El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 8 / 12 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo

PLANES

Paseo por los escenarios reales e inventados de las novelas de Ramiro Pinilla
11.06.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ruta literaria. Getxo en la imaginación
Getxo con otra mirada. La de Ramiro Pinilla. Porque en su obra literaria, la villa vizcaína lo es todo: es el centro del universo, de la vida, del mundo. Uno de los mejores conocedores de su obra, el historiador Gustavo Iduriaga, con la colaboración de la periodista getxotarra Lucía Martínez Odriozola, nos ofrecen un paseo por la imaginación del escritor. Son las ‘Rutas literarias por Verdes Valles’, un recorrido por el paisaje literario recogido en ‘Las ciegas hormigas’ o la trilogía ‘Verdes valles, colinas rojas’.
La visita parte a las 10.30 horas desde el batzoki de San Nicolás de Algorta, donde se realiza una pequeña presentación del recorrido. De ahí, directos a la antigua librería Antares. Hoy en día es una pequeña tienda de licores, pero en la novela ‘Sólo un muerto más’ aparece como la librería Beltza, propiedad de Sancho Bordaberri, un escritor amante del género policíaco, que no logra alcanzar el éxito literario. Tal es su fracaso como autor que acaba tirando sus novelas en la playa de Arrigunaga.
Así llegamos a La Cadena, la actual calle Sarrikobaso. En ‘Verdes valles, colinas rojas’ es donde Asier espera a la «señorita Mercedes». Pinilla cuenta en su libro que aquí había una cadena para que las aldeanas ataran sus burros y sus mulas antes de entrar en Algorta. Además, en un pequeño callejón cercano se sitúa la casa del padre de Mercedes. En este punto, te empaparás de algunas nociones básicas características de su obra literaria: el concepto de ‘Mundo Cerrado’, su mundo es Getxo y en él se centran casi todas sus novelas desde hace más de medio siglo, o la ‘Novela Infinita’, nunca acaba porque los personajes vuelven a aparecer en sus obras y sino, son sus hijos o familiares quienes lo hacen.
El palacio de Ella
El siguiente alto en el camino es el Cruce de Venancios, el «Cruce de Laparkobaso» en la trilogía. En este punto, el autor sitúa el hogar de dos de los personajes clave de sus novelas: la mansión Onaindia, donde vive Cristina la marquesa, y el palacio árabe de Ella. Eso sí, da rienda suelta a tu imaginación porque ambos edificios son ficticios, nunca existieron.
Enfilamos hacia el actual barrio de Andra Mari. Pinilla se refiere a él como el «Barrio de San Baskardo», porque en un pinar cercano habitaban los «Baskardos de Sugarkea», unos seres que, aunque convivían con las gentes del siglo XX, seguían un modo de vida prehistórico y eran contrarios a cualquier tipo de invención tecnológica. Aquí se ubica la Casa Blasa, donde Pinilla sitúa una oficina de seguros que monta el hijo de Ella.
Subimos a La Venta, lugar de reuniones en sus novelas y a la Iglesia de Andra Mari o «de San Baskardo». Muy cerquita está la Ermita del Ángel, que sí que existe pero Pinilla ficciona sobre ella todo lo que quiere. En ‘Verdes valles, colinas rojas’ cuenta que se construyó porque allí a una mujer embarazada y en pecado se le apareció un ángel con la cara del hijo que estaba gestando.
La playa de Arrigunaga
Ponemos rumbo a La Galea. En ‘Las ciegas hormigas’ aparecen el cementerio y el molino de Aixerrota, por donde bajamos para dirigirnos al escenario más importante de sus libros y unos de sus rincones preferidos: la playa de Arrigunaga. En el caserío Arrune, del que hoy en día sólo queda una higuera, pasó los veranos de su niñez hasta que cumplió 13 años. Arrigunaga es un lugar muy especial para el escritor – en más de una ocasión ha expresado que allí conoció la libertad-, por eso no es de extrañar que en sus libros suceda de todo en este escenario: desde que aquí nace el universo hasta que se inventa el fútbol y se hace el amor en sus aguas.
Después, subimos hasta el Cruce de Cuatro Caminos, donde Pinilla ubica la casa de Pepita en ‘Las ciegas hormigas’ y la escuela del maestro Don Daniel en la trilogía. La ruta continúa por el Puerto Viejo, de donde salen algunos personajes como Koldobike, la secretaria de la librería Beltza. Siguiendo la «Avenida Larragoiti» (en la realidad es Basagoiti), la última parada es el Galeón. En la trilogía, es un palacio a donde Ella se traslada a vivir en 1919.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.