El Correo Digital
Jueves, 21 agosto 2014
claros
Hoy 14 / 18 || Mañana 14 / 21 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
LeBron instaura la monarquía absoluta

línea de pase

LeBron instaura la monarquía absoluta

La madurez de ‘El Elegido’ sienta las bases de un linaje al sur cálido y húmedo de Florida

26.06.13 - 12:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
LeBron instaura la monarquía absoluta
El Elegido', LeBron James, durante el último partido de la final

Buena parte de la hercúlea musculatura que LeBron James luce está inflada a presión. La que le inoculó el planeta del baloncesto estadounidense, siempre ansioso de clonar a Michael Jordan como si la singularidad se pudiera fabricar en una cadena de montaje. También la que se inyectó él mismo, consciente de que la naturaleza le convocaba a instaurar su imperio dentro de las canchas. El Rey disponía de toda la batería física para transformar cada encuentro con sus pares en un cruce desigual. Pero lejos de resignarse a una supremacía atlética incuestionable ha elegido la senda por la que transitan los mejores: el esfuerzo continuo, la ambición permanente, el empeño de mejorar versos concretos del poema cada campaña.

LeBron ha madurado, es un deportista formidable, el hombre que ha instaurado la monarquía absoluta en el sur cálido y húmedo de Florida. Crece como jugador al tiempo que modera aquellos arranques chulescos que generaban a su alrededor tanta admiración como antipatía. Muy buena cabeza ha de tener James para convalidar la etiqueta de ‘El Elegido’, un peso brutal sobre sus hombros que ha soportado con la entereza de quienes se sienten diferentes y superiores. Las cadenas de televisión norteamericanas emitían para todo el país-continente sus partidos de instituto, cuando vestía la camiseta de St. Vincent-St. Mary en su Ohio natal. Los aficionados advertían en Kobe Bryant la réplica más fiel de Jordan y, al tiempo, aguardaban el advenimiento profesional de una bestia parda que se dañaba los codos en cada mate.

El líder de los Heat hubo de perder dos finales antes de encadenar otros tantos títulos consecutivos. Aquel barrido (0-4) de 2007 ante los Spurs del admirable Tim Duncan le pilló demasiado joven y arrogante, muy solo al frente de unos Cavaliers vulgares. Ya entonces el mejor ala-pívot de la historia consoló al príncipe destronado. “Algún día la Liga será tuya”. Al fenómeno de San Antonio se le valora más la sinceridad de aquella frase que sus dotes como adivinador. Era cuestión de tiempo y de mudanza -Cleveland no garantizaba anillos- que la sentencia de Duncan cobrase sello oficial. Fue entonces cuando LeBron recurrió a la antipática megalomanía para cimentar unos premios, individuales y colectivos, que solo acaban de empezar.

En un horario de máxima audiencia y a los ojos de todos los Estados Unidos James aprovechó las cámaras para proclamar con grandilocuencia su éxodo de Ohio. “Llevo mi talento a Miami”, dijo el monarca. Y tan ancho se quedó. La experiencia frustrante en los Cavaliers le aconsejaba rodearse de primeros espadas para abandonar las plazas a hombros. Boston ya había probado con éxito el experimento del ‘Big Three’ por su decisión de arropar a Paul Pierce con Ray Allen y Kevin Garnett. A la primera, el veterano trío recuperó contra los Lakers uno de esos anillos que dos décadas antes caían un verano sí y otro no. Y Pat Riley, la estética pulcritud que dirigió el ‘showtime’ angelino de los ochenta, pidió prestado el molde.

Dwyane Wade era el alma, el corazón y la vida de los Heat, una franquicia ávida de títulos que compartir con la gente guapa de Florida. De pronto, en un auténtico golpe de estado, el capitán se fotografió junto a James y Chris Bosh, la elegante estrella de Toronto que jamás obtendría algo en el único club canadiense de la Liga. Semejante poderío amedrentó al mundo, que le cogió tirria a Miami por el carácter altanero con el que se movían los nuevos ricos. El conjunto falló en la primera final contra los Mavericks de Dirk Nowitzki, pero no en los dos desenlaces siguientes frente a Oklahoma City y los respetadísimos Spurs, con quien ha disputado un cruce extraordinario.

El Rey ya es un jugador dominante y completo. Aún mantiene un poderío físco descomunal -aleación de velocidad y fuerza- que cuadra perfectamente con el baloncesto de los Heat: defensa asfixiante al hombre y en las línea de pase, robo y contraataque supersónico. Pero como todos los verdaderamente enormes, LeBron ha mejorado cada año el tiro de media y larga distancias, ha tomado clases de Hakeem Olajuwon -el mejor juego de pies de siempre- para avasallar desde el poste bajo y lee muchísimo mejor que en su primera etapa, cuando se tomaba cada duelo como una lucha individual contra el mundo. La madurez se nota en su empeño por incolucrar a los compañeros con asistencias que solo a él se le permiten. El catón del baloncesto prohíbe pasar la pelota en el aire pero, en su caso, la heterodoxia es precisión efectiva.

Resulta tal su hambre competitiva y su avidez por cosecharlo todo que se tomó como una afrenta personal la concesión a Marc Gasol del título al mejor defensor de la temporada. Como a Jordan y Bryant, a LeBron le gusta estar en misa y repicando, ser el niño del bautizo, el novio en la boda y el muerto en el entierro. La final de este año se recordará por el triple de Allen en el sexto partido que envió aquel duelo a la prórroga para resolver la final en la séptima entrega. También por la personalidad de Erik Spoelstra, valiente para otorgar la titularidad al soberbio tirador Mike Miller o utilizar según conviniese a Allen y la energía interior de Andersen. Pero, sobre todo, pasará a la historia como la hazaña de James, la megaestrella que se echó toda una franquicia a la espalda para repetir título y sentar las bases de una dinastía. La historia se repite con un trueque geográfico. El Rey Sol revive en Florida.

Ver todos los artículos de Línea De Pase.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.