El Correo Digital
Jueves, 24 abril 2014
chubascos
Hoy 8 / 17 || Mañana 6 / 16 |
más información sobre el tiempo

planes | visitas al atunero 'agurtza'

Aprovechamos las visitas guiadas al atunero varado en Santurtzi para aprender algo de pesca
22.07.11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Atunero 'Agurtza' (Santurtzi). Marineros en tierra firme
Durante siglos y siglos, parte de la riqueza de Bizkaia no sólo se encontraba tierra adentro. A varias millas de la costa, estaba el sustento de familias enteras. El atunero 'Agurtza' en Santurtzi, reconvertido en Centro de Interpretación de la Pesca, nos enseña cómo era la vida a bordo de un auténtico pesquero de mediados del siglo XX. El barco ha estado faenando hasta principios de siglo y ahora se ha restaurado y acondicionado para que los visitantes puedan conocer cómo era el arte de la pesca y la vida de los arrantzales en alta mar. Construido en los Astilleros Murelaga de Lekeitio, este modelo genuino de las embarcaciones de bajura de nuestro litoral, faenó durante veinte años en el Cantábrico. ¡Cuántas toneladas de bonitos, verdeles, chicharros, besugos o sardinas...!
Nuestra primera parada está destinada a conocer las partes propias del barco a través del primer panel explicativo. De puntal tiene 3,30 metros, de eslora, 24,5 y de manga, 6,72. También la marca, modelo de motor y matrícula, que como las de los coches, cada número y letra tiene su significado. 3ª (el primer número, establece a qué se dedica el barco. En este caso, buque destinado a la captura y extracción de pescados y otros recursos submarinos); BI (la provincia marítima a la que pertenece: Bilbao), 1 (el distrito al que pertenece dentro de la provincia marítima. Se cuenta desde el este hacia el oeste y a Lekeitio, de donde procede el atunero, le corresponde el 1), 29 (número de folios en el que está inscrito) y 99, el año de matriculación.
Ahora que ya conocemos al dedillo al 'Agurtza', nos adentramos en la historia de la pesca, donde las mujeres jugaban un papel fundamental. Qué se lo digan sino a las arrantzales que se quedaban en tierra y ayudaban a descargar el pescado traído del mar; a las sardineras, que no sólo de dedicaban a ir desde a Santurce a Bilbao como dice la popular canción, sino que eran quienes despachaban el producto, o a las rederas.
La hélice y el estiércol
También podremos conocer cómo se construían los barcos de madera de finales del siglo XIX y principios del XX o las labores de mantenimiento que requerían las embarcaciones cuando llegaban a tierra. En los astilleros llevaban a cabo procesos de limpieza muy minuciosos y las ponían a punto. En especial, de dos elementos clave de la embarcación: el timón, de metal, y la hélice, de bronce, un material que causaba serios problemas a los pescadores. En el momento en que reflejasen los rayos del sol filtrados a través del agua, la hélice recibiría destellos y los bonitos, muy asustadizos ellos, se escapaban. ¿La solución? Nada más y nada menos que ‘limpiándola’ en estiércol. Por raro que suene, es ideal para quitarle los brillos.
Ahora llega el momento esperado: entramos en su interior y recorremos las diferentes estancias del barco, mientras varios sistemas de audio nos explican las duras condiciones de vida de los arrantzales en alta mar. Sin casi espacio, los pescadores pasaban sus horas de sueño en pequeños camarotes compartidos y con estrechas camas que se ha reproducido al dedillo.
El paseo continuará por la cubierta, donde se ubican las neveras, una en proa y otra en popa. Allí guardaban los arrantzales los ejemplares pescados para que se mantuvieran en buen estado hasta su regreso a puerto. Y tenían un truco para almacenar la máxima cantidad posible: los colocaban en forma de tetris para poder encajarlos todos bien pegaditos.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.