El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 14 / 21 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Quiero un ombligo alto y redondo

lo último en cirugía estética

Quiero un ombligo alto y redondo

Cada vez son más los que recurren al quirófano para lucir una cicatriz más sexy

08.09.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Cuando Karolina Kurkova se enfundó las alas de Victoria"s Secret sobre la pasarela nadie se fijó en el conjunto de lencería que lucía. Tampoco en su pecho, su trasero o en su escultural figura. Las miradas las 'atrapó' la barriga de la top. ¡No tenía ombligo! Los comentarios y rumores maliciosos se extendieron rápidamente por el mundillo e incluso su representante tuvo que salir a matizar que no era una alienígena. El caso de la top no es tan extraño, sobre todo en verano, cuando el ombligo reivindica su protagonismo en la playa o en la piscina, a lo que se une desde hace unos años la moda de las camisetas cortas y los pantalones de talle bajo, que dejan esta parte del cuerpo a la vista de todos.

Si usted dedica solo cinco minutos a fijarse en los ombligos que estos días se enseñan, verá que los hay para todos los gustos. Eso sí, los cánones estéticos revelan que los menos atractivos son aquellos con forma de letra 'T', demasiado verticales o pequeños, sin olvidar los que sobresalen o los que ni siquiera se marcan, como el de Kurkova. Por eso a la modelo le 'photoshopeaban' la barriga en sus sesiones de fotos. Todo sea por alcanzar el cuerpo perfecto, y más cuando la top gana al año unos 2,2 millones de euros, según la revista Forbes. Porque, por supuesto, existe la correspondiente lista de los ombligos famosos más sexys. Rihanna encabeza el ránking seguida de Keira Knightley y Helen Mirren, quien a sus 68 años sigue fiel al bikini. Fuera del podio se ha quedado Madonna y eso que su cicatriz arrasa en Japón, donde se ha puesto de moda pasar por el quirófano para lucir un ombligo rasgado imitando al de la cantante. Eso sí, tras pagar unos 700 euros.

El ombligo centra muchas consultas médicas más allá de la visita al pediatra para los correspondientes cuidados del bebé y algunas dudas básicas que solventan los dermatólogos. Donde ahora se habla, y mucho, de esta parte del cuerpo es en el despacho de los cirujanos estéticos. "Un hombre que marca abdominales, la típica tableta de chocolate, y tiene un ombligo feo no luce igual. Lo mismo pasa con una chica: ya puede llevar un bikini precioso y tener un pecho bonito, que si el ombligo es feo se tendrá que poner un traje de baño", resume el doctor Ignacio F. Sanza, director de la Clínica Sanza de Barcelona.

Las onfaloplastias están a la orden del día. Es decir, pasar de un ombligo abultado a uno hacia dentro, reducirlo o ampliarlo, incluso enderezarlo si está torcido. También subirlo o bajarlo a gusto del consumidor. Unos retoques que, curiosamente, han calado entre los chicos jóvenes. Ellos son los que, detrás de las madres que buscan recuperar su figura tras el parto, más se atreven con la anestesia y el bisturí, además de pagar de 300 a 3.000 euros, cuando también se incluye en el paquete, junto con la mejora del ombligo, una liposucción, una sesión de láser para tensar la piel u otras operaciones estéticas. Y, por supuesto, hay quienes optan también por ponerse un ombligo al no contar con esta cicatriz a causa de intervenciones prematuras -generalmente tras el parto- provocadas por hernias umbilicales o gastrosquisis. Una categoría en la que, además de Kurkova, se encuentra el propio Alfred Hitchcock.

Sin utilidad aparente

Pero no siempre el ombligo se ha podido enseñar tan fácilmente. En 1922 se implantó en Hollywood un código de pudor que prohibía a las actrices mostrar tan sensual huella vital delante de la cámara. Se consideraba "diábolico". Y todo porque esta cicatriz se consideraba un fetiche erótico: recordaba los genitales femeninos. El ombligo acumula historias y tradiciones en todas las culturas. Los griegos, por ejemplo, lo consideraban el centro del cuerpo, aunque no se encuentra exactamente en él. "El ombligo, como las narices, las orejas, el pecho..., todas están en su sitio, pero unas veces son más grandes o pequeñas, se sitúan más arriba o más abajo", detalla el especialista.

Pero, ¿para qué sirve realmente el ombligo? Para nada... salvo para lucirlo. Simplemente es una cicatriz que nos recuerda la vinculación con nuestra madre, de ahí que el debate está abierto sobre si Adán y Eva lo tenían y si hay que ponérselo o no en los dibujos que se hacen sobre ellos. Aunque últimamente se está convirtiendo en una vía perfecta de entrada para operaciones con laparoscopia. Además, ya tengamos un ombligo bonito o feo, todos atesoran una "jungla microscópica", como ironizan los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. ¡Se han llegado a diferenciar casi 2.000 especies diferentes de bacterias y microorganismos en él! Como mínimo, el suyo tendrá unos 67. Pero ojo, sin estos microbios, el sistema inmunológico no funcionaría adecuadamente. O eso recalcan los especialistas, que recomiendan mantener una buena limpieza.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Quiero un ombligo alto y redondo
Karolina Kurkova en un desfile de Victoria's Secret.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.