Miércoles, 21 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

DEPORTES

CICLISMO
Fernández de Larrea reina en el sprint
El alavés del Euskaltel bate con enorme autoridad a los grandes velocistas del pelotón en la última etapa de la Tirreno-Adriático
Fernández de Larrea reina en el sprint
EXULTANTE. Fernández de Larrea dedicó el triunfo en la Tirreno a su madre. / EFE
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
CLASIFICACIONES
Ultima etapa:

1. Koldo Fernández (Euskaltel), 4h.38.43

2. Stuart O'Grady (CSC), m.t

3. Gabriele Balducci (Sapone), m.t

4. Maximiliano Richeze (Panaria), m.t

5. Allan Davis (Discovery), m.t

6. Danilo Napolitano (Lampre), m.t

7. Robbie McEwen (Predictor), m.t

8. David Kopp (Gerolsteiner), m.t

9. Rene Haselbacher (Astana), m.t

10. Thor Hushovd (Credit), m.t

General:

1. Andreas Klöden (Astana), 28h.31.26

2. Kim Kirchen (T-Mobile), a 4

3. Alexandre Vinokourov (Astana), a 13

4. Stefan Schumacher (Gerolsteiner), a 23

5. Janez Brajkovic (Discovery), a 31

6. Jens Voigt (CSC), a 34

Publicidad

Ni Robbie McEwen, ni Thor Hushov, ni Stuart O'Grady. Todos ellos fueron superados por la fortaleza de un maillot naranja. La última etapa de la Tirreno-Adriático, el ensayo general de los velocistas para la Milán-San Remo del sábado, se la llevó Koldo Fernández de Larrea, un sprinter alavés que dio al Euskaltel-Euskadi un triunfo de muchos kilates. Desde la fundación del equipo vasco, y salvo las victorias de Asier Guenetxea en vueltas menores, nunca un corredor de Miguel Madariaga había logrado ganar un sprint masivo en una prueba de primera fila. Y tuvo que llegar en Italia, la cuna de los velocistas, y en una de las competiciones más queridas por ellos -ganada al final por Klonen-.

San Bennedetto del Tronto ya tiene un hueco en la historia del Euskaltel Euskadi. Fernández de Larrea, que desde su debut había apuntado sus maneras de hombre rápido, confirmó las buenas sensaciones emitidas en la Vuelta a Andalucía, donde fue tercero en un sprint tras Boonen y Petacchi, y segundo en otro tras Freire. Ayer abrió su palmarés de la mejor forma posible, al batir a la mayor parte de los grandes velocistas mundiales.

Y lo hizo demostrando que ha mejorado en una de las facetas determinantes en una llegada masiva, la colocación. Larrea se situó a rueda de O'Grady y Hushovd y esperó a los últimos 200 metros para lanzarse hacia la meta. Se abrió paso entre el australiano y Gabriele Balducci y, con un poderío sorprendente, dejó a su rueda a sus enemigos. No es de extrañar su alegría y la del resto del equipo, al que se le abre una nueva posibilidad de triunfos que ocupaba un papel secundario en los planes del Euskaltel Euskadi: las llegadas masivas.

Para el director del equipo, la victoria de ayer es «es tremendamente importante. Nos da confianza y mucha moral para seguir trabajando», afirmó Jon Odriozola, quien destacó que «las 'volatas' de la Tirreno son las más duras y espectaculares detrás de las del Giro y la Milán-San Remo, la nómina de velocistas era de lujo y Koldo les ha ganado con autoridad».

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS