El Correo Digital
Martes, 22 julio 2014
claros
Hoy 15 / 24 || Mañana 13 / 26 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > > >
Tras los pasos de Berceo: de San Millán de Yuso a Suso

la excursión recomendada

Tras los pasos de Berceo: de San Millán de Yuso a Suso

Visita a los dos monasterios riojanos declarados Patrimonio de la Humanidad, en un paseo que nos permitirá disfrutar del marco incomparable del valle de Cárdenas

04.07.13 - 13:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Tras los pasos de Berceo: de San Millán de Yuso a Suso
Vista de San Millán de la Cogolla desde la subida de nuestro paseo.

A finales del siglo X un monje escribió unas aclaraciones (‘glosas emilianenses’) en los márgenes de un misal en latín. Estaban redactadas en dialecto romance hispánico, predecesor del castellano. También hay alguna en euskera. Se desconoce el nombre del monje. El lugar es el Monasterio de San Millán de Suso (‘suso’ es ‘arriba’ en romance) encima de San Millán de la Cogolla, en La Rioja. Junto con el Monasterio de Yuso (‘abajo), posterior y edificado (año 1054) a orillas del río Cárdenas, forma un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad (1997). También fue morada de Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano de nombre conocido.

Los monasterios se merecen una visita morosa en cualquier época del año. No sólo por los edificios, sino por el marco incomparable del valle de Cárdenas, boscoso, verde, sobrevolado por las nieves de La Demanda, que se recorre en un tranquilo paseo entre Yuso y Suso.

Seguimos el viejo camino de Aidillo, tras las huellas de Berceo en sus rezos. Salida de la plaza de Suso, frente al monasterio. Por asfalto llegamos al cruce de Berceo (letreros). Más arriba está el cementerio. Por la derecha una pista nos introduce en el monte. Vemos un abrevadero, luego todo es subida. El camino zigzaguea por terreno abierto cubierto de aulagas, brezo y plantas aromáticas y jalonado por postes indicadores. Yuso empequeñece y Suso aún no es visible. Un pequeño repecho y penetramos en el pinar. Espacioso y claro ofrece una sombra que se agradece en el verano riojano.

Vamos de manera pausada, escuchando los ruidos del bosque y los trinos pájaros, numerosos pero invisibles. Nuevos paneles. Lo más duro ha pasado. El camino gana altura paralelo a la carretera. Nos guía un viacrucis. Cambia el arbolado. Los pinos dan paso a arces, robles, hayas, castaños, guindos silvestres, olmos... y topamos con el aparcamiento (0h.40’). Más arriba aparece el monasterio, camuflado en el bosque.

El edificio de Suso es pequeño, pero proporcionado. De estilo mozárabe y románico, se edificó a finales del siglo VI sobre un cenobio visigodo que custodiaba el sepulcro del eremita Aemilianus (Millán), fallecido en el año 574. El resto es también antiguo, pero posterior. El moro Almanzor lo incendió en el año 1003. Una reja impide el paso. Los curiosos (obligatorio reservar) podrán ver las grutas donde vivió el santo; el cenotafio románico donde se representa al santo yacente y los sepulcros de los Siete Infantes de Lara y los de Toda, Elvira y Ximena, reinas de Navarra...

El sol pega de plano y el entorno es ideal para descansar a la sombra. También hay fuente donde echar un trago. Vuelta por la ruta de subida. Los más andarines pueden alargar la marcha con un rodeo por el bosque (letrero indicador), más cerrado y salvaje.

Tras los pasos de Berceo: de San Millán de Yuso a Suso

- Otras excursiones y paseos

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.