El Correo Digital
Miércoles, 23 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo

Parque Natural de Aralar (Guipúzcoa)

Sarastarri, Agaotz y Leitzadi son tres cimas enclavadas en el extremo occidental de Aralar, sobre el embalse de Lareo
03.08.12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Sarastarri (996 m.), Agaotz (974 m.) y Leitzadi (921 M.)
Sarastarri (996 m.), Agaotz (974 m.) y Leitzadi (921 M.)
Los montes de Jentilbaratza, Leitzadi, Agautz y Sarastarri destacan sobre el arbolado en la comba del embalse de Lareo, en el extremo occidental de Aralar. Allí, la sierra se hunde en el espectacular valle de Ataun. Estamos en la Guipúzcoa profunda. Estas tres cimas, cortadas a pico en su cara norte, permiten el recorrido de una zona solitaria y poco visitada del parque.
Salimos del puerto de Urkillaga (513 m.), el alto que separa los pueblos de Ataun y Aia. Una pista bacheada se dirige hacia el embalse de Lareo. La seguimos hasta un refugio. Aparcamiento (658 m). Ya a pie, continuamos la pista hasta una fuente (0h.12'). Unos metros más arriba, en una curva, un camino (izquierda) remonta la ladera por un hayedo bastante despejado. De rellano en rellano (son unas antiguas carboneras), el sendero, unas veces claro y otras casi borrado, permite ganar poco a poco altura hasta salir del bosque.
Llegamos a terreno abierto. Podemos encontrarnos vacas y caballos en esta zona. Los caminos de los animales, sin embargo, facilitan subir por prado hasta el llamado collado de Agaotz. Vemos las tres cimas mencionadas. A la izquierda, Leitzadi. En el centro Agaotz, herboso y venteado, y a la derecha, rocoso y protegido por el hayedo, Sarastarri.
Caminamos hacia Leitzadi. El prado, de nuevo, facilita la marcha sobremanera. Entramos en el roquedo salpicado de hayas. La cima cuelga sobre el vacío (0h.52'). Vemos los restos de un vértice. Buenas vistas por el norte. Vuelta al collado (1h.05'). Ahora hay que remontar la cuesta herbosa y fácil de Agaozkolepoa hasta pisar la despejada cima de Agaotz o Muñoamendi (1h.15'). Buzón y letrero. Txindoki, lejano, a la derecha, es el totem de Aralar.
Suave descenso por prado. Superamos los muros del cercado de Erremedioko Belarsoroa y subimos a la cresta. Abetos. Un sendero muy pisado (derecha) se interna en esta zona en el lapiaz de Sarastarri. Marcas e hitos nos guiarán entre las hayas hasta la cima (1h.40'). Hay que tener mucha precaución al llegar a este punto. Es afilada y cuelga sobre el precipicio, con el buzón del Aitzgorri de Beasain en el borde. El muro de Aralar cierra el horizonte por el noreste.
Lago de 30 metros
Buscamos la cueva. Para ello bajamos hacia Lareo (marcas GR), en dirección sureste. Cuesta localizar la cavidad (X571508 Y4759523). La entrada es estrecha y pendiente. En invierno acumula nieve y las posibilidades de encontrarla decaen. En su interior, oscuro, húmedo y frío, hay un lago de treinta metros de largo y otros tres de profundidad. Cuentan que el arqueólogo Aita Barandiaran (1889-1191), que nació precisamente en la localidad guipuzcoana de Ataun, cruzó el charco a nado con una vela en la mano. No encontró nada al otro lado. También aseguran que los pastores usaban el agua en los veranos más secos.
Volvemos a aire libre. El sendero nos lleva sin dificultad hasta la pista que bordea el embalse de Lareo (2h.20'). Es un profundo y oscuro estanque en medio del bosque. La pista (leteros/derecha) nos llevará de vuelta hasta el el coche (3h.15').
En Tuenti
canal

Horarios de programas y películas de todas las cadenas

Guía TV

canal

Sudoku. Cada día una tabla con diferente dificultad

Pasatiempos

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.