El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 13 / 17 || Mañana 10 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Hablemos de blindajes

ARTÍCULOS

Hablemos de blindajes

«Nada genera más pérdida de riqueza y empleos que un marco institucional y político inestable o apuestas soberanistas»

14.04.10 - 02:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados del 24 de marzo, durante el trámite de discusión del proyecto de Ley de Auditoría y de reforma de la Ley de Sociedades Anónimas, el diputado del PNV Pedro Azpiazu -buen parlamentario, por cierto- tuvo la ocurrencia de denominar 'enmienda Florentino' a la enmienda del Grupo Parlamentario Socialista para eliminar las restricciones estatutarias al ejercicio de los derechos de voto o enmienda antiblindaje. El término ha tenido el éxito mediático que perseguía y sintetiza el enfoque que da el Grupo Nacionalista Vasco a una propuesta de reforma de nuestra legislación societaria mercantil que tiene un carácter general y se encontraba recogida en el programa electoral socialista.
La eliminación de los blindajes pretende la mejora de la gobernanza de las empresas y respetar el derecho a la igualdad de trato de los accionistas, siguiendo las indicaciones de los códigos de buen gobierno de las empresas cotizadas y las consideraciones de la Unión Europea. Se trata de aumentar la eficiencia y la transparencia de las empresas españolas transfiriendo posiciones de poder de los directivos a favor de los verdaderos propietarios de las empresas, sus accionistas, reconociendo el principio de 'una acción, un voto', y el respeto a la proporcionalidad de las participaciones de los accionistas en el uso de sus derechos de propiedad, principio fundamental en una economía mixta de libre mercado como la nuestra.
Los mercados de capitales reducen muchas de las ineficiencias a las que se enfrenta la empresa privada, al actuar como un mecanismo para disciplinar el comportamiento de los directivos y obligar a éstos, para mantener su situación, a alinearse con el objetivo de maximización de la inversión de los accionistas, lo que mejora la eficiencia económica de la empresa, afecta al valor de cotización de las acciones y beneficia a los accionistas.
La eliminación de la posibilidad de cláusulas estatutarias que limiten los derechos de voto de los accionistas, decidida sólo para las empresas cotizadas -más expuestas a la disciplina del mercado-, pone fin a una práctica que databa de una Ley de 1951, que perseguía proteger a las empresas españolas de posibles adquisiciones foráneas y que hoy, en la época de la globalización y la internacionalización y del mercado único europeo, era necesario adaptar siguiendo la estela de Alemania e Italia, y que las propias empresas estaban desechando (en estos momentos sólo 14 empresas cotizadas mantienen algún tipo de blindaje).
Experiencias de cambios de mayorías accionariales como las de Endesa o la reciente en Aguas de Barcelona, participada mayoritariamente por la compañía francesa Suez, con una presencia accionarial muy significativa de Criteria -entidad controlada por La Caixa-, que se ha comprometido a mantener el arraigo catalán de la compañía, demuestran que las operaciones corporativas no tienen por qué afectar a la localización de la actividad productiva y que incluso pueden acentuar la implicación territorial de los nuevos inversores y ser fuente de ganancias de competitividad y generación de nueva riqueza. Otra cosa es la nacionalidad de los nuevos propietarios, pero ése es otro debate.
El PNV, en su obsesión por atacar al Gobierno vasco liderado por el lehendakari Patxi López, ha tirado de artillería dialéctica pesada y no ha dudado en acusar a los socialistas de poner en riesgo el futuro de empresas vascas tan importantes como Iberdrola o Petronor, perteneciente al grupo Repsol, afirmando que la aprobación de la enmienda antiblindaje suponía un riesgo de deslocalización empresarial de las mismas. Ese discurso del PNV es falso, alarmista e irresponsable.
La defensa de los intereses de la sociedad y las empresas vascas se demuestra trabajando día a día por la normalización política y social de Euskadi, clave del éxito de la gestión del Ejecutivo vasco socialista, y que tanto molesta a los nacionalistas. Es precisamente el logro de un marco institucional estable y competitivo la mejor garantía para el mantenimiento de las sedes sociales de las empresas vascas en Euskadi y el desarrollo económico de nuestro tejido económico. Porque no hay elemento que genere más procesos de deslocalización empresarial y pérdida de riqueza, empleos y bienestar que un marco institucional y político inestable, la pervivencia de fenómenos de violencia terrorista o apuestas políticas soberanistas rupturistas, algo a lo que nos han tenido acostumbrados los pasados gobiernos nacionalistas.
Es fácil usar una retórica incendiaria y alarmista, pero la realidad es tozuda. ¿Quién gobernaba en Euskadi durante el proceso de desvinculación del País Vasco de una empresa tan emblemática y simbólica como el BBVA?¿Cuántas empresas vascas se han deslocalizado en las últimas décadas hacia comunidades autónomas vecinas para escapar de la presión del 'impuesto revolucionario' y la incertidumbre económica y política de los nuevos escenarios que reivindicaba el nacionalismo vasco?
Cada uno debe asumir sus responsabilidades y las consecuencias de sus decisiones y actos. Pero hablemos de presente y futuro. Y la realidad es que el actual Gobierno vasco ha trabajado, trabaja y trabajará para fortalecer la estabilidad del marco institucional en Euskadi y para mejorar el bienestar de los ciudadanos vascos y hacer frente a los problemas reales de la sociedad. Y en primer lugar y con carácter prioritario, para salir de la crisis económica, objetivo principal de las políticas que está llevando a cabo el Ejecutivo vasco.
Nadie duda del compromiso de Iberdrola y Repsol con Euskadi y nadie dudará del interés de sus accionistas y consejos de administración, actuales y futuros, en mantener esa vinculación e incluso aumentarla, si las condiciones económicas y políticas vascas son las óptimas para el desarrollo de su actividad empresarial, la realización de nuevas inversiones y la generación de más empleos, y si los retornos económicos y sociales son los mejores que pueden obtener esas empresas, en un marco de actuación atractivo y competitivo. Es tarea de todos, por responsabilidad, que esto sea así. Y los socialistas vascos trabajamos y trabajaremos denodadamente para que así sea. Que nadie lo ponga en duda.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Hablemos de blindajes

:: JOSÉ IBARROLA

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.