El Correo Digital
Miércoles, 17 septiembre 2014
tormenta
Hoy 19 / 28 || Mañana 18 / 29 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

Perdidos en el Espacio

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

El Museo Nacional del Aire y del Espacio de Washington acoge la colección más importante del mundo de naves y artefactos de la aviación y la astronáutica

30.06.13 - 18:03 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Más de 8 millones de personas visitan cada año el Museo Nacional del Aire y del Espacio de Estados Unidos, en sus dos sedes de Washington y Chantilly (Virginia). Y lo primero con lo que se topan en las instalaciones del National Mall, la explanada que va desde el Monumento a Washington hasta el Capitolio, es la abrasada cápsula en la que Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins amerizaron en el Pacífico después de su viaje a la Luna el 24 de julio de 1969. Protegida por metacrilato, la nave -junto a la que la gente no para de hacerse fotos- da la bienvenida al visitante de un museo, de entrada gratuita, que contiene la mayor colección de artefactos y naves relacionados con la aviación y la astronáutica.

El Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsoniana resulta apabullante. Solo en la luminosa entrada principal de su sede de Washington están las cápsulas 'Apollo 11' y 'Frienship 7', en la que John Glenn dio tres vueltas a la Tierra el 20 de febrero de 1962; el 'X-15', primer avión que voló a cuatro, cinco y seis veces la velocidad del sonido; el 'Spirit of St. Louis', en el que Charles Lindbergh cruzó el Atlántico en 1927; réplicas del 'Sputnik' -el primer satélite artificial-, la 'Mariner 2' -que sobrevoló Venus en diciembre de 1962- y la 'Pioneer 10', la primera nave humana que visitó Júpiter; y puede tocarse otro mundo. Literalmente. En un expositor, hay un fragmento de una roca lunar traída en diciembre de 1972 por los astronautas del 'Apollo 17', la última misión tripulada al satélite terrestre. La piedra tiene unos 4.000 millones de años y cualquiera puede tocarla.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

La cápsula 'Apollo 11' y el traje espacial de Buzz Aldrin en su histórico viaje a la Luna.

60.000 objetos

Tan contundente aperitivo prepara para una visita memorable, para cuyo total disfrute conviene viajar en autobús o taxi -el trayecto exige una hora o más, dependiendo del tráfico- hasta el Aeropuerto Internacional de Dulles, en Chantilly. Allí, el Centro Udvar-Hazy tiene tres inmensos hangares con cientos de aviones y naves espaciales como el transbordador 'Discovery'. Merece la pena tomarse la visita con calma. Lo ideal es dedicar una mañana o tarde a las instalaciones del National Mall y otra a las de Dulles. Para hacerse una idea del extenso patrimonio que atesora el Museo Nacional del Aire y del Espacio en sus dos sedes, basta señalar que su colección está compuesta por más de 60.000 objetos, desde cohetes y aviones de línea hasta guantes de astronauta, muchos de ellos piezas únicas que forman parte de la historia y hacen vivir al visitante en permanente asombro.

La sensación que uno tiene a la entrada de la sede capitalina de no saber adónde mirar por miedo a perderse algo es continua en el resto de las instalaciones. Las veintiuna salas de exposiciones de Washington abarcan desde los inicios de la aviación hasta la conquista del espacio. Además de numerosas réplicas, hay joyas como el 'Flyer I' que, el 17 de diciembre de 1903, voló en Carolina del Norte durante 12 segundos y 36 metros con Orville Wright a los mandos y, con su hermano Wilbur como piloto, se mantuvo en el aire 59 segundos en los que cubrió una distancia de 256 metros. De esa misma época, también puede verse el primer avión militar, el 'Wright Military Flyer' de 1909, un biplaza de observación encargado por el Cuerpo de Señales de la Armada, que alcanzaba los 40 kilómetros por hora y tenía una autonomía de vuelo de una hora.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

El 'Flyer I' de los hermanos Wright.

El complejo cuenta con una sala IMAX y un planetario donde siempre hay espectáculos que merecen la pena. Por eso, al igual que ocurre en otros grandes museos estadounidenses y británicos, lo recomendable nada más entrar es consultar la cartelera para asistir a la proyección que más interese y aprovechar el tiempo al máximo. En la planta baja, hay dos grandes secciones: la dedicada a la carrera espacial y la centrada en la aviación comercial. Entre otros, hay colgados del techo aviones de línea como un Douglas DC-3 y el Boeing 247-D que participó en 1934 en la carrera aérea entre Inglaterra y Australia, además de poderse entrar en la cabina de un Boeing 747.

De la Tierra a la Luna

La planta baja del museo de Washington atesora, además, una V-1 y una V-2 nazis, un misil Tomahawk y un Minuteman III, una achicharrada cápsula Soyuz, el módulo central del 'Skylab' -el gigantesco primer laboratorio orbital estadounidense, del que se construyeron dos unidades- y sendas réplicas a tamaño real del encuentro 'Apollo-Soyuz' -la primera vez que Estados Unidos y la Unión Soviética colaboraron en órbita, en julio de 1975- y el telescopio espacial 'Hubble', todavía en servicio. "Esta galería nos habla de la rivalidad espacial entre EE UU y la URSS y sus consecuencias, desde los orígenes militares de la carrera espacial, pasando por la conquista de la Luna y el desarrollo de los satélites de reconocimiento, hasta la cooperación entre los dos antiguos rivales y los esfuerzos por mantener la presencia humana en el espacio", explica el museo en su recomendable web.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

La réplica, a tamaño real, de las naves que protagonizaron el encuentro Apollo-Soyuz.

En el segundo piso del edificio del National Mall, de tamaño más reducido porque gran parte de la primera ocupa toda la altura del inmueble, están las exposiciones dedicadas a los hermanos Wright, la aviación militar y los viajes a la Luna. Además del primer avión, la sección de los Wright incluye réplicas de sus planeadores, muchos artefactos y efectos personales, así como abundante documentación histórica. El protagonismo, obviamente, lo acapara el 'Flyer I', el biplano con un motor de cuatro cilindros y 12 caballos de potencia con el que comenzó la era de la aviación. El aparato pertenece a la colección de la Institución Smithsoniana desde 1948 y, en 1985, fue desmontado por completo y cada pieza, limpiada y tratada antes de volverse a ensamblar.

El sector dedicado a la conquista de la Luna cuenta con los trajes de astronauta de Armstrong y Aldrin; guantes y cascos; tubos de pasta de comida similares a los de dentífrico; un motor de los cinco de un Saturno 5, que mide 5,6 metros de largo y 3,6 de ancho y pesa más de 8 toneladas; un todoterreno como los de las tres últimas misiones Apollo; un prototipo del módulo lunar; un kit médico de emergencia; la cámara Leica con la que Glenn tomó fotos en color de la Tierra desde el espacio en 1962... En Dulles, en las inmediaciones del 'Discovery', está expuesta la 'caravana' en la que los tripulantes del 'Apollo 11' permanecieron, a su regreso de la Luna, confinados 21 días para evitar cualquier posible contaminación biológica. Su nombre oficial es Unidad Móvil de Cuarentena.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

'El 'Enola Gay', el B-29 que lanzó la bomba atómica de Hiroshima.

Aviones y más aviones

El Centro Udvar-Hazy contiene cientos de aeronaves expuestas a tres niveles. El visitante accede a media altura y lo primero que ve al asomarse a la zona de exposiciones es un SR-71 Blackbird, la estrella indiscutible de la sección dedicada a la Guerra Fría, y tras él, al fondo, el morro del transbordador 'Discovery', en el hangar dedicado a la carrera espacial. El 'Discovery' que viajó al espacio 39 veces entre 1984 y 2011 ocupa el lugar en el que hasta el año pasado estaba el 'Enterprise' , el primer transbordador espacial, bautizado así en honor de la serie de televisión 'Star trek'. Desde julio del año pasado, el 'Enterprise' forma parte de la colección del Museo Intrepid del Aire y del Espacio, situado en Nueva York a orillas del Hudson, y cuyas estrellas son la aeronave de la NASA, el portaaviones 'Intrepid' -en el que se expone-, un Concorde y el submarino 'USS Growler'.

A pesar del gran número de naves y del tamaño de algunas de ellas -de más de 60 metros-, en los tres hangares del Aeropuerto Internacional de Dulles no se tiene ninguna sensación de agobio. El principal riesgo es pasar por alto alguna pieza imprescindible. Así que lo mejor es entrar con una idea de las aeronaves y artefactos que uno quiere ver sin falta y, después, pasear sin rumbo por las galerías según los intereses. ¿Qué hay que ver sin discusión? El SR-71 Blackbird, el 'Discovery', el 'Enola Gay' -la superfortaleza volante que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima- y el 'Concorde.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

El Concorde, rodeado de innumerable aviones en el gran hangar del Centro Udvar-Hazy.

Tras la primera impresión, lo mejor es recorrer la planta baja desde el SR-71 Blackbird hasta la galería donde se encuentra el 'Discovery'. Como en las instalaciones de Washington, no hay que obsesionarse con sacar fotos a todo. La web del Museo Nacional del Aire y del Espacio tiene una magnífica colección de imágenes de alta calidad de los principales objetos. Fotos que muestran en toda su magnificencia el transbordador espacial y transmiten el poderío del avión espía de la Lockheed, que estableció un récord al volar de Los Ángeles a Washington en 1 hora, 4 minutos y 20 segundos a una velocidad media de 3.418 kilómetros por hora.

Tras explorar el entorno del SR-71 Blackbird, lo mejor es dirigirse al hangar espacial, donde al 'Discovery' acompañan una colección de cohetes y misiles, incluido uno de Robert H. Goddard, uno de los padres de la cohetería; piezas y reproducciones de satélites; varias cápsulas espaciales; una réplica del 'Sojourner', el pequeño todoterreno que en 1997 abrió la era de la exploración móvil de Marte; la caravana de cuarentena del 'Apollo 11'; una Unidad de Maniobra Tripulada (MMU), la mochila de propulsión usada por los astronautas de la NASA para moverse por el espacio... De vuelta a la galería principal, conviene subir a la pasarela que la recorre, desde donde se tienen las mejores vistas del 'Enola Gay' y el 'Concorde', que, a pesar de sus dimensiones, no destaca desde la distancia.

¿Me saca una foto junto al 'Apollo 11'?

El modelo original de la 'Enterprise' de 'Star trek' que está colgado en la tienda de la sede de Washington.

En ambas sedes, que solo cierran el día de Navidad, conviene dejar la visita a la tienda para el final y, sobre todo en el edificio del National Mall, recorrerla detenidamente porque encontrará originales regalos para familiares y amigos. Podrá elegir entre una gran variedad de objetos, desde trajes de astronauta para niños hasta juguetes y maquetas para adultos, pasando por libros, joyas y camisetas, como en todo museo que se precie. En la tienda de Washington verá, además, el modelo original de la nave 'Enterprise' que, comandada por el capitán James Tiberius Kirk, nos llevaba de viaje en la televisión de los años 60 “hasta donde nadie ha llegado jamás”.

Todos los artículos de las sección Perdidos en el espacio

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.