Ikea retira varios postres tras detectar que tienen bacterias

China confisca dos toneladas de tartas después de encontrar "altos niveles de bacterias comúnmente presentes en el tracto intestinal humano"

I. ASENJOMADRID
Imagen del diario sueco www.thelocal.se/
Imagen del diario sueco www.thelocal.se

De primero, albóndigas de carne de caballo y de segundo, tarta de chocolate o caramelo con trazas fecales. Tampoco es un menú para sibaritas pero mientras uno compra los muebles en Ikea puede degustar estos 'suculentos' platos. Y es que las autoridades sanitarias chinas han confiscado dos toneladas de pasteles importados por la famosa empresa desde Suecia después de encontrar "altos niveles de bacterias comúnmente presentes en el tracto intestinal humano", según informa el Shanghai Daily. Eso sí, la empresa asegura que ninguno de los lotes de la partida que pudiera estar afectada por el mismo problema ha llegado a España, por lo que aquí el producto se mantiene a la venta.

El pasado mes de enero llegó al puerto de Shanghai un cargamento con 1800 pasteles de tarta de chocolate fabricado en Suecia. Las autoridades sanitarias procedieron a analizar el dulce y hallaron altos niveles de bacterias. En un principio se pensaron que se trataba del tipo coliforme, que suelen presentarse en las heces humanas y de otros animales de sangre caliente, como caballos. Aparte del riesgo que puedan tener por sí mismas, que varía mucho dependiendo del tipo, desde inocuas a peligrosas (la Escherichia coli del brote de Alemania de 2011 era de estas últimas), son, sobre todo, indicadoras de una falta de control e higiene en la fabricación o distribución de los productos. Puede haber llegado a las tartas de varias maneras: con agua contaminada o con un operario que haya descuidado la higiene. Sin embargo, este extremo ha sido rechazado por la empresa que estudia para averiguar cómo y cuando ha llegado la bactería hasta el producto.

Un portavoz de Ikea entrevistado por el diario sueco The Local asegura que nuestro chocolate nos lo suministra un proveedor de primera calidad. Aunque también era de primera la carne de caballo que fue encontrada hace una semana en las albóndigas de Ikea, vendidas en los establecimientos españoles a un euro la ración. Esta variedad de postres de Ikea la fabrica íntegramente un proveedor sueco, Almondy, con el que la empresa está trabajando para averiguar qué ha pasado. La cadena asegura que los niveles de bacterias detectados son tan bajos que no suponen riesgo para la salud, y que en todo caso ninguno de los lotes de la partida afectada ha llegado a ninguno de sus restaurantes. ¡Puede usted comer tranquilo!.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos