Un teclado para perros

El jefe de Google Glass ha creado una computadora para que los canes se puedan comunicar con sus dueños o sus entrenadores

FRANCISCO APAOLAZA
Un perro prueba este sistema./
Un perro prueba este sistema.

Las Google Glass adaptadas para perros que algún día cercano llegarán a las tiendas son una buena idea. Ver lo que ve un perro puede ser divertido, pero es mucho mejor saber lo que piensan y lo que sienten sin tener que descifrarlo en ladridos y movimientos de cola que en muchas ocasiones son malinterpretados por los dueños. En el Instituto de Tecnología de Georgia han puesto una idea relativamente sencilla pero que puede revolucionar la relación entre canes y humanos. Se trata de una especie de teclado canino por el que el animal puede hablar con su dueño o su entrenador y decirle si tiene hambre o quiere salir a la calle, pero también si tal o cual persona tiene cáncer, si un niño va a sufrir un ataque epiléptico o si una persona que está bajo los escombros sigue con vida o no, imágenes que están solo al alcance de un sistema sensorial como el suyo.

Los perros saben muchas más cosas que nosotros, pero en general se las callan. No hablan nuestro idioma, o quizás seamos nosotros los que no sabemos el suyo. Para salvar este escollo, un grupo de científicos, entre los que se encuentra el director técnico de Google Glass, Thad Starner, han diseñado un arnés con varias asas y sensores que el perro puede tocar, chupar, morder, empujar o tirar de ellas en respuesta a ciertos estímulos.

Las reacciones dependerán de los mensajes que se le enseñe a transmitir. De momento, los primeros entrenamientos han demostrado que los animales son capaces de aprender secuencias a partir de su propia información. La profesora Melody Jackson, que es la encargada de la puesta a punto de los canes, ha confirmado que fueron capaces de reproducir notas musicales activando sensores después de un adiestramiento ligero. La comunidad de investigadores espera saber si son capaces de transmitir, por ejemplo, lo que captan con su desarrollado sistema olfativo. Los resultados se publicarán en la Conferencia Internacional de Semántica en octubre.

Esas señales se procesan en una pequeña computadora y se transmiten sin cables a un dispositivo que maneja el entrenador. El sistema que se llama FIDO (por las siglas en inglés de Facilidades de Interacción para Perros con Tareas) no sirve para discutir sobre política, pero sí para otras empresas de mayor utilidad. Numerosos expertos se han interesado en el prototipo, que puede ser importante para la labor de perros de trabajo como los que se encargan de búsqueda de explosivos, rescate de personas y asistencia, como por ejemplo los ciegos. La manera de guiar a invidentes por la calle podría cambiar de manera radical si se desarrolla el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos