El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 8 / 12 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
La top de los huesos marcados

el peor perfil de la moda

La top de los huesos marcados

La modelo del momento, famosa por su delgadez, reabre el debate de la anorexia. Todas las firmas se han encaprichado de su palidez y labios carnosos

22.06.13 - 12:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La top de los huesos marcados
Todo el mundo habla de Aymeline Valade por su extrema delgadez.

Aymeline Valade (Montpellier, 1985) es la modelo de la que todo el mundo habla por su extrema delgadez. Una vez más, la moda ha vuelto a mostrar su peor perfil al reabrir el debate sobre la anorexia y trasladar peligrosos cánones estéticos a millones de adolescentes y jóvenes de todo el mundo. La maniquí francesa no deja indiferente a casi nadie. Las revistas y bloggers se han rendido a esta joven de 178 centímetros de altura y unas medidas de pasarela: 85-60-88. "Su belleza no es nada convencional y ha pasado del anonimato al estrellato casi a la misma velocidad que se cambia de vestido en un "backstage"", dicen.

Su explosión ha sido tardía. No es el caso de la típica top que despunta en edad casi escolar. Solo lleva cuatro años en el negocio. Empezó a desfilar cuando muchas de sus compañeras meditan la retirada. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas -es evidente que ha sabido vender muy bien su imagen- y se dedicó a dar clases de ballet hasta los 24 años, cuando desfiló, en 2009, para Blugirl, la segunda línea de la italiana Blumarine. Fue descubierta haciendo skate de camino a la oficina. La agencia Women Management, una de las principales canteras de belleza, le puso el ojo encima y allanó su despegue internacional.

A partir de ahí, todo le ha venido rodado a esta mujer de ojos claros, tez pálida, huesos marcados y labios carnosos. Se han sucedido las campañas para Etro, Lanvin, Chanel, Kenzo, Cavalli y, sobre todo, Alexander Wang. Lo más de lo más. La modelo del momento es la musa del creador americano de origen asiático, relevo de Nicolas Ghesquière en Balenciaga. Esta temporada ha agrandado su figura al posar para Emilio Pucci y Balmain. No para. Es la profesional que más pasarelas realiza en Nueva York, Milán y París, el triángulo mágico del diseño. Sus rasgos andróginos le permiten desenvolverse con idéntica facilidad en los looks de remarcado aire masculino como femenino. Es el perfecto comodín.

Aymeline es el capricho de una industria que mira para otro lado cuando los problemas se le echan encima y que periódicamente remueve conciencias contratando a chicas de muy poco peso. La moda nunca ha ocultado su culto a la delgadez y Valade es el ejemplo. H&M solo ha reaccionado al percatarse que la polémica podía estallarle en las manos y afectar a su cuenta de resultados. De hecho, cuando el estilista Tim Blank, encargado del vídeo de la campaña, elogió la creatividad de unas imágenes dirigidas a «una sensualidad más mental» nadie levantó la voz.

'Aspecto decrépito'

Sin embargo, el escándalo podría frenar ahora la fulgurante carrera de esta joven. La campaña ha sido especialmente criticada en Inglaterra, donde proliferan la acusaciones de incitación a la anorexia, enfermedad que lleva a la muerte al 10% de las jóvenes que la sufren. La sociedad británica ha arremetido contra la marca italiana Marni, que lanzó una colección cápsula con H&M, por presentar la imagen de una joven «con aspecto decrépito» y promover modelos estéticos poco saludables. El maquillaje elegido acentuó su estampa «escuálida», con una sombra de ojos que profundizaba sus ya de por sí hundidas mejillas y remarcadas ojeras. Un estilo muy en la línea de Carine Roitfeld, exeditora de "Vogue Francia" y una de las mujeres más poderosas e influyentes del mundo de la moda.

La firma sueca ha salido en defensa de Valade y entonado el mea culpa al reconocer que fue «un error» utilizar algunas modelos demasiado delgadas. No obstante, Karl-Johan Persson, consejero delegado del gigante de ropa accesible, mostró propósito de enmienda al anunciar con toda celeridad los fichajes para la campaña del próximo verano de Beyoncé, la cantante de potente voz y generosas curvas, y de la voluptuosa Jennie Runk. El directivo lamentó que las imágenes hayan sido percibidas como «poco éticas» e insistió en que nunca trabajará con modelos que «no lleguen al peso mínimo».

Con Aymeline, parece haberse saltado todas las reglas. «Es verdad que hay chicas que están demasiado delgadas o que obviamente están por debajo de su peso normal, pero también las hay que solo son delgadas. Eso no quita que queramos seguir trabajando con las que proyectan una imagen saludable». Karl-Johan Persson advirtió que las campañas de H&M se distancian «fuertemente del abuso de las drogas y el alcohol» y remarcó la «gran responsabilidad» de su compañía: «Somos muy grandes y la gente ve nuestros anuncios», subrayó.

Y a todo esto, ¿qué ha dicho Aymeline? Ni mu. Llueve sobre mojado. Igual que a Kate Moss le llovieron los contratos cuando una revista la llevó a portada esnifando rayas de cocaína, la industria del estilo la ha arropado sin contemplaciones, consciente de tener un filón en sus manos. El fotógrafo Mario Testino ha salido en su rescate al elegirla junto a las otras tres gran tops -Isabeli Fontana, Kate Moss y Erin Wasson- para un número especial sobre Perú, que se publicará en la edición francesa de "Vogue". Es la forma que tiene la moda de quitarse de encima los pesos incómodos.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.