El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 11 / 19 || Mañana 10 / 25 |
más información sobre el tiempo

planes

Gaudí sembró Barcelona de joyas de visita imprescindible, a pesar de las colas
02.12.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Barcelona modernista. Tras la pista del genio
La Sagrada Familia es la obra maestra de Antoni Gaudí, pero el arquitecto modernista trabajó en otros muchos proyectos que ahora son el principal reclamo turístico de la Ciudad Condal. Polémico en su época por la atrevida originalidad de sus propuestas, la pujante burguesía catalana de principios de siglo XX financió entusiasmada sus trabajos, buscando distinción y proximidad al espíritu moderno de Europa. Su principal mecenas fue Eusebi Güell, pero entre sus clientes también se encontraban las ilustres familias Batlló, Milà, Calvet, Graner o Figueras-Sagués. Estas colaboraciones dejaron sensacionales monumentos que hoy son visitados por millones de turistas.
La Pedrera (Paseo de Gracia, 92)
Fue encargada en 1906 por el abogado y empresario Pere Milà. Recibe el nombre de Casa Milà, pero fue rebautizada ‘La Pedrera’ por sus detractores en la época por la semejanza en sus formas con una cantera, y ése es el nombre con el que mejor se la conoce hoy en día. Su insólita fachada de formas onduladas, inspirada en la naturaleza y construida en piedra calcárea, recibió todo tipo de burlas. El dibujante Opisso trazó una famosa parodia del edificio, en el que aparece como un garaje para dirigibles zeppelín. Su espectacular azotea es un bosque de sinuosas figuras con chimeneas en forma de guerreros.
Información:Horario hasta febrero: de 9.00 a 18.30 horas. Entradas: 902 400 973 y www.lapedreraeducacio.org. Metro: Diagonal.
Casa Batlló (Paseo de Gracia, 43)
El industrial Josep Batlló encargó a Gaudí en 1875 la remodelación del edificio en el que vivía, y el arquitecto aprovechó el encargo para construir una obra colmada de poesía. El monumento hace referencia a la leyenda de Sant Jordi. En la ondulante fachada multicolor está representada la piel del dragón y en la cubierta el lomo, con brillantes escamas de cerámica. Un recorrido guiado por su interior permite visitar habitaciones de nombres tan sugerentes como ‘el espacio del agua’ o ‘la sala del vientre del dragón’.
Información: Horario, de 9.00 a 20.00 horas. Entradas: 902 101 212 y www.casabatllo.es. Metro: Paseo de Gracia.
Palacio Güell (Nou de Rambla 3)
Construido entre 1886 y 1890 fue uno de los primeros encargos del arquitecto, destinado a la residencia de Eusebi Güell. Su monumental fachada conserva en su composición el espíritu medieval, con puertas de arcos parabólicos y rejas caladas de hierro forjado. La azotea tiene veinte chimeneas de formas geométricas.
Información: Cerrado por obras hasta abril de 2011. Entradas: www.palauguell.cat y 933 173 974. Metro: Liceu o Drassanes.
Parque Güell (Olot, 29)
Concebido por Eusebi Güell en 1900 como una urbanización de casas ajardinadas que nunca llegarían a edificarse, fue convertido en parque público en 1922, tras la muerte del empresario. Gaudí tuvo su residencia en una de las dos únicas casas que fueron construidas, ahora convertida en museo. El parque acoge maravillas de la arquitectura como la elegante escalinata de la entrada con el famoso dragón multicolor que emana agua por la boca, la mágica sala de las Cien Columnas, o los bancos ondulantes de la plaza revestidos con mosaicos de cerámica y cristal siguiendo la técnica del ‘trencadís’. Ofrece inmejorables vistas panorámicas de Barcelona.
Cómo llegar: Bus 24 y 92 y Barcelona Bus Turístic, parada Park Güell.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.