El Correo Digital
Miércoles, 1 octubre 2014
llovizna
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 24 |
más información sobre el tiempo

El vigía de Ramales

El San Vicente (947 m.) es un espectacular pico que se eleva imponente sobre la localidad cántabra de Ramales
Esta colosal peña que roza los mil metros de altitud ofrece un perfil más propio de otras latitudes que le convierte en una de las cimas más escarpadas de Cantabria
05.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
San Vicente (957 M)
Los caprichos del terreno calizo tienen en la localidad cántabra de Ramales un claro y espectacular exponente: el Pico San Vicente. Límite oriental de la sierra de Hornijo. Esta colosal peña que roza los mil metros de altitud ofrece un perfil más propio de otras latitudes que le convierte en una de las cimas más escarpadas de la provincia vecina. Aparentemente inaccesible por las caras que muestra a la localidad limítrofe con Vizcaya, su ascensión por la vía normal ­no exenta de dificultad­ abre su puerta a montañeros sin experiencia en escalada. Discurre por la vertiente sur, menos bella pero más accesible.

La marcha comienza en Rozas, un pequeño y remoto barrio del Valle de Soba, en los límites orientales de Cantabria con Vizcaya. Sólo accesible en vehículo particular, la ruta llega hasta Ramales, donde nos adentramos en el valle por la carretera que remonta paralela al río Gándara hasta encontrar, a la derecha, el desvío que nos indica los núcleos de Incedo y Rozas.

La plaza de la iglesia, donde además se puede llenar la cantimplora, es el mejor lugar para aparcar el coche en Rozas, prácticamente dedicado en su integridad a la explotación ganadera. Allí cogeremos una callejuela a la izquierda del templo y seguiremos entre casas hasta salir del pueblo. Pronto llegaremos una bifurcación (0h.15') en donde continuaremos, a la derecha, por la pista principal. Este tramo de aproximación al San Vicente no ofrece pérdida, siempre con la peña bien visible al norte. La siguiente referencia es la ermita de Nuestra Señora del Rosario, antes de llegar a Manzanedo (0h.35'), último núcleo habitado de la marcha.

Lapiaz abrupto

Cruzamos el barrio y tras la última casa torcemos a la izquierda para coger el sendero, al principio entre muros, que nos enfrenta con las primeras lomas del San Vicente. En caso de duda unas flechas pintadas nos evitan pérdidas (NNE). La senda gana altura por terreno cada vez menos herboso, mientras el terreno calizo es cada vez más frecuente. Esporádicos cairns y más regulares marcas de pintura nos señalan el camino hasta el inicio de la pedriza, que remontamos hasta el pie mismo de la mole rocosa (1h.10').

Comienzan las dificultades, mientras el planear de los buitres se observa cada vez más cercano. Siguiendo las marcas rojas, remontamos por el lapiaz hacia la derecha (E) por un tramo en el que es necesario ayudarnos con las manos. Superada esta dificultad inicial, llegamos a un collado con varias hoyadas (1h.25') que debemos rodear, antes de enfilar por la derecha hacia la cumbre (E) por el abrupto pero accesible cordal cimero.

La cumbre (1h.40') tiene un viejo buzón que data de 1967 con la inscripción Fiesta de la amistad vizcaína-montañesa y ofrece espectaculares vistas de los montes de la comarca del Asón y de Ramales. Destaca la imponente caída hasta el río Gándara (E), un desplome de casi 900 metros que le otorga su característico y escarpado perfil desde Ramales y que, en compañía de Peña Busta ­justo enfrente­, forma la foz que da salida al Valle de Soba.

Tras disfrutar del paisaje y de la cercana compañía de los buitres, a la vista de lo intrincado del terreno lo mejor es desandar el camino que hemos utilizado para la ascensión. Destrepamos con cuidado los tramos más comprometidos y, una vez fuera del lapiaz (2h.15'), completamos el paseo de retorno hasta Rozas (3h.15').

Datos de interés

Cima:
Pico o peña San Vicente (957 metros). Puntuable para el Concurso de los Cien Montes.

Situación:
El San Vicente cierra por el Este el espectacular macizo calizo del Hornijo, en la Cantabria oriental. Le caracterizan los encinares de sus laderas y un importante colonia de buitres.

Dificultad:
Alta. Para montañeros experimentados. El abrupto lapiaz cimero exige atención y varias trepadas. Es fácil perderse si no se siguen con atención las marcas. Con mal tiempo ni intentarlo.

Comunicaciones:
Los remoto del punto de inicio de la ascensión, en barrio de Rozas, en el valle de Soba, hace obligatorio el uso del coche particular. Se puede llegar por Karrantza y Lanestosa o por la A-8 hasta Colindres, Ampuero y Ramales, la ruta más rápida.

Servicios:
Todos los servicios en Ramales. Varios restaurantes en Lanestosa.

Cartografía:
Mapa B-5 de Javier Malo.



Mapa

San Vicente (957 M)


En Tuenti
canal

Horarios de programas y películas de todas las cadenas

Guía TV

canal

Sudoku. Cada día una tabla con diferente dificultad

Pasatiempos

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.