El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 14 / 16 || Mañana 14 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los 'verdes' intentan rebrotar

POLÍTICA

Los 'verdes' intentan rebrotar

Tras 25 años de tumbos electorales, los ecologistas ven en las próximas elecciones generales su gran oportunidad

22.08.10 - 02:47 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Esta vez va a ser la vencida». Valga esta afirmación entusiasta de Iñigo Agirre, coportavoz de Berdeak y concejal de esta formación en Mutriku, para reflejar el estado de ánimo del movimiento ecologista. Han pasado 25 años desde que las papeletas electorales empezaron a incluir siglas 'verdes' y en este tiempo ni uno solo de decenas de proyectos políticos que han intentado tener visibilidad institucional han logrado un mínimo éxito. Sin embargo, algo se está moviendo en el último año entre las distintas sensibilidades del amplio colectivo ambientalista español, al punto de llevarles al convencimiento de que se encuentran ante su gran oportunidad de convertirse en una fuerza más del arco parlamentario.
Parecen haber sido capaces de unir fuerzas en un sólo proyecto que evite el despiste de siglas prácticamente idénticas al que sometían a su nicho de potenciales votantes en cada cita electoral. Además, varias caras conocidas con peso específico en el movimiento ecologista están dispuestas a dar un paso al frente, saltar a la política y poner rostro al nuevo conglomerado 'verde'. Juantxo López de Uralde, ex director de Greenpeace, y Alejandro Sánchez, ex director de SEO/Birdlife, ya se han mostrado dispuestos a insuflarle fuerza al proyecto, con el aval que les otorgan 10 y 20 años, respectivamente, al frente de dos de las ONG ecologistas más potentes.
Hasta hora, al margen de experiencias municipales y alguna autonómica, los partidos verdes tan sólo han conseguido representación institucional tres veces, pero siempre de la mano de otras formaciones. Las dos primeras fueron en las elecciones generales y europeas de 2004, cuando el PSOE les cedió dos escaños en el Congreso y otro en el Parlamento europeo. Volvieron a conseguir un asiento en Bruselas en 2009, esta vez de la mano de los grupos nacionalistas que integraron la coalición Europa de los Pueblos, encabezada por ERC y Eusko Alkartasuna.
En las últimas generales, en las que una zarzuela de siglas verdes concurrió por separado, apenas obtuvieron el respaldo del 0,5% de los votantes. Contrastan estos exiguos réditos con el porcentaje de voto que maneja la ecología política en otros países europeos, en torno al 10%. ¿Por qué no ha encontrado su electorado en España?
Es cierto que la juventud de la democracia española en los años 80 -cuando florecieron en Europa los movimientos ecologistas- y el contexto de la época no ofrecían quizá un escenario propicio para discursos políticos alternativos. Como mucho, Izquierda Unida cumplió ese papel. También es verdad que el sistema electoral juega en contra de cualquier partido pequeño.
Pero miembros históricos del movimiento verde y también la nueva savia coinciden en el diagnóstico: «La terrible fragmentación de Los Verdes ha ocasionado, sistemáticamente, el despiste del electorado, que se ha encontrado en todas las elecciones celebradas hasta la fecha con papeletas en las que aparecían grupos casi idénticos, incluso con logotipos que no se diferenciaban -el girasol visto de mil maneras-, y diciendo lo mismo», expone Paco Barreda, uno de los fundadores del movimiento político ambientalista en España.
En las últimas elecciones generales concurrieron hasta seis formaciones bajo el apellido 'verde'. Enumerarlas sirve para entender el despiste al que se refiere Barreda. Un votante con inquietudes ecologistas pudo elegir entre Los Verdes, Los Verdes-Grupo Verde, Bloc-Iniciativa-Verds, Los Verdes de Europa, Els Verds-l'Alternativa Ecologista y Els Verds-Los Verdes. Entre todos, se repartieron 142.935 votos. El que más éxito cosechó -Los Verdes- se quedó en 41.531 apoyos.
A juicio de Barreda, esta atomización no sólo se ha traducido en la evidente división del voto, sino, «más grave aún, en la desconfianza del electorado» y su trasvase a otras opciones políticas. ¿Desde cuándo esta división? Lo cierto es que casi desde su desembarco en la política en 1983 han estado a la gresca en su seno. «Los sectores más libertarios se mostraron reacios a una participación electoral e institucional», recuerda Esteban Cabal, portavoz de Los Verdes-Grupo Verde. Así que nacieron sin consenso y su primer congreso -en el que dedicaron más tiempo a debatir sobre la conveniencia o no de presentarse a las elecciones, que a su proyecto político- fue el presagio de lo que ocurriría en adelante.
«Una bomba de racimo»
De todos modos, según Cabal, de cara al electorado «vivimos una primera década sin división, hasta que a mediados de los 90 el partido, que hasta entonces era nacional, se transformó en 17 partidos autonómicos. Un gran error que, junto a las estrategias de alianzas con IU y con partidos nacionalistas, llevó a Los Verdes al fracaso». Paco Barreda pone un ejemplo ilustrador de aquel punto de inflexión. «Fue como el lanzamiento de una bomba de racimo, contra las que tanto hemos luchado, que se abre y suelta todo tipo de submuniciones. Los Verdes comenzaron a fragmentarse, a desperdigarse por toda España y a convertirse en un antro personalista de una nulidad operativa asombrosa a nivel electoral». Barreda está convencido de que ese «canibalismo interno» ha aburrido al electorado «que no puede distinguir una opción de otra y ninguna le ofrece garantías».
Por tanto, la primera solución parece evidente: buscar la unidad del movimiento verde. Y, a día de hoy, creen haberlo conseguido. Fue Berdeak quien lideró hace dos años una plataforma aglutinadora de todas las sensibilidades ecologistas. Nació en un encuentro en Hondarribia y hoy está a pleno rendimiento. Se llama Coordinadora Verde y la mayoría de quienes reman en favor del medio ambiente se han subido ya al barco. Es la gran esperanza electoral de los ambientalistas.
«Llevamos dos años trabajando en la reconstrucción de un espacio fuerte para la ecología política y hemos superado la dinámica de los conflictos personales», celebra Iñigo Agirre, de Berdeak. Su compañero de partido, Florent Marcellesi, es uno de los ideólogos de este proceso, que despertó el interés de López de Uralde y que trata de importar a España el modelo de Europe Écologie, un partido francés creado en 2008, y que en las Europeas de 2009 obtuvo el 16,28% de los votos emitidos en el país galo, el porcentaje más alto jamás obtenido por un partido verde en Francia.
Berdeak y la propia coordinadora ven «positivo y necesario» que personas como López de Uralde salten a la política, aunque puntualizan que, «sin una estructura de bases que dé soporte a estos personajes, no hay muchas opciones de éxito electoral». El proyecto cuenta con la tutela del Partido Verde Europeo, trabajan mano a mano con ICV -que ya cuenta con un diputado en el Congreso, Joan Herrera- y se está fraguando el desembarco de rostros relevantes como López de Uralde y Alejandro Sánchez.
Históricos como Barreda también saludan la llegada de estas caras conocidas, pero advierten de que «una cosa son los movimientos sociales, que gozan de la simpatía general de la población, y otra muy distinta es saltar a la arena política. La empatía con el electorado hay que ganársela a pulso para que se traduzca en votos».
La meta más próxima de la Coordinadora Verde son las generales y europeas. Las municipales llegarán demasiado pronto. Algunos les advierten de que la crisis económica les complicará el camino, porque los ciudadanos prefieren tener un empleo que luchar contra el cambio climático, pero ellos están convencidos de que «la crisis global permite ver en el ecologismo una opción de cambio más allá de los modelos fracasados hiperproductivistas e hiperconsumistas -dice Agirre-. Es la gran oportunidad de ocupar el espacio político que se merece la ecología en España».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Los 'verdes' intentan rebrotar

Imagen correspondiente a una campaña electoral de los ecologistas en Córdoba durante 2003. :: EFE

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.