El Correo Digital
Martes, 16 septiembre 2014
claros
Hoy 18 / 31 || Mañana 17 / 31 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Los videojuegos también son para los niños con epilepsia

saludable

Los videojuegos también son para los niños con epilepsia

Los actuales dibujos animados y televisores de pantalla plana, con diseños más saludables, llevan a los expertos a acabar con una recomendación de 1997, surgida por un capítulo de la serie ‘Pokemon’

26.05.13 - 11:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los videojuegos también son para los niños con epilepsia
En 1997, más de 600 niños tuvieron que ser atendidos en Japón por crisis epilépticas tras ver un capítulo de Pokemon.

Un episodio de la serie japonesa ‘Pokemon’ logró el día de su estreno, el 16 de diciembre de 1997, pasar a la historia de los dibujos animados y también a la de la Medicina preventiva. Pikachu, uno de sus protagonistas, intentaba detener unos cohetes, cuando provocó una enorme explosión, que inundó la pantalla de luces destellantes de color rojo y azul. Aquel capítulo consiguió ser uno de los programas de mayor audiencia de la jornada, con más de 4,5 millones de hogares pendientes de la historia. Su impacto, sin embargo, fue más allá de la mera cifra de espectadores.

Un total de 685 televidentes, en concreto 310 niños y 375 niñas, tuvieron que ser trasladados en ambulancia al hospital para ser atendidos de crisis epilépticas. El suceso se repitió, a menor escala, horas después, cuando los informativos recogieron la noticia con imágenes del capítulo retransmitido. Los servicios de neuropediatria del mundo entero se plantearon entonces aconsejar a los padres de los niños epilépticos que evitaran a sus hijos las series de animación y videojuegos con exceso de imágenes cambiantes y lluvias de colores. Aquella recomendación pertenece ya al pasado.

"Nunca les prohibimos que jueguen. Nuestra recomendación se limita a pedir a los padres que tienen niños con epilepsias fotosensibles, que son una minoría, en torno al 5%, que tengan una serie de cuidados; pero nada más", explica la especialista María Jesús Martínez, médico adjunto de la sección de Neuropediatría del Hospital Universitario de Cruces. La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha publicado en los últimos días el llamado ‘Libro Blanco de la Epilepsia’, que contiene nuevas recomendaciones sobre el manejo de la enfermedad y que rompe con los muchos mitos, que rodean a esta patología. El mundo de la imagen ha cambiado de manera radical desde 1997. Los niños que sufren crisis epilépticas pueden disfrutar de sus videojuegos con la misma cautela que el resto de los críos.

Normativas exigentes

El famoso episodio de ‘Pokemon’ sirvió para descubrir que un cambio rápido de imagénes que combinara los colores rojo y azul podía desatar crisis en niños con epilepsias fotosensibles. El consejo hoy carece de sentido. Las compañías de dibujos animados y diseñadores de videojuegos han adaptado sus producciones a una normativa cada vez más exigente en este terreno, a pesar de que aún existen productos que advierten de posibles riesgos. Por lo general, no obstante, ésa es solo una medida preventiva por parte del fabricante. "Algunos advierten de que se tenga cuidado, pero los videojuegos cada vez más evitan las secuencias rápidas y combinaciones de colores que desatan las crisis", detalla la especialista vasca.

La situación, en los últimos veinte años ha cambiado de manera radical. "En los noventa, los sábados por la mañana siempre nos venían a Urgencias niños con convulsiones. En cuanto comenzaban los dibujos, ocurría", recuerda María Jesús Martínez. Aquella realidad pertenece al pasado. "Ya ni me acuerdo cuándo hemos visto a un crío con un ataque por fotosensibilidad", detalla la especialista, que aporta algunas razones por las que se ha producido este cambio. Las pantallas en blanco y negro y los fogonazos que tanto éstas como las primeras en color daban al encenderse favorecían la aparición de crisis. Una de las pruebas que, de hecho, se realizan para diagnosticar la epilepsia es someter al paciente a una serie de disparos de luz intermitente, de distinta intensidad, para comprobar su grado de fotosensibilidad.

La imposibilidad de disfrutar de la ‘Nintendo’ o la ‘Play’ ha entrado a formar parte de la falsas ideas que rodean al mundo de la epilepsia, una enfermedad tan lamentablemente proscrita que –aunque parezca mentira– aún se relaciona en determinados entornos con el diablo y con supuestas maldiciones bíblicas. La realidad, para desgracia de muchos, no tienen tanto misterio. Hace mucho tiempo que los conocimientos científicos permiten hablar de ésta como una patología crónica del sistema nervioso central, en algunos casos curable y en la mayoría, en torno al 75%, controlable con medicamentos. Las crisis se desatan cuando las neuronas, que son las células del cerebro, las responsables de organizar el pensamiento, los sentimientos y las acciones del individuo, descargan impulsos eléctricos excesivos de manera intermitente.

El sistema nervioso central, salvo casos puntuales, de crisis prolongadas de 20 minutos o más, que son excepcionales, nunca sufre por ello. El auténtico sufrimiento de los pacientes viene dado por el rechazo y la incomprensión más que por las adversidades de la enfermedad. Las terapias actuales posibilitan un vida absolutamente normal a la mayoría de los casi 400.000 afectados que se estima que viven en España. Porcentualmente, el 5% de la población sufre algún episodio epiléptico a lo largo de su vida. O lo que es lo mismo, una de cada viente personas.

Ser padres de un niño epiléptico

Entre las creencias más extendidas y erróneas figura la que lleva a introducir algo en la boca a los pacientes que sufren una crisis. Es un error, se mire por donde se mire, pues quien lo haga se arriesga a que el afectado le arranque el dedo de un mordisco. "Aquí ya hemos atendido a algún padre que se lo había destrozado", relata la especialista. "Suele hacerse para que el paciente no se muerda la lengua, pero eso es algo que no ocurrirá y si sucede tampoco es tan grave. La lengua, normalmente, se cura sola", explica la responsable de Neuropediatría del hospital de Cruces.

Ante la presencia de una persona en crisis, lo mejor es colocarla en el suelo de lado, aflojarle la ropa –aunque los chavales suelen llevarla suficientemente holgada– y observar. Mantener la calma. "Mirar nos da mucha información, que a los especialistas nos resultará muy útil", añade la experta. Lo importante es mantener la calma. "Es fácil decirlo, pero no tanto vivirlo si eres padre o madre".

Ver todos los artículos de Saludable.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.