El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 1 / 14 || Mañana 6 / 9 |
más información sobre el tiempo

PLANES

Una ruta aérea acerca este verano a Euskadi el sabor a mar y las callejuelas históricas de la ciudad croata
06.08.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Dubrovnik (Croacia). Esencias del Mediterráneo
En una de sus habituales meteduras de pata, Belén Esteban aseguró hace unas semanas que había pasado «unas estupendas vacaciones en Dubrovnik, la perla del Antártico». El disparate causó desconcierto entre las autoridades croatas en España, que aún no saben a qué carta quedarse, si celebrar la publicidad gratuita que les ha hecho la ex de Jesulín o quejarse por el dudoso favor. Lo cierto es que la bella ciudad acunada por las tranquilas y nada gélidas aguas del Adriático está de moda. El número de turistas españoles que visitan sus calles medievales se ha disparado un 70% en los últimos tiempos. Y la estadística no para de crecer.
Este verano, Dubrovnik se acerca a Euskadi. Desde el pasado 23 de julio, la compañía Air Nostrum ofrece tres vuelos directos semanales desde Bilbao. La línea se mantendrá abierta hasta el 5 de septiembre. Además, Spanair ha estrenado una nueva ruta con la ciudad croata desde Barcelona (8 operaciones por semana) y ofrece enlaces, a precios competitivos, para los viajeros que parten de ‘La Paloma’, con muy poco tiempo de espera en el aeródromo de la capital catalana.
El gran atractivo de Dubrovnik reside en su ciudad vieja, aunque no conviene tampoco olvidarse del encanto mediterráneo de las islas y puertos cercanos. El mar es aquí el protagonista. El viajero no encontrará grandes playas, pero las aguas son realmente agradables. Una balsa de aceite. Y en cualquier esquina asoma un terreno acondicionado para tomar el sol y darse un refrescante chapuzón. La gastronomía es también rica en productos mediterráneos y pescados del Adriático. No existe la especulación inmobiliaria, porque los croatas adoran su litoral y su paisaje es casi una divinidad.
No es lo habitual, pero una buena manera de empezar la visita a la perla croata es subir al pico Srdj (Sergio, en el idioma autóctono). Se trata de una montaña de 411 metros de altitud poco frecuentada pero con un gran potencial turístico. Las vistas desde allí arriba son espectaculares y ayudan a comprender cómo Dubrovnik, con sus murallas y sus tejados de rojo encendido, vive aún hoy volcada sobre el mar. Este verano está previsto que se reinaugure el teleférico que antaño enlazaba el casco urbano con la cima y destruido durante la guerra de los Balcanes. De hecho, el enclave fue tomado por los artilleros serbios, que martirizaron durante meses a los 45.000 vecinos.
Las huellas de aquel bombardeo son aún hoy visibles en la ciudad vieja. Sus lustrosas calles centenarias y sus palacetes de piedra lucen aún arañazos de metralla. Las murallas no sufrieron apenas daños, gracias a su extraordinario grosor (hasta seis metros en algunos puntos), pero la mayoría de las casas tuvieron que renovar sus cubiertas.
Dubrovnik lleva la cualidad de resistir asedios escrita en su ADN. Intentaron el asalto los turcos y los venecianos, pero se fueron de vacío. El lema de la ciudad lo dice todo: ‘La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo’. El carácter de sus gentes invita a perderse en cualquier restaurante, bar o heladería. Dicen que Dubrovnik es la perla del Adriático, aunque a muchos viajeros les parece más un diamante en bruto que comienza a brillar con luz propia. Y el proceso de pulido sólo acaba de empezar.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.