El Correo Digital
Jueves, 24 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo

Montes de Izki (Álava)

La excursión hasta este capricho natural desde Apellaniz permite visitar las cimas de San Kristobal y San Justi
03.08.12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
San Kristobal (1.057 m.), San Justi (1.028 m.) y Peña del arco (998 m.)
San Kristobal (1.057 m.), San Justi (1.028 m.) y Peña del arco (998 m.)
La antigua entrada a una cueva da nombre a la Peña del Arco./ Casimiro Añibarro
Los rasos de Arboro, en el extremo norte de los Montes de Izki y en el corazón del Parque Natural del mismo nombre, se encuentra delimitada por las cumbres de San Kristobal, al este, y San Justi, al oeste. Esta meseta hace que unir ambas cotas sea poco más que un paseo, extensible hasta la Peña del Arco, modesta cima también conocida con el nombre de Baltzarra y popularizada sin embargo por el ojo natural que se esconde entre las hayas. En realidad, el arco es lo que queda de una antigua cueva cuya roca caliza ha sufrido los efectos de la erosión.
Los accesos más sencillos a Arboro son el remoto Arlucea, desde el oeste, y Apellaniz, por el este, en el más accesible valle de Arraia. Desde este último pueblo hay que dirigirse hacia el el oeste y dejar atrás las casas siguiendo las balizas de la senda El Cartero. El agradable camino remonta entre castaños el barranco de Karrantan hasta la vieja presa y la fuente del mismo nombre (0h.12'). Continuamos por la barrancada, que se encajona entre los montes San Kristobal e Ipurtika y ofrece la peñas de Atxartea, donde existe una pequeña escuela de escalada.
Un último repecho nos sitúa en el collado de El Raso (0h.26'). Aquí tenemos dos opciones. Siempre en componente oeste, podemos continuar por la senda El Cartero (dcha), que discurre por lo alto de los rasos, o seguir la de Txarabitana (izd) que los atraviesa por su parte más baja, pasando cerca de la cueva y el barranco de Las Señoritas, caracterizado por sus curiosas formaciones rocosas. Como el objetivo es enlazar las cumbres, elegimos la primera opción, que llanea hasta el desvío a San Kristobal (dcha) y alcanza su cumbre (0h.50') tras una breve paseo por el altiplano.
De vuelta al cruce, continuamos de frente (O), pegados al borde del precipicio. Más adelante, abandonamos la senda El Cartero para coger el enlace a la senda Txarabitana. El camino desemboca en la pistaque lleva a Arlucea y que debemos abandonar justo cuando empieza a descender para seguir el cordal (dcha) hastalos buzones de San Justi, cuya cumbre apenas se destaca en la planicie (1h.35').
De vuelta a la pista, descendemos en dirección a Arlucea hasta un poste de señales que nos marca la dirección a la Peña del Arco (SE). La senda, a tramos fácil de perder entre el monte bajo, acaba desembocando en un espléndido hayedo en el que descubrimos el arco natural que le da nombre (2h.00').
Iniciamos ya el retorno a Apellaniz, que realizaremos por la senda Txarabitana. Para ello desandamos nuestros pasos hasta el último poste de señales y, por camino balizado, descendemos hacia el paraje que da nombre a la senda. El agradable paseo no ofrece problemas y nos permitirá pasar muy cerca, e incluso visitar, la cueva Las Señoritas, según la leyenda morada de dos mujeres enfermas de peste que sobrevivieron gracias a la caridad de los vecinos, que les llevaban comida.
El sendero continúa hasta el collado de El Raso y, ya por terreno conocido, desciende el barranco de Karrantan antes de llegar a Apellaniz (3h.20').
En Tuenti
canal

Horarios de programas y películas de todas las cadenas

Guía TV

canal

Sudoku. Cada día una tabla con diferente dificultad

Pasatiempos

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.