La Justicia condena a Mubarak a cadena perpetua por la muerte de cientos de manifestantes

El tribunal condena al antiguo rais por ordenar la represión policial que se cobró 800 vidas durante las protestas que forzaron su salida

REDACCIÓNMADRID
El exmandatario egipcio ocupa ya su lugar en la sala. / Foto: Afp | Vídeo: Atlas/
El exmandatario egipcio ocupa ya su lugar en la sala. / Foto: Afp | Vídeo: Atlas

Tras diez meses de juicio, Hosni Mubarak, en camilla y con gafas oscuras, ha escuchado impasible la sentencia dictada por el Tribunal Penal de El Cairo que le condena a cadena perpetua por su complicidad en la represión que se cobró más de 800 vidas durante las protestas que acabaron con su derrocamiento. Mubarak, que se encontraba antes de la sentencia en detención preventiva en un hospital militar, ha sido trasladado inmediatamente después del fallo al ala médica de la prisión de Tora, en la periferia de la capital cariota, para cumplir su condena. A su entrada al penal, el exmandatario ha sufrido una crisis cardíaca, de la que está siendo atendido.

El presidente del tribunal, Ahmed Rifaat, ha comunicado además la pena de cadena perpetua por los mismos delitos para el exministro de Interior Habib el-Adli mientras que ha absuelto a seis de sus ayudantes al no haber pruebas fehacientes de su implicación. El tribunal sin embargo no ha condenado a los dos hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, juzgados al mismo tiempo por corrupción, al considerar que los hechos prescribieron. Alaa y Gamal Mubarak, vestidos con el traje blanco de los prisioneros, tenían semblante serio y los ojos marcados por las ojeras. A los dos se les humedecieron los ojos tras la lectura del veredicto. Sin embargo, se enfrentan a otro juicio, que debería abrirse próximamente, por un caso de corrupción bursátil.

Rifaat ha asegurado haber tomado su decisión con "la conciencia tranquila". También ha tenido palabras muy duras para la situación de Egipto durante los treinta años de reino de Mubarak, al hacer referencia a la pobreza de la población. También ha rendido homenaje a los manifestantes que se sublevaron contra el régimen a principios del año pasado. "Se dirigían hacia la plaza Tahrir pacíficos, sólo pedían justicia, libertad, democracia", ha sentenciado.

Tras el fallo del tribunal y según ha mostrado la emisión en directo del juicio, varias personas presentes en la sala se han enzarzado en una pelea que las fuerzas de seguridad han logrado detener. A las puertas del tribunal, las escenas se han repetido: centenares de detractores del expresidente se enfrentaron a pedradas a la Policía tras la lectura de la sentencia. "¡Ejecución para el hijo de perra!" o "Treinta años de tortura y de asesinato de la juventud, el caído debe ser ejecutado", han sido algunos de los gritos proferidos contra el antiguo rais.

Su sucesor

El llamado 'juicio del siglo' llega a su fin en plenas elecciones para designar al sucesor del presidente caída, en unos comicios pluralistas que contrastan con las votaciones jugadas de antemano que permitieron al exrais mantenerse en el poder durante tres décadas. En la segunda vuelta, los 16 y 17 de junio, se enfrentarán Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulmanes, al último primer ministro de Mubarak, Ahmed Shafiq.

Antiguo jefe del Ejército del aire egipcio y luego vicepresidente de Anuar al Sadat, Mubarak tomó las riendas del país más poblado del mundo árabe -82 millones de habitantes, tras el asesinato de Sadat en 1981. Su estado de salud ha sido objeto de numerosas especulaciones: sufriría de problemas cardiacos pero el ministerio de Sanidad desmintió que sufriera cáncer, a diferencia de lo que aseguró su abogado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos