El Correo Digital
Viernes, 18 abril 2014
sol
Hoy 10 / 23 || Mañana 7 / 24 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

blanco, con leche o negro

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

Recetas domésticas para triunfar en los cumpleaños con el postre que gusta a todos

03.01.14 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Un bizcocho tradicional está bien, un pastel de queso bien hecho es una delicia, un strudel de manzana es un postre nivel nueve pero... una tarta de chocolate siempre es una tarta de chocolate, la reina de las celebraciones, emperatriz de los cumpleaños. Gusta a todos, es vistosa y apetecible y, siguiendo la receta (y aquí van cinco), nunca falla. Ya sea para el cumpleaños propio o para llevar a uno ajeno (se lo agradecerán mucho más que el típico regalo de compromiso, no lo dude), es siempre un acierto.

Y para que vea que hacer estas tartas está al alcance de cualquiera, tanto las recetas como las fotografías proceden de compañeras de la Redacción de EL CORREO. Manitas en la cocina, sí, pero no profesionales. Así que no hay excusas. ¡A cocinar!

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

1. TARTA DE MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO
Ingredientes: - Un huevo - 30 gramos de azúcar - 15 gramos de harina de trigo - 15 gramos de almendra en polvo - 250 gramos de fresas - 125 gramos de azúcar - 400 mililitros de nata para montar - 4 yemas - 200 mililitros de leche - 40 gramos de azúcar - 200 gramos de chocolate blanco para postres - 5 hojas de gelatina

Preparación: Esta tarta consta de tres partes diferentes: el bizcocho, el 'coulis' de fresas (sustituible por mermelada si estamos vagos) y la 'mousse' de chocolate blanco.

Empezaremos por la base. Para ello prepararemos un molde desmontable de unos veinte centímetros: lo encamisaremos y forraríamos la base de papel si no fuera suficientemente adherente. Ahora vamos a por la masa. Batimos el huevo con el azúcar y la ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando la mezcla haya cambiado de color a un amarillo pálido y doblado su volumen estará lista. Entonces, añadimos la harina y la almendra, y las integramos bien.

Lo echamos en el molde desmontable y lo llevamos al horno, que previamente habremos calentado. Ponemos calor arriba y abajo a 180 grados y lo dejamos unos quince minutos. Controlamos para que no quede ni duro como una piedra ni húmedo. Dejamos que enfríe y lo desmoldamos. Luego, lo volvemos al molde, que habremos limpiado y cuya base habremos forrado de papel de hornear. Reservamos.

Toca el turno de hacer el coulis. Es muy sencillo. Limpiamos y cortamos las fresas en trocitos. Las ponemos a fuego medio con el azúcar durante unos quince o veinte minutos. Se reducirá a la mitad. Pasado el tiempo, lo pasamos a un vaso y lo trituramos con la batidora. Si queda muy líquido, lo ponemos al fuego de nuevo hasta que reduzca. La ponemos en un biberón de cocina y dejamos enfriar.

Para la 'mousse' de chocolate blanco, hidratamos las hojas de gelatina y blanqueamos las yemas con el azúcar. Para ello, las batimos con el azúcar y unas varillas eléctricas. Doblarán su volumen y tomarán una textura densa. Ahora, calentamos la leche a fuego medio. Lo llevamos al punto de ebullición y lo retiremos sin que hierva. La añadimos poco a poco a las yemas mientras batimos la mezcla. Luego la colamos y la ponemos al fuego de nuevo. Como buena crema inglesa, debe espesar con el calor pero nunca hervir.

Cuando esté, retiramos del fuego y añadimos la gelatina. Removemos bien y echamos el chocolate blanco en trozos. Movemos con suavidad la mezcla hasta que se disuelva. No le hará falta calor adicional porque se fundirá con el que ya tiene la crema. Por otro lado, montamos la nata y se la añadimos a la mezcla anterior con mucha suavidad para que no se baje. No hace falta que esté fría, basta con que esté templada. Reservamos.

Para montarla, cogemos el bizcocho que está en el molde y lo cubrimos con una capa de 'coulis' de fresas. Sobre esta cama, echamos la 'mousse' de chocolate blanco poco a poco, con mucho mimo y procurando que tenga el mismo grosor por toda la superficie. Igualamos la parte de arriba. El momento más creativo llega ahora. Dibujamos círculos con el 'coulis' sobre la 'mousse' y con ayuda de una brocheta lo movemos bien para que se mezcle todo. Repetimos las veces que veamos necesario. Una vez todo listo, ponemos la tarta en el frigorífico y dejamos que enfríe el menos cuatro horas para que quede bien cuajada. La desmoldamos y listo.

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

2. BROWNIE DE OREO

Ingredientes: - 200 gramos de chocolate para fundir - 165 gramos de mantequilla - Tres huevos enteros y dos yemas más - Dos cucharaditas de aroma de vainilla - Una pizca de sal -100 gramos de azúcar blanquilla - 65 gramos de azúcar moreno - 50 gramos de harina - Una cucharada de cacao - 12-18 galletas oreo - 30-60 gramos de pepitas de chocolate

Preparación: Primero fundiremos el chocolate con la mantequilla, pero lo haremos al baño maría. Tarda más, pero el resultado es mucho mejor y no habrá ni una pizca de mezcla quemada. Una vez derretido todo y mezclado, lo dejamos atemperar en un bol.

Batimos los tres huevos y las yemas con las cucharaditas del aroma de vainilla y una pizca de sal. Es mejor utilizar una varilla eléctrica porque eso nos ayudará a que la mezcla triplique su volumen rápidamente y con apenas esfuerzo. Una vez conseguido, añadimos el azúcar blanco y batiremos de nuevo bien. Luego, haremos lo mismo con la morena. Lo importante es mezclarlo todo bien.

Cuando lo hayamos conseguido, echaremos el chocolate derretido. Debe estar templado, pero no caliente o nos cuajará el huevo con el azúcar. Aquí aparcaremos las varillas automáticas y cogeremos una espátula para integrar ambas mezclas. Debemos hacerlo con movimientos envolventes pero no demasiado bruscos. Nos costará un poco pero no desesperemos. No hay prisa. 

Cuando esté logrado toca el turno de añadir los ingredientes secos de uno en uno. Primero la harina tamizada y luego el cacao, también tamizado. Los mezclamos con la espátula y los mismo movimientos envolventes. No costará tanto como parece porque no es mucha cantidad. La masa quedará bastante líquida, pero densa.

Ahora pasamos al molde. Lo mejor es usar uno rectangular pero en mi caso, como uso la superchef, no ha podido ser. Sin embargo, si tenéis horno convencional, hacedlo. Hay que untarlo de mantequilla o bien, y más recomendable, usar papel de hornear: lo recubrimos con él y lo enmantequillamos también para poder desmoldarlo mucho mejor. 

Toca verter la masa. Echamos una parte de ella y la alisamos. Partimos la mitad de las galletas oreo y repartimos los trozos por encima. Tapamos con el resto de la masa y decoramos con las otras galletas. Yo también las he troceado, pero pueden ir entera. Por último, espolvoreamos las pepitas de chocolate y lo llevamos al horno. 

Allí lo tendremos con calor arriba y abajo durante 25 minutos a unos 180 grados. Estará listo cuando al pincharlo con una brocheta salga limpia, pero no nos pasemos con la cocción, por dentro tiene que estar húmedo. Ante la duda, es casi mejor que el corazón no esté cocido del todo, sino cremoso. Recordad que con el calor que tiene al sacarlo, se sigue cocinando. Lo desmoldamos en cuanto se puede manipular y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

3. TARTA DE CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes: - Masa brisa - Una tableta de chocolate blanco de cobertura (el de Nestlé Postres sale de vicio) - 150 gramos de nata para montar - 250 gramos de frambuesas

Preparación: Ponemos la masa brisa en un molde y la pinchamos. Le ponemos peso encima y lo llevamos al horno caliente. Lo tendremos a 200 grados durante doce minutos o bien, hasta que esté cocida y dorada. En mi caso, uso la superchef, así que la tuve entre 30-40 minutos y aún así, no cogió mucho color, pero estaba cocinada.

Mientras tanto, ponemos una lámina de gelatina neutra a remojo y troceamos el chocolate blanco en un bol. Por otro lado, vertemos la nata en un cazo y lo llevamos al fuego, que estará al máximo. Cuando empiece a hervir la retiramos y le echamos la gelatina escurrida. Removemos bien con ayuda de una varilla hasta que se funda.

En este momento, lo vertemos sobre el chocolate. Dejamos que repose cinco minutos y después, mezclamos con la ayuda de las varillas a mano y con suavidad. Deben deshacerse todos los trozos de la tableta, por lo que nos llevará un tiempo.

Cuando la masa esté en su punto, la sacamos del horno y echamos la mezcla sobre ella con cuidado. Lo ideal es que ya hay templado algo. Después, cubrimos con las frambuesas. Dejamos que repose en el frigorífico y tapada durante al menos una hora, pero está mejor de un día para otro. Servimos raciones generosas porque nos pedirán repetir.

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

4. TARTA DE NUTELLA

Ingredientes: - 400 gramos de nutella - 400-500 gramos de queso crema - 60 gramos de azúcar glass - 200 gramos de galletas tipo digestive - 75-100 gramos de mantequilla sin sal derretida - 50 gramos de avellanas tostadas y picadas - Una pizca de sal

Preparación: Para elaborar esta deliciosa tarta empezamos por la base. Trituramos las galletas en un robot o bien con el mortero. Cuando están hechas casi polvo, añadimos la mantequilla derretida con una cucharada de nutella y 25 gramos de avellanas tostadas picadas. Mezclamos todo muy bien. Ha de quedarse hecho una pasta que luego se compacte. Si no conseguimos humedecer todas las galletas con la mezcla es cuestión de seguir echando mantequilla derretida de poco en poco.

Una vez que está conseguido es el momento de montar la base en el molde. Extendemos la mezcla de galletas por todo el recipiente y vamos aplanando con una cuchara o una espátula hasta dejarlo todo de un grosor similar y con la parte de arriba lisa y plana. Lo reservamos.

Ahora vamos a por la crema. Para hacerla hay que mezclar con unas varillas eléctricas el queso crema con el azúcar y una pizca de sal. Una vez hecho, vamos añadiendo la nutella a cucharadas de poco en poco y batiendo cada vez. Nos quedará una crema dura pero fácil de trabajar. Probamos para ver cómo está de sabor y si nos gusta más dulce, añadimos azúcar glass al gusto y volvemos a trabajar.

Una vez conseguida la textura y sabor adecuados montamos la crema sobre la base de galletas. Hay que hacerlo con cuidado para que quede bien lisa y de un grosor uniforme. Una vez listo, añadimos los otros 25 gramos de avellanas tostadas picadas por encima. La idea es que decoren la parte superior sin cubrirla entera y que le den un toque crujiente a la tarta. Ahora toca reposar. Debe estar en la nevera un mínimo de cuatro horas para que endurezcan, pero lo mejor es que esté al menos toda la noche.

Cinco tartas de chocolate fáciles y que nunca fallan

5. BIZCOCHO CUBIERTO DE CHOCOLATE

Bizcocho. La forma sencilla y rápida para prepararlo, cuando no se cuenta con demasiado tiempo, es comprar la base de bizcocho en el supermercado.

Si disponemos de tiempo y ganas, lo mejor es hacerlo con nuestras propias manos. Necesitaremos: - Molde redondo de unos 20 cm de diámetro -150 gr de harina de repostería -10 gr de maicena -6 huevos -150 gr de azúcar -1 cucharadita de aroma de vainilla - 1 sobre de levadura - Medio vaso de leche - Dos cucharadas de azúcar

Precalentar el horno a 180ºC. Separar las claras de las yemas. Montar las claras a punto de nieve. Batir las yemas con el azúcar durante 5-7 minutos, hasta conseguir una crema. Tamizar (pasar por un colador) la harina con la maicena. Añadir la levadura. Poco a poco, mezclar la harina con las claras montadas y las yemas con el azúcar. Mezclar con suavidad, con movimientos envolventes. Ir añadiendo en pequeñas cantidades. Untar el molde con mantequilla y harina para que el bizcocho no se pegue. Verter la mezcla en el molde y hornear durante 30-40 minutos (en función del horno) a 180ºC. Dejar enfriar antes de desmoldar

Chocolate: -100 gr azúcar -125 gramos mantequilla blandita -250 gr de chocolate a la taza -10-12 cucharas de leche - 1 huevo

Mezclar la mantequilla y el azúcar hasta que se haga una pasta. Disolver el chocolate en la leche e incorporar la mantequilla con el azúcar. Separar la clara de la yema del huevo y batir la clara a punto de nieve. Incorporar la yema y mezclar bien. Añadir el huevo al chocolate y mezclar bien hasta obtener una pasta espesa y homogénea.

Cómo montar el pastel. Una vez se haya enfriado el bizcocho, lo cortamos en horizontal hasta obtener dos pisos, que se pueden rellenar bien con el chocolate, bien con crema, nata y mermelada de frutas. Antes de rellenarlo, mezclar las dos cucharadas de azúcar en el medio vaso de leche y humedecer cada piso del bizcocho. Un vez relleno, cubrimos el bizcocho con el chocolate, intentando que quede lo más regular posible. Para decorar, se pueden utilizar lacasitos, m&ms o lo que más guste al cumpleañero. ¡A disfrutar!

En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.