El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 26 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
El día que Niki Lauda esquivó la muerte

estreno de cine este viernes

El día que Niki Lauda esquivó la muerte

Ron Howard recuerda en 'Rush' el polémico campeonato de 1976 marcado por el enfrentamiento entre el piloto austriaco y James Hunt

10.09.13 - 13:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Dicen que el odio es el catalizador más fuerte que existe. Aunque seguramente el amor es un motivo mejor y más poderoso. Pero como esta es una historia de celos, inquina, envidia, desprecio, rencor, aversión, desprecio, fobia y rabia, pues habrá que aceptar la animadversión como leit motiv de uno de los episodios más espectaculares y recordados de la Fórmula 1, que ahora llega a la gran pantalla de la mano del siempre eficiente director Ron Howard. En realidad, Niki Lauda y James Hunta eran amigos fuera de las pistas; hasta fueron compañeros de piso, sin embargo, cuando se subían al coche, su antagónico modo de entender el mundo hacía que saltaran las chispas.

'Rush' (se estrena este viernes) es la adaptación cinematográfica del épico duelo entre 'Superrata' Lauda y el eléctrico Hunt por el Mundial de 1976. Ríanse de las riñas entre Hamilton y Alonso o Weber y Vettel. Ni las peleas entre el eterno Ayrton Senna y el temperamental Alain Prost llegaron a estos extremos. En una época en la que el Gran Circo era aún el show más colosal que pudiera imaginarse, estos dos pilotos -interpretados en el filme por Chris Hemsworth (el marido de Elsa Pataki) y Daniel Brühl- protagonizaron una lucha que difícilmente sería permitida por los organizadores de la carrera hoy día. De hecho, muchos piensan que aquellos sucesos resultaron determinantes en los cambios que ha sufrido este deporte en las últimas décadas.

Lo sucedido hace ya 37 años bien puede resumirse en una pregunta. ¿Se jugaría usted la vida por evitar que otra persona consiga (con malas artes, tal vez) aquello con lo que ha soñado toda la vida? Niki Lauda lo hizo (o casi). O si le damos la vuelta a la tortilla. ¿Estaría dispuesto a poner en peligro la vida de otras personas con tal de conseguir sus objetivos? James Hunt, sí. Tremendas decisiones si se tiene en cuenta que los afectados son personas que se apreciaban.

Todo comenzó el 1 de agosto de 1976. Es el gran premio de Alemania, en Nürburgring. Lauda, vigente campeón, goza de una gran ventaja sobre sus rivales y parece imposible que no revalide el título esa temporada. El austriaco había ganado cuatro de las primeras carreras del año. El inglés Hunt, en cambio, no parecía tener ni opciones al campeonato. Retrasado en la general, con algún que otro tirón de orejas en los despachos por usar combustible ilegal o no respetar las medidas del coche, el rubio bon vivant parecía, como de costumbre, más preocupado por entregarse al sexo, drogas y rock&roll que por triunfar en las pistas.

No obstante, en el último GP que se disputó en el viejo trazado del infierno verde renano Hunt salió desde la pole. Segundo arrancaba Chris Amon. El líder desde el tercer puesto. Sin prisa, esa y seis carreras más y sería campeón del mundo. Pero entonces, en la segunda vuelta, llegó el accidente. El Ferrari de Lauda se volvió un enorme bola de fuego. Tal fue el impacto que cinco espectadores saltaron al asfalto para auxiliar al piloto. Tres conductores (Harald Ertl, Guy Edwards y Arturo Merzario) detuvieron sus monoplazas para ayudar. Lauda escapó de la muerte atrapado en llamas. Las cicatrices son notorias aún hoy, 37 años después. Hunt ganó la carrera.

Con Lauda hospitalizado, Hunt fue recortando la diferencia en la clasificación. Sin embargo, el meticuloso y perfeccionista austriaco volvió a la competición 45 días después de que la parca le tocara el hombro en el giro de Berwek. No quería perder el Mundial. O no quería que lo ganara Hunt. Ahí está la duda.

La brecha entre los amigos se había estrechado a tres puntos al inicio dela última carrera de la temporada, el GP de Japón. Lauda, con el rostro desfigurado y los pulmones maltrechos por la inhalación de humo no había podido evitar las victorias de Hunt en los anteriores retos, pero si mantenía el liderato del mundial. Con perseguir al inglés le bastaría para ser campeón. Pero la película necesita un final a la altura de la historia. Y este será épico. Tanto que se le conoce como la traición del Monte Fuji.

Durante el warm-up una tromba de agua hace impracticable el trazado nipón. Lauda, Fitipaldi y otros pilotos dicen que no se puede correr. Hasta Hunt declara que “así no salimos”: La previsión es que la tormenta vaya a más. Comienzan las conversaciones para buscar una solución. Ecclestone acaba logrando que arranquen, pero con el compromiso de que será un paripé para la tele, que se darán unas pocas vueltas con mucho cuidado y que se podrán meter al box dejando la carrera en suspenso. Lauda sale mal, décimo, mientras Hunt pisa a fondo -le gusta la lluvia- y se pone primero. La cosa no mejora y el austriaco entra a boxes. Muchos dicen que preso del miedo. Unos giros más tarde abandona Fitipaldi y otro buen número de pilotos. Hunt y otros siguen. Lauda no se cree lo que ve y abandona el circuito camino del aeropuerto. Pide al chófer que ponga la radio. Quiere saber como acaba aquel sainete. En la vuelta 32 deja de llover y la prueba parece que acabará sin problemas. Lauda, que luego declaró “mi vida vale más que un Mundial” ve como se escapa el trofeo. Pero Hunt tiene que entrar en boxes por un fallo en el coche. La suerte sonríe a Lauda después de todo. Llegan al aeropuerto cuando quedan pocas vueltas y Hunt está retrasado. Lauda se va al check in con una gran sonrisa en la boca. Pero nadie le devuelve el gesto. ¿Qué pasa? Hunt, en una memorable remontada en las últimas cuatro vueltas logra terminar tercero y sumar cuatro puntos....

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El día que Niki Lauda esquivó la muerte
Chris Hemsworth y Daniel Brühl interpretan a James Hunt y Niki Lauda.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.