Sábado, 10 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

DEPORTES

CICLISMO
Los ocho caídos
El magistrado recuerda la «falta de juego limpio» y de legislación antidopaje, mientras que los afectados pedirán daños y perjuicios
Los ocho caídos
Manolo Saiz.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El auto que será notificado desde el Juzgado de instrucción número 1 de Madrid se centra en un término: «Peligro». Y no lo ve en las prácticas de Eufemiano Fuentes y del hematólogo Merino Batres. El hecho de que el ciclista recibiera su propia sangre «minimiza» los riesgos. Además, habla de «control médico» en todo el proceso.

El juez recuerda que en 2006 «no existía una norma que penalizara las conductas relacionadas con el dopaje en sí mismo considerado». Y que la nueva ley, aprobada recientemente, «no tiene carácter retroactivo». Eso sí, el instructor subraya la «falta de juego limpio», que va, en su opinión, «más allá del simple respeto a las reglas: abarca los conceptos de amistad, de respeto al adversario y de espíritu deportivo». Esto es, aplica a los encausados una reprimenda moral, pero no penal. No puede.

De Eufemiano Fuentes, el juez dice que tenía muestras de sangre en dos pisos, «perfectamente controladas por él mismo (...), para resolver problemas médicos de algunos deportistas a los que trataba». Sobre las dosis de 'Synacthen' halladas en su poder, las relaciona con el asma que padece el médico canario. De Merino Batres, colaborador de Fuentes, el magistrado asegura que su labor se centraba en las extracciones sanguíneas. «Y nunca ha permitido que se causara ningún tipo de lesión o perjuicio a los pacientes».

A otro de los encausados, el ex director del Comunidad Valenciana José Ignacio Labarta, le exculpa de la posesión de 'Actovegyn', otro dopante. Ese fármaco, según el juez, estaba dirigido a Fuentes. Al ex ciclista Alberto León se le considera encargado de «limpiar» el piso que el médico canario tiene en la calle Alonso Cano de Madrid. También «hacía recados». De Yolanda Fuentes, destaca que nunca uno de sus corredores ha dado positivo. De Alfredo Córdova, médico el Liberty, asegura que se dedicaba a la nutrición de los corredores.

60.000 euros

Quedan Manolo Saiz y Vicente Belda. En el auto se describen los 60.000 euros que portaba en distintas monedas el director cántabro cuando fue detenido, pero se descarta que estuvieran destinados al pago por productos dopantes, ya que nunca dio ese dinero a Fuentes o Merino. Sobre Belda, el juez apenas habla. Simplemente subraya que el director alicantino ofreció voluntariamente la sangre de sus corredores para que les hicieran cualquier tipo de control.

Ahora, según fuentes consultadas por este periódico, los afectados «se frotan las manos». Ya preparan millonarias demandas por daños y perjuicios.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS