Bilbao, un ejemplo urbanístico para el mundo

El artífice de la independencia de Singapur entrega a Azkuna el 'Nobel' de las ciudades por la regeneración de la villa

ZIGOR ALDAMA ENVIADO ESPECIALSINGAPUR.
Azkuna, en la imagen con Aldekoa a su izquierda, se refirió al 'efecto Guggenheim' como «una oportunidad de esas que pasan una vez cada mil años» . ::                             FOTOS: ZIGOR ALDAMA/
Azkuna, en la imagen con Aldekoa a su izquierda, se refirió al 'efecto Guggenheim' como «una oportunidad de esas que pasan una vez cada mil años» . :: FOTOS: ZIGOR ALDAMA

Podría perfectamente haber sido la cumbre del G-8: altos mandatarios, férrea seguridad, invitados de decenas de países, y la prensa arrodillada en una esquina sin poder levantar la cámara más arriba de lo indicado. Pero, ayer en Singapur, las miradas no estaban puestas en los dirigentes de los países más poderosos del planeta. El foco de la atención, y el porqué de tanto revuelo, era mucho más modesto: Bilbao.

Y con humildad recogió Iñaki Azkuna, en nombre del Ayuntamiento que dirige, el Premio Mundial de las Ciudades Lee Kuan Yew, que reconoce a instituciones y personalidades que se distinguen por haber puesto en marcha «políticas urbanísticas que contribuyen al desarrollo sostenible y a la creación de ciudades vibrantes y habitables, a través de iniciativas innovadoras que dan solución a problemas sociales, económicos y medioambientales». El propio 'padre de la patria' de la isla, que da su nombre al galardón y que fue uno de los promotores de la independencia de Singapur en 1965, hizo entrega al edil de la capital vizcaína de la medalla de oro y el diploma que reconocen «la ejemplar transformación que ha vivido Bilbao en el último cuarto de siglo».

Lee, la figura más respetada de esta ciudad-estado de casi cinco millones de habitantes, que representa su sueño de «crear una isla del Primer Mundo en un océano del Tercer Mundo», respondió antes a las preguntas de algunos de los 700 invitados que acudieron a la ceremonia de entrega del premio. Y demostró que, a sus 86 años, su mente todavía se mueve más rápido que la de la mayoría. Aprovechó para criticar el uso del carbón como principal fuente energética de China, bromeó con la posibilidad de construir una central nuclear flotante para evitar la desaparición de su país en caso de que hubiera un accidente, y avanzó que el mayor problema de las ciudades será la superpoblación. Para evitarlo, aseguró que «es necesario educar a la población, sobre todo a las mujeres. Así se centrarán en su vida laboral y no sólo en ser madres».

«Premio al Ayuntamiento»

Las ovaciones pusieron punto final anoche a un intenso día en la Cumbre Mundial de las Ciudades, que comenzó con la conferencia en la que el alcalde de Bilbao explicó el éxito de una ciudad que comenzó su profunda transformación post industrial mucho antes de que él cogiera la batuta. «Este es un premio al Ayuntamiento, no a la ciudad ni a mi persona. Por eso es importante acordarse de otros alcaldes, como Ortuondo o Gorordo, e incluso del lehendakari Ardanza, que hizo mucho por nuestra villa», comentaba a EL CORREO antes de recoger el premio.

En su discurso frente a un multitudinario público, Azkuna no se ciñó a lo políticamente correcto. Explicó, eso sí, la revolución industrial, el papel principal que ha tenido la regeneración de la ría, el efecto Guggenheim, que definió como «una oportunidad de esas que pasan una vez cada mil años», el éxito de Bilbao Ría 2000, y el rol que juega actualmente la cultura, «un elemento de dinamización interna y de promoción de la metrópoli de cara al exterior».

Pero también lanzó algunos dardos en la sesión de preguntas que siguió al Foro del Premio Lee Kuan Yew, al ser preguntado por el complicado reto de poner de acuerdo a administraciones que están lideradas por diferentes partidos pero cuya colaboración es imprescindible para llevar a cabo grandes proyectos. «En ocasiones es más complicado conseguirlo con gobiernos dirigidos por el mismo partido», dijo. Ilustró sus palabras con un dicho que puso en aprietos al traductor: «Solemos decir, ¡cuerpo a tierra, que vienen los nuestros!».

«Gastar de más es ineficaz»

Azkuna tuvo también tiempo para dar algunos consejos que pueden ser muy útiles en estos tiempos de crisis. «Gastar más puede resultar ineficaz e incluso puede llegar al despilfarro», aseguró después de explicar que el Ayuntamiento de Bilbao es uno de los más transparentes y menos endeudados de España.

Y esa es una de las razones por las que Bilbao ha recibido el premio que nace este año con la intención de convertirse en el 'Nobel' de las ciudades. Cheong Kong Hean, directora de la Autoridad para el Desarrollo Urbanístico de Singapur y miembro del jurado del galardón, alabó la optimización de los recursos existentes en el caso de Bilbao, y apuntó a este periódico otros puntos por los que se le ha concedido el Lee Kuan Yew World City Prize. «El Ayuntamiento ha demostrado un compromiso sostenido, y ha sabido involucrar al mundo empresarial en su transformación a través de Ría 2000. Además, ha adoptado nuevos principios de sostenibilidad. Y, sobre todo, es una ciudad orientada a la gente que la habita».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos