especial énfasis en la situación de desigualdad social, política y económica hacia las mujeres. Tendrá además un nuevo índice de pobreza multidimensional, que aborda carencias en diferentes ámbitos vitales y no sólo en el económico.
El Informe afirma que podemos considerar que el mundo de hoy es un lugar mejor que en 1990 ó incluso en 1970, al haberse dado considerables avances en aspectos vitales como salud o educación: la mayoría de personas, según esta publicación, disfruta de una vida más prolongada y saludable y puede acceder a más años de educación. Los datos muestran un incremento de la medida global de desarrollo -desde 1990, el Índice mundial promedio aumentó un 18%, y un 41% desde 1970-.
Pero también debemos recordar que frente a esos datos globales, que tienden a camuflar situaciones locales, la diversidad es pronunciada. La brecha en ingresos entre países desarrollados y en desarrollo ha aumentado. Debemos atender también a los retos que plantean el cambio climático, el VIH (en África, especialmente) o los patrones de consumo actual no sostenibles. Los avances han sido significativos, pero los cambios de las dos últimas décadas no son del todo positivos y la brecha en desarrollo humano sigue siendo enorme.
Estos 20 años deben animarnos a seguir fomentando el trabajo en desarrollo humano y profundizando en el debate sobre la multiplicidad de situaciones y ámbitos que influyen en él; afianzarnos en la idea de que el desarrollo no depende sólo de políticas económicas y que las inversiones en educación y sanidad consiguen grandes logros; deben animarnos a seguir adelante, atendiendo, eso sí, a las cuestiones que quizá han quedado más relegadas; deben animarnos a trabajar por el empoderamiento y la promoción de las libertades -atendiendo a los vínculos entre los derechos humanos y el desarrollo-, por la promoción de patrones de consumo sostenibles, y animarnos a luchar, en definitiva, contra la desigualdad, y muy especialmente, la existente entre mujeres y hombres en nuestras sociedades.
En Tuenti
20 años de avance desigual en el desarrollo humano

:: JESÚS FERRERO

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.