El Correo Digital
Jueves, 2 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 25 || Mañana 12 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La muerte de Jesús del Pozo

anuario 2011 | moda

La muerte de Jesús del Pozo

Un enfisema pulmonar acabó en agosto con la vida de uno de los grandes diseñadores españoles

03.01.12 - 19:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La muerte de Jesús del Pozo
El diseñador Jesús del Pozo. / Foto: Archivo | Vídeo: Rosario González / Virginia Carrasco
El mundo de la moda española perdió en 2011 a uno de sus grandes nombres. El que fuera el primer presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) y el primer diseñador en recibir la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes, el madrileño Jesús del Pozo, falleció el sábado 13 de agosto en el Hospital de La Paz de Madrid, a los 65 años, tras sufrir un empeoramiento de un enfisema pulmonar, enfermedad con la que venía luchando en los últimos años y que, por recomendación médica, le mantenía desde hacía tiempo apartado de la esfera pública.
Consciente de su enfermedad, su frágil aspecto ya había hecho saltar todas las alarmas, Jesús del Pozo (Madrid, 1946) había ido preparando minuciosamente durante los últimos años a su equipo para que su marca no desapareciera con él. Y así ha sido. La última edición de Cibeles Madrid Fashion Week, pasarela que Jesús del Pozo tuvo el honor de inaugurar en su primera edición en 1985, acogió el 16 de septiembre la presentación de su colección póstuma para la próxima Primavera-Verano 2012. 'New classics' es el título de la colección, inspirada en los años setenta, bajo el cual las modelos presentaron unas prendas de aires neoyorquinos en un desfile muy emotivo.
Respetando la voluntad de la familia, el modisto fue despedido en la intimidad dos días después de su muerte por sus familiares y amigos más cercanos en el tanatorio de Alcobendas de Madrid. La misa funeral sí congregó el 7 de octubre en Madrid a muchos rostros conocidos, entre ellos el de la Infanta Cristina, quien tenía a Jesús del Pozo como uno de sus diseñadores de cabecera, y el de la cantante Ana Belén, musa del modisto desaparecido. Modesto Lomba, Elena Benarroch, Roberto Torreta y David Delfín, entre otros, fueron algunos de los compañeros de profesión que también acudieron a dar el último adiós a uno de los grandes maestros de la moda española.
Dedicado en cuerpo y alma a la moda durante 37 años, Del Pozo abrió su primera tienda, de ropa masculina, en el año 1974, en la madrileña calle Almirante. Presentó su primera colección en París, en 1976 y, no fue hasta cuatro años más tarde cuando vio la luz su primera colección de 'prêt-a-pòrter' para mujer. Desde entonces, el modisto madrileño, impulsor de la Asociación de Creadores de Moda Española (ACME), que presidió hasta el año 2000 y de la que, a su muerte, era su secretario, ha permanecido fiel a la pasarela madrileña. "Yo he sido empresario por pura necesidad", sostenía. "En unos años me veo en mi taller, haciendo solo lo que me gusta, dejando de lado la parte más burocrática de la empresa, la que arrastro con más dificultad".
Siempre preocupado por mejorar y profesionalizar el sector de la moda en España, en 2003 creó la Fundación que lleva su nombre. Tras el fallecimiento del creador, su legado seguirá vivo también a través de su fundación que, desde 2004, se encarga de gestionar y transmitir su herencia, en forma de concocimiento, a jóvenes profesionales del sector.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Amaya Arzuaga: «Del Pozo se inspiraba en Balenciaga y la escuela japonesa». / Vídeo: Rosario González / Virginia Carrasco
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.