Miércoles, 11 de octubre de 2006
Registro Hemeroteca

en

DEPORTES

CICLISMO
Iban Mayo se despide del Euskaltel
El ciclista, que correrá las dos próximas temporadas en Saunier Duval, comunicó ayer a Madariaga que rechaza su última oferta y deja el club «Me ha dicho que no acepta el cógido ético del equipo», asegura el mánager
Iban Mayo se despide del Euskaltel
OTROS TIEMPOS. Madariaga despide cariñosamente a Mayo al marchar a la Vuelta. / FERNANDO GÓMEZ
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Iban Mayo comunicó ayer oficialmente a Euskaltel-Euskadi que la próxima temporada no vestirá ya los colores naranjas de su formación. El ciclista de Igorre mantuvo a las 18.25 horas una conversación telefónica con el mánager general, Miguel Madariaga, y le transmitió su decisión final de rechazar la última oferta que le trasladó el dirigente del club. Icono de la afición vasca durante los seis años que ha permanecido en Euskaltel, Mayo correrá las dos próximas temporadas en Saunier Duval, escuadra con la que, como ya adelantó EL CORREO el pasado 1 de octubre, se ha comprometido verbalmente.

La publicación de su marcha en las páginas de este periódico cogió a contrapié tanto al corredor vizcaíno como a Josean Fernández Matxin, director del conjunto cántabro, ya que ambos pretendían mantener en secreto el pacto verbal que habían alcanzado, de forma que éste sólo saliera a la luz una vez que el ciclista formalizara su marcha del Euskaltel. Sin embargo, el contratiempo obligó a ambos a desmentir la información, aunque quizá la premura con que lo hicieron les hizo caer involuntariamente en varias contradiciones. Matxin, por ejemplo, aseguró el mismo 1 de octubre en declaraciones a varios medios de comunicación, que no había hablado «de nada» con Mayo, aunque sí admitió que era un profesional interesante con el que le gustaría contar. El ciclista, por el contrario, desveló que el 30 de septiembre -es decir un día antes- el técnico de Saunier le telefoneó, aunque no pudo mantener una conversación prolongada porque se encontraba en San Mamés presenciando el encuentro que enfrentó al Athletic con el Barcelona y el ruido ambiental se lo impedía.

Fue entonces cuando el corredor de Igorre decidió aproximarse al Euskaltel con una contraoferta que el propio Mayo consideró «a la baja» y que Madariaga calificó de «bastante fuerte». Según ha podido saber este periódico en el seno del equipo naranja se interpretó el acercamiento como un intento de «ganar tiempo» y de transmitir, sobre todo a la afición, que Mayo quería quedarse en el conjunto vasco, cuando «ya se daba por hecho su compromiso con Saunier Duval». Si Euskaltel acogió con cierta desgana la contraoferta, en el cuadro dirigido por Matxin se llegó incluso a pensar que el ciclista pudiera dar marcha atrás. No ha sido así.

Madariaga asumió entonces su papel de mánager. Respondió a la contraoferta de Mayo con una nueva proposición que el ciclista debía de haber visto con buenos ojos, pues se acercaba a lo que «más o menos pedía él». Pero lo que no esperaba el corredor de Igorre es que, junto a las cantidades económicas, el mánager general le presentara un documento que incluía un código ético. Éste recogía una serie de normas de comportamiento que el corredor debería firmar para seguir. Entre las obligaciones que Mayo tendría que haber asumido estaba la de comprometerse a seguir los consejos del equipo médico del cuadro naranja y en ningún caso de profesionales ajenos a Euskaltel. «Me ha llamado y me ha dicho que no acepta el código ético y que rechaza la oferta», señaló Madariaga a este periódico.

Precisamente, en declaraciones a 'Efe', Mayo admitió que este nuevo reglamento ha sido uno de los motivos, quizá el principal de todos ellos, para no aceptar la última oferta que el Euskaltel le puso el lunes encima de la mesa. «Hubo un código interno que se sacó y querían que yo aceptara una serie de normas de conducta de equipo y de sanciones que no me parecían lógicas», reconoció el ciclista, apenado, dijo, por abandonar «el equipo de casa». «Que sepan que las circunstancias se han torcido no porque yo no haya querido quedarme», apuntó.

Mayo llegará al Saunier acompañado de Iker Camaño, que ha firmado por los cántabros también por dos temporadas.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo