El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 19 || Mañana 13 / 22 |
más información sobre el tiempo

planes

El museo vitoriano te invita a conocer la historia de las guerrras
05.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Museo de Armas (Vitoria). ¡A la carga!
Napoleón, que además de grandes batallas dejó para la historia importantes reflexiones, lo tenía claro: «A la mayor parte de los que no quieren ser oprimidos no les disgustaría ser opresores». Idéntica intuición debió albergar el cerebro del hombre desde que el mundo es mundo, por eso a la hora de armarse ni siquiera nuestros más prehistóricos ancestros olvidaron que, puestos a inventar este tipo de útiles, mejor concebirlos para la defensa y el ataque, por si el día que entraran en la cueva del vecino a pedir un poco de sal para condimentar el mamut resultaba menos hospitalario de lo deseado.
El Museo de Armería reúne, precisamente, elementos ofensivos y defensivos utilizados desde la Prehistoria hasta principios del siglo XX deteniéndose, entre otras épocas, en la romana, el Medievo o el Renacimiento y visitando exóticos lugares como África u Oriente, del que destacan las armaduras samurai. Puntas de sílex, lanzas, arcabuces, cañones o pistolas comparten vitrina con ballestas, puñales o espadas. El paraíso terrenal para Conan ‘El Bárbaro’.
Todas ordenadas cronológicamente, sin perder de vista su evolución que es también la del ingenio humano, perfeccionado por siglos de lucha cuyos resultados admirará el visitante con la tranquilidad que otorga el tiempo de paz. Félix Alfaro Fournier fue el impulsor de la muestra, a la que donó una colección propia. Nuevas adquisiciones la engordaron después, piezas llegadas de diferentes países o conseguidas en excavaciones arqueológicas cercanas. Así redondeó su panza el museo, que lucía ya curva feliz al incorporar elementos producidos por la armería vasca, destacable entre los siglos XIX y principios del XX.
Fuga precipitada
Pero si existe una zona peculiar es la dedicada a la Guerra de la Independencia contra las tropas del reflexivo Napoleón, que para gobernar España había enviado a su hermano José acompañado del elemento disuasorio más reconocido, el ejército. Objetos abandonados con las prisas tras perder en 1813 la Batalla de Vitoria -una de las cruciales antes de enviar a los franceses de vuelta al otro lado de Pirineos- descansan de sus sueños de grandeza en esta sala. ¿Dónde detenerse? En las mantillas y pistoleras de Pepe Botella y el mariscal Jourdan. La pistola regalo del almirante Wellington –al frente de las tropas anglo-hispano-portuguesas– al general Álava, vitoriano junto al que entró en la recién liberada ciudad para protegerla del saqueo.
El fajín y sable usado por este último en la contienda. La colección de fusiles pertenecientes a las filas napoleónicas. O la maqueta que representa el movimiento de tropas previo a la cita bélica, después de la que el emperador podría haber soltado otra de sus célebres frases: «Con audacia se puede intentar todo, más no conseguirlo».

En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.