La industria, un sector emergente

«Decimos que sí a propiciar que nuestras empresas sean las mejores en los sectores en los que vayan a trabajar gracias a su excelencia»

PEDRO GÓMEZ DAMBORENEAVICECONSEJ. DE PLANIFICACIÓN Y ESTRATEGIA DEL DPTO. DE INDUSTRIA GOB. VASCO

Mentira, error y mentira. No queremos que la repetición de una mentira la convierta en verdad. Tampoco nos interesa. Euskadi es industrial y debe seguir siéndolo porque ahí está nuestra fuerza. Hace 25 años, en plena reconversión industrial, mi profesor de Derecho Mercantil, Rafael Cámara, nos explicaba la conveniencia de hacer de Euskadi una economía de servicios. Hoy, también en crisis, oigo decir lo mismo. Lo leo y lo oigo en los debates del Plan de Competitividad, que estamos elaborando ahora y presentaremos este verano. Con perdón de mi viejo profesor, tengo que decir que era un error entonces y lo es también hoy. Esta premisa no impide que sea necesario evolucionar e impulsar la transformación competitiva.

La industria representa el 29% del PIB vasco frente al 17% del conjunto de España. Si añadimos los servicios avanzados ligados a la industria, hablaríamos de en torno al 40%. Por ejemplo, la unidades de I+D empresariales asociadas a la Red Vasca de Ciencia y Tecnología son servicios, pero su sentido es esencialmente industrial. Y si sumamos el Comercio y el Turismo, en torno al 50%. Todo es mejorable, pero no nos podemos quejar. Más bien al contrario. Estamos hablando de empresas, de un tejido empresarial equilibrado y que sujeta, en tiempos de bonanza y de crisis, el bienestar de Euskadi.

La industria es un sector emergente, me decía un empresario la semana pasada. Tiene razón. Estamos todo el día repitiendo que el mundo es global. Pues vale, pero no le tengamos tanto miedo. Es una oportunidad. Europa crece poco, pero el mundo empieza a correr. Las estimaciones del FMI fijan un crecimiento para las economías avanzadas por encima del 2% en 2012 y para las emergentes, por encima del 6%. El conjunto del mundo superará el 4%. Nuestra industria debe estar ahí. Debe engancharse a estos crecimientos que llegan de fuera.

El Gobierno vasco lo tiene muy claro. Decimos que no a los que predican la desaparición de los sectores maduros. Decimos que no a los atajos o a las frases huecas que predican la creación de sectores desde la nada, porque fracasarán. Decimos que sí a la mejora continua. Decimos que sí a la creación de nuevos sectores gracias a los que ya tenemos. Decimos que sí a ser competitivos. Y decimos que sí a propiciar que nuestras empresas sean las mejores en los sectores en los que vayan a trabajar gracias a su excelencia, su capacidad innovadora, la tecnología y la internacionalización.

Es sencillo y complicado. El conjunto de España debe modificar el peso de los sectores en su estructura económica. Euskadi está en el vagón de primera y tenemos una estructura que facilita oportunidades de crecimiento sobre una base industrial sólida. Nuestro objetivo debe ser la competitividad. Nos toca apretarnos el cinturón y lo hacemos. Nos toca trabajar con las personas que nos hacen más fuertes, atraer su talento y tratarlas como se merecen. Y, por supuesto, tenemos que salir a competir, a vender nuestro producto, a ser excelentes. Lo estamos haciendo, pero debemos seguir haciéndolo. Euskadi no es como hace veinte años y tampoco como deberá ser en otros veinte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos